Claudia Pavlovich ¿2024?, sí, pero…

Claudia Pavlovich ¿2024?, sí, pero…
Armando Vásquez Alegría
RECUERDO QUE más o menos en el cuarto o quinto año de gobierno de Eduardo Bours, se manejó la idea de que contaba con los atributos suficientes para poder contender por la Presidencia de la República y lo publiqué en una de mis columnas pues este parecer fue reforzado en aquel entonces por Alfonso Romo, el mandamás empresarial hoy de este régimen.
Como en el ejército cuando piden colaboradores, la mayoría de los columnistas dio un paso atrás y yo me quedé solo al frente de tal argumentación. Ello me acarreó críticas muy fuertes, burlescas, ácidas, como ocurrió con Ramón Noriega, “El Chanate” que no se si descansa en paz.
Fue tan lacerante el chanate que agarramos un encono muy difícil de paliar y que me acarreó la enemistad por más de un año y pico de un Ricardo Mazón que lo tenía como comisario de todas sus empresas. Cosa pasada, con Ricardo hay una amistad de 30 años, pero fue un pleito épico, al menos para mí que duró algo así como seis o siete años con Ramón.
Eso sí, cada vez que se podía le atizaba a un Ramón que estudió en el programa Supérate de la fallecida UNO, universidad de la cual yo era el presidente de la sociedad de alumnos de aquel entonces y hubo roces que los recuerdo, pero es cosa pasada. El hecho es que falleció y nunca llegamos a una reconciliación.
Pero para pleitos épicos, uno contra un exdirigente del SUTSPES –Carlos Orcí, quien me ofendió de frente– que duró más menos seis años y otro contra un líder de campesinos –Benjamín Hurtado–, que duró casi una década cuando laborábamos en Primera Plana, pero esos son otros temas. Y si es que si de pleitos hablamos, pues que me llamen.
En el caso del Chanate todo fue por haber escrito que contaba con esos atributos que decía y cacaraqueaba Alfonso Romo y que apoyé en una de mis columnas de hace tantos años. Aún guardo sus correos electrónicos que me enviaba de una manera tan viscerales que cuando quiero animarme los leo. Masoquista que es uno.
Ahora que se ha estado manejando la idea de que Claudia Pavlovich pudiera ser candidata a la presidencia de la República por parte de algunos medios nacionales, me recordó lo ocurrido en los últimos años de Manlio Fabio Beltrones cuando se le manejaba como estadista y con posibilidades de acceder a la grande. Y claro, a lo de Eduardo Bours.
Pero lo mismo hizo Guillermo Padrés con todos sus manejos financieros de apoyos en medios informativos nacionales pero se cayó con la velocidad problemática ya conocidas.
El hecho es que cuando, con tanta antelación, se realizan indicativos como el señalado en relación a la gobernadora sonorenses, simplemente son ganas de fregar la borrega y focalizarla para el golpeteo mediático.
En el caso de Claudia Pavlovich han ocurrido tres detalles que llaman la atención:
Primero, en el país contamos en estos momentos con dos gobernadoras Claudia Sheinbaum en CDMX y nuestra Claudia. Martha Erika Alonso pues falleció en el accidente ya conocido en Puebla.
Bajo este contexto y como la tendencia mundial es apoyar a las mujeres, suena lógico que se mencione a la gobernadora sonorense como posible contrincante por la gran silla.
Aunado a ello se han publicado una serie de estudios de opinión pública que la colocan como una de las mejor evaluadas por la ciudadanía nacional. Son varios, pero el último se publicó en hace un día en  El Financiero https://bit.ly/2lJBvf1 y lo retomaron otros medios importantes como Expansión.
El hecho es que unos se burlan de la posibilidad de que nuestra Claudia pueda ser la abanderada del PRI, toda vez que esta nueva modalidad y fuerza natural de las mujeres, bien pudieran impulsarla a buscar esa posición y claro está, hay quienes creen que esa sola mención de lograr ese objetico es una burla, pero son señalamientos de locales.
¿Una mujer presidenta de este país?
Segundo, no es una estrategia del equipo cercano a Claudia Pavlovich, ya lo constaté, la que ha diseñado la estrategia de macro promoción de la gobernadora. Se han estado promocionando estas ideas o bien, de manera natural, que es lo que en realidad ha ocurrido o bien, hay manos perversas que la están tratado de impulsar en medios nacionales con el objetivo de golpetearlas, pero este último caso aún no se logra escudriñar significativamente.
Y tercero, ¿cuenta Claudia Pavlovich con los atributos suficientes para pensar en ser candidata del PRI a la presidencia de este país?
Claudia finaliza su sexenio en el 2021, de entrada. El cambio en la presidencia es el 2024. Requiere dos estrategias:
Por un lado lograr que Sonora siga siendo priísta y en este contexto no tiene de otra más que apoyar a Ernesto Gándara quien es el único –no el Potrillo–, que le puede asegurar su vida política en el séptimo año.
Y segundo, requiere de una estrategia que le impulse  a continuar con su trabajo político dos años más, lo cual requiere un esfuerzo que la mantenga en el pandero político de manera actuante y constante para pensar en el 2024.
Pero de eso a que cuenta con atributos, claro que los tiene.
Recuerde que me encantan los pleitos.
EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.
Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.
Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden
https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Comentarios

menu
menu