Rodolfo Lizárraga va contra licencias en ayuntamientos

Rodolfo Lizárraga va contra licencias en ayuntamientos

Primera caída

Quien se sube al ring como todo un rudo es el diputado Rodolfo Lizárraga, quien va contra las licencias indefinidas para presidentes, síndicos y regidores de los ayuntamientos. Presentó una iniciativa para reformar el artículo 166 de la Ley de Gobierno y Administración para que solo se conceda una sola licencia de hasta 90 días en los tres años del gobierno.

Dedicatoria clara: busca frenar los permisos que Arturo Lomelí solicitó en tres ocasiones de manera consecutiva en menos de un año, para dejar su trabajo como regidor y dedicarse al puesto de Secretario de Ayuntamiento en Guaymas. Suma ya 180 días en los que se desempeñó como secretario, con una licencia como regidor, aunque se vio obligado a presentar su renuncia apenas el pasado 29 de enero.

Y no tardó para dar el ejemplo en la cámara de diputados, donde muchos de sus compañeros hicieron como “que la virgen les hablaba” mientras el diputado del Partido del Trabajo apuntó las faltas de la administración guaymense actual. Finalmente agregó que la plantilla de un ayuntamiento se hace para trabajar a favor del pueblo y no para estarse alejando de sus responsabilidades. Esto es algo nuevo para las administraciones de Guaymas, porque el trabajo de los regidores siempre se ha cuestionado, pero en esta administración se ha vuelto evidente.

Segunda caída

Mientras en Guaymas “la vida es un carnaval”, en Empalme buscan mejorar la vialidad y sigue el programa de bacheo tanto en periferia como en el primer cuadro de la ciudad. Aseguran que la tarea para la aplicación del asfalto en las partes dañadas del pavimento es más fácil con el apoyo de la Unidad de Bacheo Asfáltico (UBA), creado por personal del municipio.

La verdad, es que no importa el nombre, se puede llamar si quieren “liga de la justicia” o “escuadrón suicida” aunque esos nombres aplicarían mejor para algunos conocidos de Guaymas, lo importante es que se siga trabajando para mejorar la calidad vial de quienes transitan por las vialidades de la Ciudad Jardín. Hay trabajos en boulevard Independencia y Las Américas, en colonia Libertad y otras áreas de la ciudad.

Tercera caída

Mientras las aguas de dudosa procedencia son el escenario perfecto para la lucha a primera caída frente a Palacio Municipal dentro del Carnaval, la Secretaría de Salud visitó a locatarios del Mercado Municipal José María Yáñez en Guaymas, para buscar que terminen los derrames de aguas negras dentro del lugar. ¿Será que quieran meter en cintura o buscar como culpables a los mismos locatarios?

La verdad es que cuidar las redes de drenaje es de todos; posiblemente no sea por culpa de los locatarios actuales, pero ojo, deben vigilar bien qué echan por los tragaderos del agua, sobre todo aquellos que quedaron en la mira de la Secretaría de Salud: los que tienen negocio de comida. No es un tema nuevo, ya que en el perímetro siempre han existido problemas con el drenaje que hay; para muestra sólo debe verse cómo fluyen en época de lluvia. No busquen culpables pues; solo busquen solución rápida y definitiva al viejo problema de un punto de reunión tradicional de muchos guaymenses: el Mercado.

El Tirabuzón

Los hechos violentos y delictivos no han parado alrededor del Carnaval y, por fortuna, ayer fue el último día. Y ante la muerte de una persona atropellada en plena calle 16, se presume por un conductor ebrio, la reconocida Banda Playa Azul que actuaba cerca del sitio, divulgó un comunicado anunciando que no tocarían el último día en el dicho lugar.

Año con año esta banda pone el ambiente a quienes asisten de paso por la calle 16 y Serdán, sin embargo, aseguran que algunos medios han culpado a la agrupación de ser responsables de generar esas consecuencias; pero agregan también que ya no se encontraban a la hora del accidente que cobrara la vida de una persona. Vale pues, la aclaración para no criticar sin saber.

La Quebradora

Aquí no para todo, la delincuencia aumentó en las fiestas y la noche de lunes se reportaron dos autos robados dentro del primer cuadro de la ciudad, mientras sus dueños disfrutaban de las fiestas. Sin duda un ejemplo de cómo el alcohol y un poco de confianza a los ciudadanos, quitó la máscara a algunos que no saben comportarse pese a la confianza que pusieron en ellos los organizadores, quienes esperaban llevar la fiesta en paz.

Comentarios

menu
menu