Libertad de expresión en juego

Libertad de expresión en juego

Armando Vásquez Alegría

EN LA ESPAÑA de los ochentas hubo una discusión muy fuerte entre quienes conformaban el poder legislativo, ejecutivo y la prensa. Se trataba de coartar el derecho universal de la libertad de expresión, o bien acotándola en algunos puntos o bien, dejando a plenitud que volara libre como el viento.

Se determinó esta segunda parte bajo el argumento de que es preferible una mayor amplitud comunicacional a una comunicación corta, mocha, que lleve a empoderar al gobierno, dirigentes de organizaciones e incluso a empresarios a arremeter sin consideración a quienes de alguna manera manejan información. Libertad total, pues.

Al paso de los años y en congresos internacionales, sobre todo en Suiza que es la cuna de este tipo de eventos de intelectuales del saber, se creó la imagen del Ombusdman para los derechos humanos y para aquellos que se vieran afectados por señalamientos informativos, esto último se intentó aplicar en México pero con resultados fallidos pues es un país donde sus leyes están hechas para servir al poderoso. Nos guste o no.

De hecho, no funcionan los tratados internacionales que protegen la libertad de expresión. https://bit.ly/2ta3jxi

Por eso al periodista en México lo asesinan. No lo encarcelan. Incluso y se está poniendo de moda que los arruinen económicamente permitiendo por la vía civil que pague desconsideradas sumas en casos que denuncia, señale o maneje información olvidando que en caso dado, cuando el personaje busque defenderse debe ejercer su derecho de réplica como bien dice al final de su columna el colega Hiram Rodríguez.

El artículo 6° párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece el Derecho de Réplica en la forma siguiente: La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el Estado. https://bit.ly/2u1MogC

Lo último y conforme al pronunciamiento del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C. que agrupa a cientos en el país y que atinadamente maneja el colega sonorense y buen amigo, Rafael Cano Franco, es muy cierto al señalar el caso del periodista Sergio Aguayo quien escribió una columna hará tres años (20 de enero/ 2016, en diario Reforma) y quien fue demandado por Humberto Moreira quien recientemente ganó la denuncia y un juez le está obligando a pagar diez millones de pesos según resolución dictada ayer.

El contexto:

El columnista y académico denunció la pasividad de las autoridades mexicanas ante el combate a la impunidad y la corrupción en el caso del exgobernador de Coahuila y ex dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira, quien fuera detenido en España por distintos delitos como son la organización criminal, lavado de dinero, desvío de recursos públicos y cohecho.

No pasaron más de 30 días cuando el político priista fue puesto en libertad. Estos hechos permitieron a Sergio Aguayo escribir sobre el tema, pues le parecía sorprendente como es que en otro país si se daban cuenta de todos los comportamientos financieros irregulares del ex líder tricolor.

Escribió:

“Moreira es un político que desprende el hedor corrupto; que en el mejor de los escenarios fue omiso ante terribles violaciones a los derechos humanos cometidos en Coahuila, y que, finalmente, es un abanderado de la renombrada impunidad mexicana”.

En el envío que nos hace llegar Rafael Cano, indica:

En medio de una abrumante maquinaria política, aparentemente presionada por poderes fácticos, pareciera que siguen prevaleciendo los privilegios hacia los hombres “poderosos e intocables” que pueden coaccionar a jueces y magistrados para censurar la opinión de un periodista como Sergio Aguayo.

Los periodistas que integramos el Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores de todo el país, lamentamos que el poder judicial, que es el encargado de la impartición de justicia en nuestro país, sea quien ponga en serios predicamentos el respeto irrestricto a la libertad de expresión.

Asimismo, les recordamos a todos los gobernantes del país, políticos de partidos y representantes populares, que, si decidieron participar en esos cargos, estarán en el constante escrutinio público, tanto de los diferentes medios de comunicación, como de la propia sociedad que está muy al pendiente de ustedes a través de las distintas plataformas digitales y redes sociales. También queremos recordarles que los que nos dedicamos a informar no somos los que cometemos los actos delictivos, simplemente los damos a conocer a la luz pública.

Por tanto, apelamos a los ministros de la corte y a todas las instancias jurisdiccionales a que preponderen en todo momento a la libertad de expresión, pues sin ella, estaríamos a un paso de la tiranía.

Los periodistas no toleraremos la censura en ninguna de sus facetas, pues alzaremos la voz todas las veces que sea necesario, pues no permitiremos que pisoteen uno de los derechos fundamentales del ser humano, la libertad de decir lo que piensa.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Comentarios

menu
menu