Patadas de ahogado contra la FAS

Patadas de ahogado contra la FAS

SSSSSSSS… El anterior dirigente del PAN en Sonora, Juan Bautista Valencia Durazo y familiares de Guillermo Padrés se hicieron de la manera más torpe y descarada, de terrenos que le pertenecían al Ayuntamiento de Hermosillo, durante la administración de Javier Gándara Magaña, quien en su calidad de alcalde, “desincorporó” mediante el fraude, alrededor de 30 mil metros cuadrados ubicados sobre el bulevar Paseo Río Sonora.

Tras esa maniobra de porquería, una de tantas que cometió Gándara Magaña y mediante otra simulación, los 30 mil metros cuadrados fueron “comprados” por un pobre cantinero radicado en Navojoa y éste a su vez se los “vendió” al dirigente panista en el estado y a los familiares del entonces Gobernador de Sonora.
Nadie dijo nada, excepto los entonces directivos del PRI, Alfonso Elías Serrano y Natalia Rivera Grijalva, quienes denunciaron esa y muchas otras tranzas de Javier Gándara y sus amigotes en el gobierno del estado.
Lo anterior viene a cuento porque ahora el PAN, representado por un espurio dirigente llamado Leonardo Guillén Medina, se rasga las vestiduras y pretende poner de rodillas a la Fiscalía Anticorrupción, señalándola de fabricar culpables, cuando esta instancia realizó las investigaciones e hizo acopio de toda clase de pruebas acerca del comportamiento delictivo de Joreg Morales Borbón, Secretario de Comunicación Social del Nuevo Sonora de Guillermo Padrés, un sujeto que todos los que lo conocen fueron testigos del cambio radical en su estilo de vida y patrimonio en tan sólo seis años, curiosamente los mismos en que se desempeñó como funcionario del Gobierno del Estado.
Hoy, Jorge Morales Borbón está en la cárcel, adonde lo mandó un juez después de haber valorado las pruebas aportadas por la Fiscalía Especial Anticorrupción, mientras se le sigue el proceso correspondiente por el delito de extorsión.
Complicada la situación de Jorge Morales y notables los esfuerzos de su esposa Kathya Félix por desacreditar a nivel nacional a la Fiscalía Anticorrupción de Sonora, los cuales al final serán infructuosos pues está claro que ella sigue instrucciones de Guillermo Padrés para golpear la imagen de la FAS.
Y es que el panorama legal para el ex mandatario sonorense se torna complicado, luego de que empiezan a diluirse los apoyos políticos que tenía al más alto nivel y en la medida en que se recrudece la carrera rumbo al 2018, lo que origina que ninguno de los aspirantes a la candidatura del PAN a la Presidencia de la República, quiera defender a un ex gobernador de su partido acusado de corrupción.
Es en este delicado momento para Padrés cuando se echa a andar la estrategia desesperada por desacreditar a la Fiscalía Anticorrupción, con el principal objetivo de proteger al ex mandatario, acción en la que se incluye de pilón a Jorge Morales Borbón.
Y, claro, su mujer no podía dejar pasar esta oportunidad de defenderlo, aunque se aprecia en ella la rabia contenida ante el desamparo en que dejaron al ex secretario de Comunicación su Jefe Padrés y compinches.
Llamó la atención que la esposa de Jorge Morales dijera en un noticiero de radio  que “la habían despedido” del lugar donde trabajaba el cual, como todos sabemos, es la Comisión Estatal de Derechos Humanos, convertida hoy por hoy en un reducto del padrecismo, lo mismo que otras dependencias en las que continúan incrustados especímenes fieles a Guillermo Padrés o a algunos de los que integraron la pandilla de gobernantes.
Por supuesto que esta alharaca no tendrá el mínimo impacto más allá de dos o tres días en la agenda mediática de grupitos oportunistas de la sociedad civil, empecinados en querer marcar la ruta de las acciones de procuración de justicia en este sexenio, cuando el año pasado algunos de esos dirigentes eran feroces defensores del Nuevo Sonora y detractores rabiosos de la ahora Gobernadora Claudia Pavlovich.
Pero no sólo Jorge Morales tiene complicada su situación sino que de manera significativa, al propio ex gobernador se le está acabando el  “power” y sólo le quedan los millones de pesos que sustrajo de las arcas estatales junto con las aves de rapiña que lo acompañaron.
Aunque ya sabemos que todo el dinero del mundo no es suficiente para maldita la cosa, si no se  encuentran los canales adecuados para hacerlo que fluya como una savia que salva de problemas.
Le ha fallado también a Padrés esta bomba en contra de la Fiscalía Anticorrupción, que “paso a pasito” sigue a la caza de esta punta de bandidos, a los que pareciera se les protege desde las altas esferas de la PGR.
Y no descarte Usted la posibilidad de que la justicia federal decida finalmente, que el Gobierno del Estado de Sonora atraiga  el seguimiento del caso Padrés. A eso le teme el ex mandatario y por eso las patadas de ahogado en contra de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora.
SSSSSSSS… La reunión del miércoles por la noche entre el alcalde Manuel Ignacio Acosta y vecinos de la Colonia Pimentel marca un hito en la historia de la capital de Sonora. Era necesario que a los dolidos habitantes de es sector los escuchara la autoridad municipal.
Frente a ellos, el “Maloro” Acosta se comprometió a atender la problemática, no sólo a que se efectúen rondines policiacos de vigilancia p ara erradicar el vandalismo, sino que anunció además que se invertirán recursos para habilitar espacios comunes, luminarias, se repararán aceras y se abrirá una investigación sobre el uso del suelo, pues varias empresas funcionan de manera irregular en un área que se considera residencial.
Lo dicho: El “Maloro” gobierna Hermosillo, sentando el precedente de una autoridad que escucha a la gente y con base en ello, resuelve los problemas.

Comentarios

menu
menu