Seis muertos por tormentas en Louisiana

Seis muertos por tormentas en Louisiana

WASHINGTON.- Seis personas han muerto y más de 20 mil han tenido que ser socorridas debido a las torrenciales lluvias que provocaron importantes inundaciones, informaron ayer medios estadunidenses.

El gobernador John Bel Edwards habló de inundaciones “sin precedentes”, y afirmó que más de 10 mil personas, esencialmente en los alrededores de la capital, Baton Rouge, habían pasado la noche del domingo en refugios.

La portavoz del gobernador, Shauna Sanford, dijo que seis personas murieron en las inundaciones. Unas 40 mil casas y negocios se quedaron sin energía.

El presidente Barack Obama declaró el estado de catástrofe natural, que permite otorgar fondos federales de emergencia para financiar la ayuda a las víctimas.

Sin dar cifras exactas, el gobernador Edwards afirmó que “miles” de viviendas quedaron dañadas. También aseguró que los socorristas habían rescatado a centenares de animales.

Las torrenciales lluvias comenzaron el viernes, con precipitaciones que alcanzaron entre 15 y 25 cm en algunas partes del sudeste de Louisiana y el sábado aumentaron, según el organismo de meteorología federal.

La Guardia Nacional de Luisiana afirmó que cerca de mil 700 militares habían sido movilizados ante esta emergencia climática, y su número podría aumentar.

La televisión mostró imágenes de áreas residenciales en las que el nivel del agua había subido dejando a los automóviles y casas semisumergidos.

El Servicio Nacional Meteorológico siguió alertado sobre las inundaciones, diciendo que en muchas áreas el agua no cederá al menos hasta hoy.

El desbordamiento del río Amite provocó inundaciones en varias áreas, incluso sus aguas subieron más que en abril de 1983, cuando se registró su mayor crecimiento, dijo NWS.

La Guardia Nacional de Luisiana reportó que los soldados rescataron –utilizando botes, helicópteros y vehículos altos para agua– a cerca de 500 personas y 61 mascotas en solo 24 horas entre el viernes y el sábado.

Uno de los rescates más dramáticos se registró en Baton Rouge y fue capturado en video cuando rescatistas jalaban en un bote a una mujer de un carro que había caído bajo el agua.

El rescatista brincó a la turbia agua marrón y jaló a la mujer del brazo hacia afuera. Cuando ella trataba de zambullirse para salvar a su perro, el se hundió y reapareció sosteniendo
al animal.

 

Comentarios

menu
menu