Sacudida en la CEA para mejorar

Sacudida en la CEA para mejorar

Primera caída

Después de resolver el grave desabasto en la ciudad las últimas semanas por la salida de operaciones de dos pozos, llegaron vientos de cambio en la comisión estatal del agua. El área donde se va a resentir más el ajuste es la Dirección Técnica, con el nombramiento de Denis Arias Parra, ingeniero con experiencia en el funcionamiento de equipos de distribución, por el tiempo que estuvo en el organismo operador del agua de Cajeme.

El especialista llegó haciendo cambios en el esquema de trabajo, muy viciado en algunas áreas pero con grandes oportunidades de hacer las cosas mejor porque el recurso humano es bueno, falta dinero y, de pronto, voluntad de sindicatos de sumarse para superar las añejas deficiencias que impactan a miles de familias. Otro movimiento fue en el famoso departamento de distribución, donde sigue Alejandro Olea, solo que le subieron al ring al veterano Marcos Salas, quien ya había pasado por el área de tandeos hace unos años. Los cambios se dan justo cuando el organismo se prepara para la parte más crítica del año, que es el verano, cuando aumenta la demanda del vital elemento y obliga a la CEA a ser mejor.

Segunda caída

Inició la temporada de lluvias y autoridades municipales de la región casi suplican al Dios Tláloc para que, a diferencia del año pasado, llueva menos en Guaymas y Empalme. El temor del gobierno tiene su origen en el saldo de daños de la tormenta de octubre pasado, cuando la corriente de agua destruyó el bordo fusible en Ortíz y parte de la contención del gran arroyo en la zona de riesgo. A la fecha, la Conagua no ha liberado recursos para la reparación del área, lo que pone en riesgo patrimonio de miles de residentes de poblados como La Atravesada, Nuevo Empalme, La Palma, donde tampoco se ha trabajado en el puente.

El argumento de la autoridad federal es que se va a elaborar un proyecto para dar solución definitiva a los problemas de inundaciones en esa parte del valle, lo que amerita una inversión mucho más grande, pero con garantía de duración, así, autoridades municipales no tendrían que preocuparse cada año por reforzar el bordo de Ortiz. Mientras aterrizan recursos, el Ayuntamiento de Empalme, algo tendrá que hacer para proteger a comunidades en riesgo antes de que la etapa fuerte de lluvias llegue y se eleve el peligro en la zona rural.

Tercera caída

Para la semana entrante se anuncia la visita del personal de ISAF para realizar auditoría de obras en los Ayuntamientos de Guaymas y Empalme, lo que puso nervioso a más de un funcionario de la 4T en el municipio industrial. Son muy pocas obras a revisar, entre ellas, la pavimentación del camino a Maytorena, trabajos iniciados en la administración de Carlos Enrique Gómez Cota que se terminaron en esta administración, con inversión de 27 millones de pesos que no se notan en la vialidad.

Puentes mal hechos, carpeta frágil e inconsistencias en el proyecto original es parte de lo que va a encontrar el ISAF y que ya fue detectado por diputados locales, por eso los auditores le pondrán especial atención a esa revisión. Tan mal les quedó la obra que el alcalde Francisco Genesta ni siquiera la presumió a pesar de que se terminó hace meses, en un proceso opaco que, por el monto millonario del proyecto, seguramente dará mucho de qué hablar, en las siguientes semanas.

El Tirabuzón

En Guaymas, se siguen con las dudas por el pago de 24 millones de pesos en la partida de proveedores diversos. Ernesto Uribe dejó asentado en acta que no hay claridad en el ejercicio de esos recursos y, ahora, la tesorera Célida Botello tendrá que explicar a detalle los pagos que se hicieron y, los proveedores.

La Quebradora

Hoy, Empalme estrenará temporada de retenes con alcoholímetro en mano por parte de tránsito municipal. Como en el puerto, la autoridad insiste en que la medida no es recaudatoria, sino que va en la búsqueda de estrategias para evitar accidentes viales.

Comentarios

menu
menu