La razón debe predominar sobre las emociones

La razón debe predominar sobre las emociones

El filósofo Aristóteles afirmaba en su obra La Retórica, 300 años antes de Cristo, que la razón y la emoción son las dos principales cualidades de la naturaleza humana.

Desde entonces, ha sido quehacer de politólogos, filósofos, especialistas en comunicación política y estudiosos de la piscología y sociología, la importancia que tienen en los individuos las emociones provocadas por distintos factores que se presentan en cualquier sociedad, pero que en ocasiones obstaculizan el razonamiento de las personas, sobre todo en los procesos electorales.

A propósito que en este día los mexicanos estamos siendo convocados a cumplir nuestro deber cívico de salir a votar, en un marco de un deterioro del tejido social debido a la inseguridad, la precariedad económica de muchas regiones del país que se encuentran sumidas en el subdesarrollo, una sociedad desigual y una espiral de violencia política que ha teñido de rojo este proceso electoral con 136 políticos asesinados en el actual proceso electoral, es inocultable la ira social presente en muchos sectores de nuestra sociedad.

Como seres vivos que se diferencian de los demás, precisamente por tener la característica de ser racionales, a los seres humanos las emociones positivas como las emociones negativas, nos pueden perjudicar en el proceso de nuestra toma de decisiones, lo que cualquier ciudadano de a pie espera de cualquier líder político, es que tenga la suficiente capacidad para controlar sus emociones y no dejarse llevar por ellas, teniendo la cabeza lo suficientemente fría y racional.

Emoción y razón deberán coincidir hoy que los sonorenses salgamos todos a votar, nada más emocionante que el futuro de nuestros hijos y las generaciones venideras, deberemos contar con la suficiente frialdad para escoger a la mejor persona, a la más preparada, a la que garantice un mejor futuro a las nuevas generaciones.

Mañana después de concluida la jornada electoral, nuestra incipiente democracia, a veces tan rupestre, tomará el rumbo que la mayoría de los mexicanos con nuestro voto decidamos, México no será peor ni mejor, seguiremos batallando lo mismo para llevar los frijolitos a la mesa, pero si nosotros mismos nos comprometemos a tener paz social, a denunciar la corrupción y no ser coparticipe de ella, respetar a quienes no son iguales a nosotros, cuidar nuestro medio ambiente,  defender los derechos que hemos ganado como sociedad y criticar a nuestro gobierno como un contrapeso del poder, entonces, solo así, México será distinto.

Podemos interactuar a través de mi cuenta de Twitter @feroropeza20  o en mi correo electrónico luiso@hmo.megared.net.mx

Comentarios

menu
menu