NO BAJA APROBACIÓN Y CONFIANZA DE SONORENSES HACIA CLAUDIA PAVLOVICH

NO BAJA APROBACIÓN Y CONFIANZA DE SONORENSES HACIA CLAUDIA PAVLOVICH

SSSSSSSS… Pues bien, la Gobernadora Claudia Pavlovich volvió a repetir un campanazo al arrancar este 2020 como uno de los mandatarios estatales mejor calificados del país, posición que no ha variado de entre los primeros tres y cinco lugares a lo largo ya de varios períodos. La más reciente encuesta realizada por Massive Caller, empresa especialista en consultas de opinión pública, en su  Top 10 publicado ayer lunes de gobernadores con MAYOR APROBACIÓN en México, la coloca en un inmejorable TERCER lugar de entre los ejecutivos mejor evaluados y en un SEGUNDO sitio  entre los que gozan de MAYOR CONFIANZA en su comunidad.

De acuerdo con las encuestas de enero de este año realizadas por esta firma los 10 mandatarios estatales mejor evaluados son Mauricio Vila Dosal, de Yucatán; Quirino Ordaz Coppel, de Sinaloa; Claudia Pavlovich, de Sonora; Diego Sinhue, de Guanajuato; Claudia Sheinbaum, de la CDMX; Miguel Ángel Riquelme Solís, de Coahuila; Francisco Domínguez, de Querétaro; Omar Fayad Meneses, de Hidalgo; José Rosas Aispuro, de Durango y Francisco García, de Tamaulipas.

Asimismo, da a conocer que los cinco estados con MENOR percepción de INSEGURIDAD son Oaxaca, Durango, Baja California Sur, Campeche, Yucatán. Y están seguidos por Coahuila, Baja California, Aguascalientes, Nayarit  y Chiapas.

El estudio destaca además que de entre los gobernadores que gozan de mayor confianza entre la ciudadanía son Mauricio Vila Dosal, de Yucatán; Claudia Pavlovich, de Sonora; José Rosas Aispuro, de Durango; Quirino Ordaz Coppel, de Sinaloa; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; Claudia Sheinbaum, de la CDMX; Francisco Domínguez, de Querétaro; Jaime Bonilla, de Baja California; Francisco García, de Tamaulipas y Javier Corral Jurado, de Chihuahua.

Es claro que la mayoría de los sonorenses están seguros que fue correcta su elección en el 2015 y que en sus más de cuatro años de gobierno, Claudia Pavlovich no le ha fallado a esa confianza, pese a los embates en el 2018 de la Cuarta Transformación hacia todos lo que viniera de partidos distintos a MORENA y muy a pesar también, del enrarecido ambiente que ha generado el recrudecimiento de la violencia en el último año.

Los sonorenses de todos los sectores saben además que Claudia Pavlovich ha sido hasta hoy la gestora más eficaz de inversiones y de desarrollo para la entidad, así como de beneficios y toda clase de apoyos para las clases vulnerables.

Esa confianza y esa aceptación se ve claramente plasmada, con ligeras variantes en algunos casos,  en las encuestas que publican las firmas más prestigiadas del ramo en el país.
Enhorabuena.

SSSSSSSS… Si dijésemos que la Salud ha sido el sector que más ha impulsado Claudia Pavlovich en sus cuatro años y cuatro meses de gobierno, quizá estaríamos cometiendo una imprecisión, pues ahí está la educación, la generación de empleos, las inversiones que han llegado a Sonora gracias a la promoción incansable de la mandataria, a la vez que el impulso decisivo que le ha dado a la Megarregión Sonora-Arizona.

Y qué decir de los programas sociales que benefician a los sectores vulnerables, del reforzamiento de las corporaciones policiacas, la modernización del aparato de la Fiscalía General de Justicia, el turismo, su preocupación porque el sistema de impartición de justicia vaya acorde a las exigencias de los nuevos tiempos y en especial, que la honestidad y la transparencia en el gobierno sea el sello de la casa y no la excepción forzada.

En fin, todos los renglones de las actividades administrativas, económicas y sociales en nuestro estado han sido tratados de manera singular por Claudia Pavlovich, en el marco de una política de diálogo y de acuerdos, de consensos, que conduzcan y deriven en un clima de laboriosidad,  concordia y respeto entre todos los actores de nuestra sociedad.

Un emblema de esa preocupación primero y arduo trabajo después, de la gobernadora Claudia Pavlovich ha sido sin duda el ISSSTESON, institución que había sido vista como fuente de escandalosos enriquecimientos y toda clase de actos de corrupción desde los altos niveles hasta el más modesto de los trabajadores. Ejemplos de ello hay muchos y para decir verdad, vergonzosos a más no poder, sin que a la fecha se haya sabido que alguno de los señalados haya sido siquiera investigado por tales latrocinios.

