Y la limpia de corporaciones ¿Para cuando?

Y la limpia de corporaciones ¿Para cuando?

LOS 100 camiones que recientemente adquirieron los concesionarios del transporte urbano de Hermosillo, adheridos a Sictuhsa, podrían ser devueltos al proveedor. Según los transportistas, no hay capacidad económica para pagarlos, por lo tanto van a ser regresados y el déficit de unidades aumentará. No sabemos hasta dónde es solamente una amenaza o hasta dónde es realidad esta advertencia de la gente que encabeza José Luis Gerardo Moreno, presidente de Sictuhsa. Si en verdad se retiran esos camiones, Hermosillo se quedaría con alrededor de 250 unidades.

Los concesionarios argumentan que no tienen recursos para pagar.
Claro que la insistencia de ellos es que se incremente la tarifa, misma que desde el año 2011 no registra ajustes.
En los últimos 10 años ha tenido dos incrementos.
 
A DECIR DE los concesionarios del transporte, el abono mensual por esas 100 unidades es de 10 millones de pesos.
Dicha cantidad difícilmente pueden pagarla, por lo que el camino menos complicado es deshacerse de ellas.
El Gobierno del Estado cumple con la entrega de subsidio por el aumento del combustible, pero según José Luis Gerardo no se entrega de forma puntual y los cheques están por abajo de lo que les prometieron.
Bueno, es la versión de los concesionarios al respecto.
DONDE QUIERA SE CUECEN HABAS, o mejor dicho donde quiera hay macheteros.
Cuentan que en Empalme, un funcionario de la Tesorería, de nombre Gerardo Ortiz (como el cantante de música bochona) lesionó con un arma blanca de ese tipo a otra persona.
La versión que nos llega es que todo empezó en un juego de softbol, donde agresor y agredido comenzaron a discutir.
Luego del juego vino la carne asada en la casa del agredido, donde al paso de las horas volvieron las fricciones, al grado de que el funcionario empalmense sacó un machete y atacó al anfitrión.
 
FALTA UNA BUENA LIMPIA… Entre las acciones que en estos momentos resultan urgentes en materia de seguridad, y que se están olvidando de ellas, es el de la limpia a fondo de las corporaciones de seguridad pública.
Mucho se habla de las casas de empeño, que son las que reciben las cosas robadas; y del crystal como uno de los detonadores del clima de violencia que vive en estos momentos Hermosillo. Pero ¿y la renovación de los cuerpos policíacos?
Por ejemplo, en el caso de la Policía Municipal tengo la certeza de que a las autoridades les tiembla la mano para agarrar la escoba y sacar a todos los agentes que no sirven o son propensos a los actos de corrupción.
En la Policía Estatal de Seguridad Pública es un secreto a voces que el enfrentamiento a tiros que se registró en la popular colonia El Coloso el sábado 13 de mayo se dio porque el “malandro” que cayó abatido simplemente no quiso pagar el incremento del derecho de piso que le impusieron los “honorables” agentes.
Cómo se explica usted amable lector y lectora que un sólo sujeto haya tenido la confianza de andar en la calle de ese barrio soltando balazos con un fusil camuflado.
Simple: La confianza que le daba el pagar una cuota mensual, semanal o quincenal a los agentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública para que no lo molestaran y le permitieran realizar sus ilícitos negocios de venta de drogas.
Esa es la voz del pueblo, irrefutable.
No queremos hacer pasar por víctima al sujeto fallecido en El Coloso, quien evidentemente era un “pájaro de cuentas”. Los testimonios que se dejaron escuchar en el lugar es que era un delincuente, aunque tampoco nos alegra que haya muerto.
Aquí el punto que estamos tratando es el de la corrupción que impera en las corporaciones de Policía.
A ver, una simple pregunta ¿Por qué nunca detienen a los pistoleros que ejecutan a hombres o mujeres, a plena luz del día, en céntricas zonas de la ciudad?
Así como les cobran a los cárteles de la droga, así también les cobran a los macheteros que andan en las colonias asaltando a transeúntes.
A los que tiran droga, a esos también cada semana los visitan para “bajarles” los mil o dos mil pesos.
Y si ven a los rateros del barrio, a esos también los detienen, les pasan “báscula”, les quitan lo que llevan y los sueltan.
De ahí que la delincuencia ande libre, de ahí que estemos indefensos como sociedad. La policía y los “malandros” están unidos en ese asunto de asaltar, robar y asesinar a personas.
 
DESDE EL KIOSKO
Se acabó la Expo Ganadera 2017, para desgracia de la Cervecería Cuauhtémoc, para beneficio de cientos de comerciantes a los que la mencionada fiesta les quita siempre la clientela y de los residentes de todos los fraccionamientos ubicados sobre el bulevar de Los Ganaderos.

Comentarios

menu
menu