Militares al frente de la policía, en municipios

Militares al frente de la policía, en municipios

Primera caída

Cambios en toda la estructura y operatividad dentro de la prevención del delito dejará la reunión del gabinete de seguridad a celebrarse en Guaymas, este día. Para empezar, como jefa del Ejecutivo local, Sara Valle Dessens pidió el apoyo al presidente de la República y argumentó que las condiciones no están dadas para que llegue Luis Lugo Durón, el comisario nombrado por Cabildo, solicitud que es la antesala de la militarización de mandos en la policía preventiva porque la respuesta del gobierno federal será proponer perfiles de miembros retirados de la milicia para titulares de la comisaría de seguridad pública en Guaymas, Hermosillo y otros municipios.

¿Nombres? Ni la alcaldesa sabe a quién le van a mandar pero no le queda de otra más que buscar el fundamento legal para facilitar el arribo del nuevo jefe que traerá todo el apoyo de la Federación y trabajará más con la Guardia Nacional que con la tropa local. Por inédito, imposible hacer un pronóstico de la decisión ya tomada, solo resta esperar resultados y desear que los tres niveles de gobierno encuentren solución al grave problema de violencia en la entidad.

Segunda caída

Y mientras el tema estatal es seguridad y el cónclave de hoy, en Guaymas siempre hay luchas de barrio local y para no variar, los protagonistas son regidores. A unos días del cambio en la Secretaría del Ayuntamiento, la comisión de salud sesionó para validar anuencias de alcohol en favor de una tienda departamental. La reunión se salió de control porque José Luis Portillo Liera y Sergio Carlos García Rascón cuestionaron el cambio de categoría de la empresa y, en contraparte, Antonio Pintor reaccionó fuerte para generarse una discusión en la que hubo gritos, golpes en la mesa y acusaciones varias. Portillo señaló corrupción, aludió a la alcaldesa y la práctica del mayoriteo; en la otra esquina, Pintor le dijo cobra doble.

El resultado del enfrentamiento fue que el dictamen se aprobó pero Antonio Pintor salió sudando del salón Presidentes en Palacio y hasta mostró temor por ser víctima de agresión, en tanto que el bloque disidente planteó ilegalidades que se consumarán en la siguiente sesión de Cabildo. Como parte actuante, la empresa favorecida dice tener respaldo legal y solo resta esperar que el Cabildo avale las anuencias detenidas desde el año pasado.

Tercera caída

Con todo el ambiente enrarecido, el pleno deberá sacar la votación para el envío de los estados financieros que tiene fecha fatal para el 15 de este mes. Otra vez, la tesorera Célida Botello tiene buenos números, al menos en el papel, con superávit mínimo y ligero aumento en recaudación, comparado con la meta presupuestada. De las finanzas municipales poco se sabe porque el área de comunicación le sigue fallando y mucho a la presidenta municipal, lo que se conoce por regidores de la comisión de hacienda es que no se ha podido revertir la deuda a corto plazo y menos la de más de 300 millones a largo plazo.

Como ventaja, la respuesta de contribuyentes es buena desde principio de año y, contra lo que se esperaba, en esta etapa del ejercicio, la ciudadanía siguió cumpliendo con su parte a través del pago del impuesto predial, aunque como se sabe, históricamente, la mayor parte de los ingresos municipales se van a la partida mil, de servicios personales. Por lo demás, los servicios se han cubierto y si no se han resuelto la crisis por la deuda, tampoco se han generado más problemas. La sesión para el envío de los estados financieros se realizará el 15 de agosto y, al parecer, la alcaldesa complicará orden del día con la inclusión del dictamen para las anuencias de alcohol. Sí que le gustan las emociones fuertes!

El Tirabuzón

Arturo Lomelí no se adapta a su nuevo cargo y sigue con agenda social, como si fuera regidor. Ayer, el secretario del Ayuntamiento pasó toda la mañana con Ulises Valenzuela, ex director del mercado municipal y actual empleado menor de Servicios Públicos. Motivo del acercamiento, ha saber pero no debió ser algo trascendente para Guaymas por el nivel del trabajador que trajo al nuevo secre de oficina en oficina. Si sigue así, Lomelí va a terminar de asistente del portero de Palacio.

La Quebradora

Personal de Obras Públicas trabaja en la ex cárcel de la 15 en una suerte de monumento o algo así para recordar a figuras destacadas del beisbol, en el marco del décimo aniversario del campeonato de Ostioneros en la liga norte. En otros tiempos, la iniciativa resultaría gasto innecesario, pero como el beis es el deporte nacional porque al presidente de la República le gusta, no queda más que celebrar.

Comentarios

menu
menu