¿Realmente el SAT persigue a la familia Padrés?

¿Realmente el SAT persigue a la  familia Padrés?

SON DE ESAS rarezas ya muy frecuentes del gobierno federal. El documento de embargo por parte del SAT llegó a Hermosillo el 17 de junio a la Dirección del Registro Público de la Propiedad a cuadra y media de Palacio de Gobierno. Curioso, es la misma fecha que se selló de recibido en la PGR la carta de la gobernadora en la que solicita a la PGR que actúe.

La gobernadora y cualquier abogado sabe muy bien que el ex gobernador lleva ya más de 50 amparos contra igual número de acusaciones. La publicación de la nota en El Imparcial –página cuatro, notita perdida abajo a la izquierda–, permitirá que con dicha filtración el innombrable proceda a ejercer un amparo más contra todo aquel que denoste en su contra en el caso del mencionado rancho Pozo Nuevo.

Es decir, las investigaciones que tiene el Estado tomando como enfoque esa propiedad –por aquello de demostrar el ilegal enriquecimiento y que ya tiene en sus manos la PGR–, se verán de nueva cuenta detenidas por el amparo que de seguro ya deben de haber tramitado el bufete Lozano-Jefe Diego. Y de nueva cuenta pasará un buen tiempo para que lo puedan agarrar por allí.

Dice el documento del SAT que es un embargo por un millón 500 mil pesos, una bicoca en un terreno cuyo costo rebasa los 500 millones de pesos. Lo van a pagar y ya se acaba el problema.

Pero con independencia de ello, al poner sobre aviso tal hecho, nos lleva a reflexionar si en realidad el SAT ha iniciado una “cacería” contra la familia Padrés o bien, está sirviendo de tapadera en este juego porque noticia fuerte serían sin duda que actuara sobre lo señalado en The Wall Street Journal, o bien, sobre la evasión fiscal de medio centenar de empresas favorecidas por Hacienda Estatal y a las que condonaron millonarias sumas que debieron pagarse al gobierno federal. Pero no.

¿O será lo que sigue?, ojalá me quiten lo incrédulo.

LA CARRETERA DE CUATRO carriles en dos días se ha convertido en noticia trágica tanto al sur como al norte. ¿Cómo es posible que con rumbo a Guaymas el lunes y este martes, rumbo a Nogales, se hayan matado cinco personas en choques frontales con un tráiler cada uno?

La rúa se convierte de doble sentido, pero me sigo preguntando, ¿Qué acaso no es posible colocar los señalamientos adecuados y decir a los conductores desde antes de que tomen la cuatro en donde se realizan las reparaciones, en qué kilómetro son de doble carril, dónde están las zonas de peligro?

Si ya vimos que es un dineral el que se recauda, ¿que no habrá presupuesto para indicarnos a todos los sonorenses esos puntos peligrosos de dicha carretera?, ¿y los federales de caminos, dónde están cuando se les necesita?, que desgracia y que costosa en vidas humanas está resultando la construcción de la carretera encementada.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Comentarios

menu
menu