Y qué decir de las estratosféricas, amañadas y truculentas pensiones que lograron sacarle a la institución un buen número de ex servidores públicos, quienes aprovechando las lagunas legales le metieron goles a más no poder al ISSSTESON, al grado de que el organismo tendrá que cargar con esa pesada loza mientras exista, al igual que los dineros que por años se embolsaron los alcaldes, los cuales se quedaban con los descuentos que les hacían a los empleados municipales y nunca llegaban esos dineros a las arcas del instituto.

La opinión pública aún no olvida los escándalos por el robo de medicamentos que por largos años estuvo sometido el instituto, en el que en más de un caso se vio involucrado personal sindicalizado, sin hacer malos quesos el saqueo en tiempos de los padrecistas que éstos hicieran del 2009 al 2015 del Fondo de Pensiones del ISSSTESON, al grado de heredárselo en los puros rines a la administración de Claudia Pavlovich.

La mandataria hubo de meterle todo el acelerador y aplicar la mano dura para enderezar ese barco a punto de hundirse por completo, para que nunca más volviera a ser venero de escándalos y en cambio, se le distinguiera por el mejoramiento del servicio y atención a sus derechohabientes, todo gracias al arduo trabajo de su personal.

Han sido cuatro años y cuatro meses de un esfuerzo intenso de la gestión de Claudia Pavlovich para darle al ISSSTESON viabilidad financiera, para MEJORAR temas como las pensiones y la entrega de medicamentos hasta convertirlo en merecedor de importantes reconocimientos, como el entregado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en días pasados en la Ciudad de México.

Pasó, pues el ISSSTESON a ser una institución del escándalo que lo fue hasta el 2015 a una institución de respeto y de mejoría constante.

Ayer, Claudia Pavlovich presidió el importante evento en el que hizo entrega de ocho ambulancias totalmente equipadas para hacer traslados de pacientes desde las poblaciones más alejadas a los principales centros hospitalarios del ISSSTESON con lo que mejorará aún más el servicio médico.

Las ambulancias se destinaron dos a al Hospital “Dr. Ignacio Chávez” de Hermosillo; otras tantas a Ciudad Obregón, mientras que Navojoa, Nogales, Guaymas y San Luis Río Colorado, se les asignó una por población para beneficiar a 143,327 derechohabientes.

Se dice fácil todo esto; pero no lo ha sido en lo más mínimo. Ha costado mucho trabajo, esfuerzo, dedicación y ganas de hacer bien las cosas. Sólo con esos elementos se pueden lograr las transformaciones que necesitan las instituciones como el ISSSTESON. Otra palomita para este gobierno.

SSSSSSSS… Muy duro fue el reconocidísimo periodista Rafael Cardona al considerar que si ya han transcurrido más de dos meses de la terrible masacre de seis niños y tres mujeres de las familias LeBarón-Langford en Bavispe, Sonora; y que si el Presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió con los deudos de las víctimas a reunirse con ellos dentro de seis meses para analizar los avances de la investigaciones, ello significa que NO SE TIENE NADA FIRME AÚN, ni de parte de la instancia involucrada del lado mexicano que es la Fiscalía
General de la República (FGR), ni de la del lado americano que es el Federal Bureau of Investigations (FBI). Así de simple.

Y recordó que en el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, a cuatro meses de ese lamentable suceso, TAMPOCO HABÍA NADA FIRME, aún cuando en la integración del expediente ya habían participado más o menos 10 mil personas. Y a la fecha ya han transcurrido cinco años y sigue sin haber nada, dijo Rafael Cardona palabras más, palabras menos.

Criticó sin decirlo abiertamente que haya una promesa presidencial para construir un “memorial” en honor a las víctimas en Bavispe; pues si de eso se tratase, pues entonces habría que levantar no varios, sino muchos de estos monumentos funerarios, y que si así fuera México se llenaría de ellos, otro de los cuales estaría en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde murieron en llamas más de 150 personas y en otros muchos lugares más, mientras que por debajo el suelo está tapizado de fosas clandestinas.

Muy duro Rafael Cardona al evocar el caso de los 43 de Ayotzinapa al referirse al de la masacre de niños y mujeres de Bavispe. Ojalá no suceda lo mismo. Dependerá de la presión que ejerzan los patriarcas LeBarón-Langford y el gobierno de los Estados Unidos. Al tiempo.

Comentarios

menu
menu