Lentos avances a la estrategia de Seguridad

Lentos avances a la estrategia de Seguridad

Primera caída

Con el respaldo del alcalde Francisco Genesta, Emanuel Noriega se mantuvo al frente de la comisaría de seguridad pública en Empalme, para asignar a Julio Hernández Cruz como comandante operativo, cargo en el que no se ocupa ni nombramiento, solo ser parte del estado de fuerza policial y un oficio de comisión. Aun así, el capitán de corbeta rindió protesta ante el pleno edilicio, quien señaló mayoritariamente que era la mejor decisión para el municipio, con el inconveniente de que el secretario de seguridad pública Alfonso Durazo no lo cree así. De hecho, Empalme no es el único municipio con esa iniciativa, de los cinco considerados en la estrategia de seguridad, Cajeme y Navojoa tampoco siguieron al pie de la letra la recomendación, solo lo hizo el Ayuntamiento de Hermosillo y está pendiente Guaymas.

Así que falta ver cuál va a ser la reacción del secretario Durazo porque para empezar, ya no le cuadrará eso del corredor, además de las dificultades de tener a un marino de subordinado de civiles. Por lo pronto, el capitán hizo como que no le incomodó el cargo menor y ofreció hasta una próxima línea telefónica para denuncias anónimas, algo que no cayó bien entre las filas policiacas. Lo bueno que el militar trae a su equipo para integrar un grupo operativo que coordinará las decisiones de la mesa de seguridad nacional.

Segunda caída

Por complicaciones en la agenda de Cabildo, el nombramiento de Andrés Cano Ahuir queda para este miércoles, si es que no ocurre otra cosa. El viernes pasado, un yerro en la redacción de la convocatoria obligó a posponer el punto para una nueva sesión porque se debe revocar el nombramiento de Luis Lugo y, en la siguiente sesión, nombrar al capitán de fragata, quien ya se dejó ver en palacio municipal la semana pasada.

El marino llegó acompañado de unos seis militares que lo apoyarán en su etapa inicial al frente de la corporación y trae además intervención directa en los trabajos de la mesa de seguridad, así que por coordinación con el gobierno federal no va a quedar, con nuevas reglas de operación en los programas federales y objetivos muy puntuales en cuanto a la estrategia de seguridad que lleva como prioridad reducir el índice de delitos graves en el corredor sur Sonora.

Tercera caída

Como no hay problemas que resolver en Guaymas, los ediles se enfrentaron en el ring por un mecate. La alcaldesa Sara Valle tuvo a mal delimitar un área para medios en las sesiones de Cabildo, sin nadita de tacto, porque con organización todo se puede. Pero peor se vieron los regidores disidentes que el primer día no dijeron ni hicieron nada pero, ante las críticas, la siguiente sesión se pretendieron alzar como héroes de la prensa y quitaron el mecate, claro, siempre con reflectores, en un acto de protagonismo igual de chocante que la iniciativa de alejar a los medios de comunicación, porque en ese Cabildo, el ambiente está tan polarizado que no valoran la neutralidad y le apuestan a estás conmigo, o estás contra mi, incluyendo a medios de comunicación.

Así que las dos partes quedaron mal y bien harían en revisar su agenda para que a la hora de pelear, lo hagan por cosas que realmente le importen a Guaymas.

El Tirabuzón

La CEA resolvió el problema de ruptura en el acueducto Río Yaqui, después de trabajos de reparación por tres días. Los programas de distribución ya se normalizaron pero se hace cada vez más necesaria la desalinizadora que, si todo sale como está programado, entrará en operaciones el 20 de mayo próximo.

La Quebradora

Oficialmente hoy regresan a la escuela los profesores cesados y reinstalados por la 4T, para preparar el inicio de ciclo escolar. En el caso del profe José Luis Portillo Liera, combinará su labor en la docencia con la representación popular en el Ayuntamiento.

Comentarios

menu
menu