Trump arremete contra TLC y migración; ratifica promesa de muro

CLEVELAND.- Al aceptar anoche la candidatura republicana a la Presidencia de Estados Unidos, el empresario Donald Trump ofreció restaurar la seguridad en el país y construir un muro en la frontera con México.

Ante la Convención Nacional Republicana, reiteró que llevará de nuevo a Estados Unidos a la prosperidad, la paz, la ley y el orden.

Argumentó que construirá el muro “para detener la inmigración ilegal”,  bandas,  violencia y drogas.

Repitió su propuesta de evitar la entrada de personas provenientes de países ligados al terrorismo y también que está dispuesto a abandonar de inmediato el Tratado de Libre Comercio  (TLC) si Canadá y México no aceptan lo que desea Estados Unidos.

OVACIONAN MURO DE TRUMP; ACEPTA CANDIDATURA

Al anunciarle a los estadunidenses que será su vocero, el candidato presidencial republicano, Donald Trump, prometió que reconstruirá el poder y siempre pondrá primero a Estados Unidos, para llevarlos de nuevo a la prosperidad, paz, ley y orden.

Trump se dirigió ayer por la noche a la Convención Nacional Republicana, en un discurso televisado al país, para denunciar que el estilo de vida estadunidense está bajo amenaza, presentarse como el defensor de los desheredados y entre otras cosas ofreció que construiría un muro en la frontera “para detener la inmigración ilegal”, las bandas, la violencia y las drogas.

Trump anunció que tiene el respaldo de la Unión de Patrulleros Fronterizos; y durante la sesión de ayer fue presentado por Joe Arpaio, sheriff del condado de Maricopa, Arizona, quien luego de asegurar en la Convención que el candidato levantará el muro, en referencia al que se construirá en la frontera con México, la audiencia lo ovacionó.

El número de oficiales de policía muertos en la línea del deber aumentó por casi 50 por ciento en comparación con este periodo el año pasado. Casi 180 mil migrantes ilegales con historial criminal, con orden de deportación, vagan esta noche por nuestras calles para amenazar a ciudadanos pacíficos”, dijo Trump.

El empresario repitió su propuesta de evitar la entrada de personas provenientes de países ligados al terrorismo y demandó el fin de las ciudades santuario para migrantes indocumentados.

Trump aludió a la amenaza representada por la “odiosa ideología” del Estado Islámico (EI), que afirma será derrotada en conjunto con aliados que comparten las metas estadunidenses.

El candidato responsabilizó al presidente Barack Obama y a la demócrata Hillary Rodham Clinton de virtualmente todos los males que enfrenta Estados Unidos, desde el descenso en los ingresos registrado a partir del año 2000 hasta del surgimiento del EI.

LA ECONOMÍA
SERÁ PRIORIDAD

Trump aseguró que dará prioridad al tema económico y a los estadunidenses. “Americanismo, no globalismo será nuestro credo”, indicó.

En todo caso combinó lo internacional para pintar un Estados Unidos amenazado a todo nivel, reiteró que como Presidente estaría dispuesto a abandonar “en un minuto” el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si Canadá y México no aceptan lo que desea Estados Unidos.

En ese sentido, indicó que se opondrá al Acuerdo Transpacífico (TPP), auspiciado por el gobierno de Obama para frenar a China, pero que Trump considera negativo.

Nuestros horribles acuerdos comerciales con China y muchos otros serán totalmente renegociados”, afirmó.

He entrado a la arena política para que los poderosos ya no puedan golpear a las personas indefensas”, señaló Trump, quien además dijo conocer el sistema mejor que nadie y por tanto “sólo yo puedo arreglarlo”.

El empresario precisó “he visto de primera mano cómo el sistema está amañado contra nuestros ciudadanos, al igual que fue manipulado en contra de Bernie Sanders, quien nunca tuvo una oportunidad”.

De hecho, instó a los seguidores de Sanders a dejar a los demócratas y votar por él.

Trump, quien enfrenta una aparente división en su propio partido, centró sus críticas en su rival demócrata, a la que responsabilizó de los problemas internacionales que enfrenta Estados Unidos.

EU está mucho menos seguro –y el mundo es mucho menos estable– que cuando Obama tomó la decisión de poner a Clinton a cargo de la política exterior”.

El legado de Clinton, añadió, es “muerte, destrucción y debilidad”.

