“SOY PILAR” APOYO CRUCIAL A MADRES JEFAS DE FAMILIA

“SOY PILAR” APOYO CRUCIAL A  MADRES JEFAS DE FAMILIA
SSSSSSSS… El programa “Soy Pilar” que ayer arrancó la Gobernadora Claudia Pavlovich durante su gira de trabajo por Cócorit tiene un profundo sentido social, pues viene a reforzar las acciones en las que ha con más empeño y determinación trabajado Claudia Pavlovich desde su arribo a la gubernatura, pues involucra como personajes centrales a las mujeres responsables de dirigir un hogar y por lo mismo, están inmersas en la tarea de sacar adelante a sus familias.

 

Será a través de este programa de autoempleo que el Gobierno del Estado otorgará crédito social y capacitación a mujeres jefas de familia, para iniciar o ampliar su propio negocio, con el objetivo principal de que a través del autoempleo, las madres jefas de familia, que son el pilar de sus hogares, saquen adelante a sus hijos.
Para este programa del Gobierno del Estado destinará este 2019 un total de 6.650 millones de pesos para créditos los cuales se destinarán a la compra de maquinaria, mobiliario, equipo o capital de trabajo; así como remodelación o adecuaciones al local del negocio, excluyendo acciones de construcción o compra de vehículos.
Fueron cientos de mujeres del sur del estado que se reunieron en Cócoorit, para ser testigos del arranque del programa de créditos cuyo monto máximo es de  25 mil pesos, según los requerimientos de cada solicitud, recursos que se pueden emplear en capacitación, desarrollo personal y empresarial, y en cursos grupales de manualidades.
Lo interesante de este programa “Soy Pilar”  es que el plazo para la recuperación del crédito es de hasta 36 meses, con dos meses de gracia sobre el capital, con el agregado de que el estímulo por pronto pago es la autorización de un segundo crédito, sin aval, ni garantía. En la compra de activos fijos, la factura se queda como de garantía hasta que se liquide el crédito.
La verdad es que no tiene por dónde fallar el programa “Soy Pilar”, el cual será operado por la eficiente Sedesson que capitanea Manuel Puebla, en coordinación con el Instituto Sonorense de la Mujer y del Sistema DIF Sonora.
En el evento, el alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal, quien agradeció este esfuerzo de Claudia Pavlovich y quien ponderó el trabajo coordinado que despliegan de la mano el Gobierno del Estado y la Federación, que la verdad sea dicha, está sentando un precedente a nivel nacional.
No es la primera vez que vemos y escuchamos a la Gobernadora Pavlovich reiterar su compromiso de  apoyar a las mujeres jefas de familia, “a las que se parten el alma todos los días para sacar adelante a sus hijos y que a veces no saben cómo hacerle”, como bien dijo la Mandataria en este evento en elmarco de los festejos por el Día de las Madres y teniendo como testigos a las autoridades tradicionales de  los Ocho Pueblos Yaquis en esta sede de la etnia.
Y sin duda, a “Soy Pilar” los sonorenses también le pondrán “palomita”, por el alto impacto que tendrá en mujeres jefas de familia y sus hijos.
SSSSSSSS… Y siguiendo con eventos en el marco del Día de las Madres, los que por ningún motivo se podían quedar atrás, porque siempre han cumplido, son los integrantes del Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Revolucionario Institucional que encabeza Ernesto “Pato” De Lucas, y quienes festejaron en grande a más de 2,500 ”jefas” de familia, en una de las colonias del norte de la capital de Sonora.
Aquello fue una por demás alegre convivencia en uno de los sectores donde más simpatizantes tiene el “Pato”, pues son terrenos de los que él desbancó al PAN en cuyas manos estuvo por casi 20 años la diputación federal del Distrito 02 Hermosillo-Norte, un reto que parecía imposible de lograr, hasta que Ernesto De Lucas se aventó ese tiró y llegó a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.
Y no podían faltar invitados de lujo, además de las madres allí reunidas, pues estuvo presente la Gobernadora Claudia Pavlovich quien refrendó su compromiso como mujer, madre de familia y en su calidad de mandataria estatal de Sonora, de apoyar a este por demás vulnerable sector de la población, pero con mayor peso sobre sus espaldas.
Estuvo además por allí el ex Senador, ex alcalde y actual Secretario de Asuntos Internacionales del CEN del PRI, Ernesto De Lucas Hopkins.
