¿Y dónde anda Manlio?

¿Y dónde anda Manlio?

LA ÚLTIMA DECLARACIÓN que hizo Manlio Fabio Beltrones fue para señalar que no hay que asustarse de las posibilidades que tiene AMLO de ser el próximo presidente de este país.

Lanzó el dardo y saz, dejó de dar declaraciones. Mensaje poco cifrado por cierto, pero con un alto sentido de certeza luego de ver que la gente no cree en el PRI y se siente decepcionado del PAN aunque le dio una segunda oportunidad en las pasadas elecciones.

Pero con independencia de esto, dibujar a Manlio Fabio Beltrones luego de casi 30 años de escuchar hablar de él y de su equipo nos lleva a la simple reflexión de que quienes le rodean deben ser los más preocupados.

De entrada y más que hecho fortuito me tocó saludarlo en las afueras del PRI estatal cuando Claudia ganó la gubernatura. Allí, a un lado de su compadre Ricardo Mazón nos tomamos una foto que no tengo en mis manos pero que de seguro alguien de su confianza tiene. Para mi egoteca me dijo “te leo todos los días” y la respuesta clásica, ácida como soy fue: “fírmelo ante notario para creerle”, Mazón es testigo de esto.

Pero independiente de ello, eso habla de que cuando quiere ser un tipo agradable lo es y cuando no, pues no, como aquello de “díganle a Manlio que yo cumplí” palabras que los conocedores saben de su origen y de las consecuencias de ello que no voy a tratar aquí.

Cuando hubo la oportunidad de ver de cerca el problema aquel del señor de los cielos y la única demanda penal que a los años tuvo la PGR en contra dicho personaje, comprendí lo que tanto se decía de él: que planificaba a diez años. De allí a su vez el asunto de su hija Silvana que si bien es cierto a lo mejor no es su tiempo en estos tres años, pero si lo será dentro de seis o más. Por cierto, creó un PRI juvenil paralelo y hace su lucha pero ese es otro tema.

El actuar de Manlio es muy certero, no se equivoca, basta con recordar con lo que le hizo a El Imparcial en su momento pues no quiso que aquello que todos los que nos manejamos en este ambiente sabemos que el primero en publicarlo sería Tribuna del Yaqui, pero no aceptaron y cayeron de su gracia. Otros aprovecharon la recta enviada por el entonces gobernador de Sonora.

¿Y las acusaciones del New York Time? Las traía como espina en el costado y logró zafarse con una conferencia magistral en Nueva York años después, sobre el nuevo tipo de federalismo e instituciones que requería México. Jugada magistral, no deja cabo suelto.

Y así podemos seguir enumerando situaciones. ¿Qué está haciendo Manlio en estos momentos?

Pues a como hemos seguido su carrera en los últimos 30 años seguros estamos que quieto no está. ¿Un libro?, a lo mejor y con ello tendría la oportunidad de presentarlo en universidades sin necesidad de señalar que hace campaña. ¿Qué universidad no querría contar con la oportunidad de tenerlo en un aula?

Siempre ha disfrutado de sus nietas, por ello no podemos hablar de un espacio sabático. Lo que si podemos asegurar es que cuando habló de un tiempo de reflexión lo dijo para sí mismo. Para quienes forman parte de su equipo saben muy bien que cuando Manlio se refirió a ello no hablaba del PRI sino de quienes dejarán de formar parte de su equipo. No se necesita ser muy ducho para entender que las enseñanzas de don Fernando Gutiérrez Barrios sobre el sistema mexicano no han cambiado. De allí que quienes se hayan portado mal con él no deben preocuparse en estos años, pero sí después.

Manlio le intelige tan bien a esto del sistema mexicano que sabe, al día de hoy, que si hubiera sido castigado, el presidente EPN lo hubiera enviado a una embajada, pero es un tipo tan astuto que sabe muy bien lo que le pasó a Gutiérrez Barrios al oponerse a Salinas de Gortari. Sin menospreciar a don Fernando, Manlio ve más allá.

Es virgo, perfeccionista, nacido un 30 de agosto del 52, no olvida, pero tampoco deja que lo desvíe de su objetivo una contingencia como la que le hicieron en el PRI. Este tipo de personajes suelen detener su avance, pensar los siguientes pasos y actuar en consecuencias, lo de AMLO fue una simple “venganza” simplista sin querer, un gustito que se dio, pero lo fuerte del contexto político mexicano está por venir el próximo año.

Y es que no deja de ser un hombre de Estado, por eso hay que olvidar que sea candidato independiente por la Presidencia de la República pues su capital político integrado por gobernadores, senadores, diputados federales y cientos de personajes más, no se lo permitirían y además, él tampoco quiere.

Quitando esto, lo más seguro es que el “tiempo sabático” que se ha tomado MF Beltrones será para reconsiderar posiciones, atajar ataques a sus aliados de todos los partidos y corrientes –sí, incluyendo a la CNTE–, para fortalecer su presencia y determinar las próximas acciones a desarrollar en un lapso no menor a los seis meses, cuando las aguas retomen su nivel y que es cuando se verá la necesidad de su presencia.

No olvide, estimado lector que cuando Manlio esté cerca de un personaje –sea AMLO o Eruviel Ávila–, llevará el chanfle de apoyarlo, tenerlo cerca o destrozarlo, conforme a los requerimientos del país que él considera debe ser el ideal a seguir. ¿Su relación con Peña Nieto?, acuérdese de mí, será no solamente exacta, sino extraordinaria. Eso lo veremos en el corto plazo aunque no tenga efecto mediático.

Es la alta política, pues, donde los “errores” a veces se premian pero eso no lo entienden ni Nuño, ni Osorio ni mucho menos Videgaray. Al tiempo.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Comentarios

menu
menu