Mi plan comenzará con la seguridad en el hogar, lo que significa vecindarios seguros, fronteras seguras, y la protección contra el terrorismo. No puede haber prosperidad sin ley y el orden.

En la economía, contornearé reformas para agregar millones de nuevos puestos de trabajo y miles de millones en la nueva riqueza que se pueden utilizar para reconstruir América”, apuntó.

PAUSAN DISCURSO

Una manifestante interrumpió el discurso de aceptación de Trump en la Convención.

Una mujer que ondeaba un cartel comenzó a gritar cuando Trump llevaba unos 20 minutos de su discurso.

El candidato se detuvo durante casi un minuto en espera de que la policía la sacara del lugar.

Los congregados gritaron “¡USA!” mientras que Trump se mantuvo en silencio. Cuando retomó el discurso dijo “qué grande es nuestra policía”, mientras las autoridades sacaban a la manifestante del lugar.

CRUZ REITERA QUE NO APOYARÁ A QUIEN AGREDIÓ A SU FAMILIA

El senador estadunidense Ted Cruz defendió firmemente su decisión de no respaldar a Donald Trump y aseguró ayer que no es un “perrito faldero” del candidato presidencial republicano, dejando al descubierto una dañina fisura en la convención de esa formación antes de la elección del 8 de noviembre.

Cruz, que quedó en segundo lugar detrás de Trump en la carrera por la nominación republicana después de una campaña encarnizada, fue abucheado por los delegados en la reunión enCleveland el miércoles por la noche cuando ofreció un discursoen el que no dio su apoyo al empresario.

El senador conservador por el estado de Texas se mantuvo firme ayer. Se negó a decir si votaría por Trump, quien calumnió a su esposa por su apariencia física y sugirió que su padre tenía relación con el asesino del fallecido presidente, John F. Kennedy.

No tengo el hábito de apoyar a la gente que ataca a mi esposa y ataca a mi padre”, dijo Cruz en una reunión de la delegación de Texas en Cleveland.

Los candidatos republicanos habían prometido durante el proceso de las primarias que apoyarían al eventual nominado del partido.

Esa promesa no era un cheque en blanco para permitir que vayas y calumnies y ataques a Heidi, para que yo vaya como un perrito faldero y decir ‘muchas gracias por calumniar a mi esposa’”, respondió Cruz en voz alta ante los delegados.

Frente a una delegación de Texas, Cruz dijo que “el día que renuncié fue cuando esto se hizo personal”. El republicano agregó que “no voy a criticar ni atacar a Donald Trump, pero les diré esto: no tengo el hábito de apoyar a personas que atacan a mi esposa y mi padre’’.

Pero sí dejó en claro que no dará su voto a la precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton.

La áspera exhibición de discordia enfureció a la campaña de Trump y el asesor Paul Manafort dijo que Cruz “empleó un juicio totalmente equivocado” y “no respetó la invitación que se le hizo para que viniera y hablara en la convención”.

MOORE AUGURA TRIUNFO DEL MILLONARIO

El cineasta Michael Moore está causando revuelo al decir que Donald Trump podría ganar la Presidencia de Estados Unidos, y lo lamenta.

Moore, es un famoso liberal conocido por sus críticos documentales sobre el sistema de salud, el capitalismo y la guerra en Irak.

En una aparición el miércoles por la noche en el programa de HBO Real Time with Bill Maher, Moore dijo que los ataques verbales hacia la demócrata Hillary Clinton durante la Convención Nacional Republicana resuenan con “mucha gente” a la que Trump debe ganarse para convertirse en Presidente.

Creo que Trump va a ganar. Lo siento”, expresó el realizador del documental Fahrenheit 9/11. “La gente está en negación, pero sus probabilidades de ganar son muy, muy buenas”.

CONTROVERSIA MARCÓ JORNADA

Un partido republicano más unido por la cólera que por la personalidad de su candidato presidencial culminó ayer en una convención marcada por la disensión y los escándalos.

Los republicanos llegaron a su último día de convención golpeados aún por la controversia cuando el senador Ted Cruz rehusó dar su total apoyo a Donald Trump y a cambio eligió sólo felicitarlo por la postulación y pedir a sus correligionarios votar por su conciencia y la Constitución.

Pero no fue, de lejos, la única controversia. Y si el carácter casi exclusivamente “blanco” del encuentro no fue suficiente, las protestas de grupos étnicos –latinos, negros, asiáticos– fuera de la convención subrayaron su virtual ausencia adentro.