Excelente la organización del evento del PRI, que corrió a cargo de la lideresa Carmen Ahumada, y al que también asistieron la Secretaria General del PRI, Kitty Gutiérrez Mazón; la diputada local y la bragada sindicalista y diputada del PRI, Rosa Icela Martínez.
SSSSSSSS… Nos comentaba un observador del acontecer político local, que el evento auspiciado por El Colegio de Sonora, en el que reunieron a cinco ex alcaldes de Hermosillo hubiera estado más completo si se hubiesen incluido a los munícipes desde 1991 a la fecha, con lo que se hubiese incorporado a Jorge Valencia Juillerat (1997-2000); Gastón González Guerra (1994-1997) y Guatimoc Iberri González.
La razón que nos dio es muy sencilla y nada tiene que ver con que habría que sumar a dos alcaldes del PRI y uno más del PAN, sino que fue desde el arribo de Manlio Fabio Beltrones a la gubernatura, cuando se puede ubicar el inicio de la transformación de Hermosillo, el momento en que empezó la capital de Sonora a dejar de ser lo que se dice un “pueblo bicicletero”.
Se empezó con la modernización del bulevar Luis Encinas, el ahora bulevar Luis Donaldo Colosio y la construcción de la zona ahora conocida como Paseo del Río Sonora, obras que sacaron de la modorra a los hermosillenses, que aún tenían fresca en su memoria la inundación y destrozos que causaron las avenidas de agua de la presa “Abelardo L. Rodríguez” por todo el cauce del seco río y que sugerían una estampa de la capital de los años 30’s y 40’s y más atrás.
Fue a partir de 1991 cuando la ciudad empezó a sufrir con intensidad los problemas que representaban sus principales vialidades, insuficientes para la carga vehicular no sólo por su escasa anchura, sino por el estado deplorable en que se encontraban, la seguridad pública, los servicios municipales y todos esos renglones que han sido la tumba de muchos  presidentes municipales.
Por citar sólo un ejemplo: ¿Quién no recuerda el escándalo –que lo persiguió todo el trienio- que generaron los ejes viales que ordenó se pusieran en marcha el alcalde Guatimoc Iberri, y por lo que casi lo colgaban del kiosko de la Plaza Zaragoza, gracias a un intensa campaña en su contra de sus propios contrincantes del PAN, pero alimentada por el “fuego amigo” de aquel entonces?
Sin embargo, ahí siguen los “ejes viales”  del “Guaty” Iberri, –ahora se les llama “pares viales”-  un esquema que aún funciona en la Ciudad de México y adoptado aquí en Hermosillo, demostrando con los años que sí era una solución al tráfico citadino de aquel entonces, como el de ahora.
Sin regateos, esa fue una buena decisión, porque nadie puede negar la importancia de este esquema de los pares viales, además desde luego de la construcción de los puentes y distribuidores, que en mucho solucionaron el problema de la circulación.
Por cierto, hace falta retomar ese tema, pues hay dos que tres proyectos que duermen el sueño de los justos y que están haciendo mucha falta ya.
Aunque sí iremos sacando algunos temas de esas administraciones faltantes, no calificaremos aquí la gestión de Iberri, González Guerra y Jorge Valencia. Sólo decimos que el abordaje de los problemas de la capital de Sonora con cinco alcaldes debió abarcar un poco más allá de Pancho Búrquez, un alcalde que pese a que ya tenía en sus manos una ciudad con problemas muy serios que prometían derivar en otros mucho más graves; pero simplemente se cruzó de brazos.
Pero igual que él lo hicieron los demás alcaldes de Hermosillo emanados del PAN, que se enfrentaron con sus gobernadores, lo cual fue un factor decisivo también en el resultado de sus gestiones.
A nuestro parecer, 1991 debió ser el punto de partida para analizar el desempeño de los alcaldes en el marco de la transformación de Hermosillo; esos pudo  haber enriquecido el encuentro, pues ese fue el año en el que inició  una verdadera modernización en Sonora” y por ende en su capital.
Pero no en todos los renglones porque por ejemplo, no fue sino hasta este gobierno, el de Claudia Pavlovich, que  Hermosillo presenta visos de una real solución al añejo problema del transporte urbano, servicio que por décadas había tenido a la capital sonorense anclada en el sótano de la ciudades del noroeste.
Y así, otros más. En fin.

Comentarios

menu
menu