Peor aún, en términos reales, lo único que los espectadores o los asistentes a la convención no escucharon fueron propuestas de gobierno. Hubo, eso sí, acusaciones contra Hillary Rodham Clinton, denuncias contra los migrantes indocumentados y la necesidad de controlar las fronteras; se oyeron quejas de las malas políticas del presidente Barack Obama.

Pero en los tres días que precedieron al discurso de Trump, difícilmente hubo algo positivo. Hubo una descripción de Estados Unidos como zona de desastre.

El último día de la convención tenía el lema “Unir otra vez a Estados Unidos”, que pareció una ironía ante el espectáculo de un partido que inició su reunión dividido y seguía así cuando estaba a punto de terminar.

El evento también estuvo marcado por las ausencias de los expresidentes George H. W. Bush y George W. Bush, así como la del excandidato presidencial, Mitt Romney.

Tampoco asistieron dos excompetidores de Trump, el exgobernador de Florida, Jeb Bush, y del gobernador de Ohio, John Kasich, creó ruido, sobre todo porque la convención se realizó en una ciudad de ese estado y porque Kasich estuvo en ella durante el encuentro.

El que algunos delegados trataran el lunes de bloquear el proceso de la convención provocó debate, pero no tanto como las denuncias de presunto plagio en el discurso que la esposa del candidato, pronunció esa noche.

El segundo día también  se caracterizó sobre todo por la reacción al nombre de Rodham Clinton, tal vez el principal factor de unión en el Partido Republicano.

Cada una de las jornadas que precedieron al discurso de asunción de Trump estuvieron marcadas por una controversia que dejó fuera el mensaje que muchos hubieran querido escuchar: las propuestas hacia el futuro.

EN SOLITARIO HABRÍA GANADO

La complicada relación entre Donald Trump y su partido fue puesta de relieve ayer, cuando el aspirante dijo que de haberse lanzado como independiente los habría derrotado.

De acuerdo con la publicación especializada Poitico.com, Trump aseguró que en 2015 el presidente del partido, Reince Priebus, lo buscó para pedirle que firmara una promesa de lealtad.

Pensó que iba a correr como independiente y si lo hubiera hecho les prometo que los republicanos no hubieran tenido oportunidad… los independientes derrotarían a los republicanos”.

Además legisladores y analistas republicanos expresaron preocupación por las ideas de Trump sobre política exterior.

Paralelamente, sin embargo, sus declaraciones a The New York Times sobre política exterior, en torno a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) alimentaron a sus críticos en el  partido.

“Estoy en desacuerdo”, dijo el senador Mitch McConnell, lider de la mayoría republicana en la Cámara alta, al comentar afirmaciones de Trump respecto de los límites que pondría a su colaboración con la OTAN.

La organización, añadió McConnell, “es la más importante alianza militar de la historia del mundo… quiero dar seguridad a nuestros aliados que si alguno de ellos es atacado estaremos ahí para defenderlo”.

El tema es importante porque Trump se ha expresado positivamente del presidente ruso, Vladimir Putin, que naciones como Latvia, Estonia y Letonia ven con desconfianza.

“LA RELACIÓN CON MÉXICO ES UNA PÉRDIDA”

La relación con México es actualmente “una pérdida enorme para nosotros”, afirmó el candidato a la Presidencia de Estados Unidos, el republicano Donald Trump.

En declaraciones al diario estadunidense The New York Times, Trump dijo que buscará la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte  (TLCAN) y si no obtiene lo que se desea “saldremos del TLCAN en un segundo”.

Con todo, afirmó “creo que vamos a tener una muy buena relación con México, y que será una relación justa”, pero insistió en que  “en este momento, es una pérdida masiva”.

Trump destacó que “tenemos miles de millones de dólares de déficit comercial con México. Las drogas llegan del otro lado de la frontera. Y nos están batiendo en la frontera y el comercio”.

El aspirante presidencial aseguró que el TLCAN es tal vez “el peor acuerdo comercial firmado jamás en la historia de este país”.

De acuerdo con Trump, el TLCAN es una de las razones de su victoria, ya que éste “ha drenado de fábricas de los estados de Nueva York, Pensilvania, Ohio, de tantos lugares diferentes… Y estas empresas han ido a México, y se han ido con los puestos de trabajo”.

Trump, en todo caso, dejó sin respuesta una alusión a su propuesta construcción de un muro en la frontera.

 

Comentarios

menu
menu