Kate del Castillo siente “pánico” de volver a México

“Él me buscó a mí”. Esto responde la actriz mexicana Kate del Castillo cuando el periodista Jorge Ramos le pregunta por qué aceptó reunirse con Joaquín El Chapo Guzmán, el narcotraficante más buscado en México y Estados Unidos. En una entrevista que será transmitida el próximo domingo en Univisión del Castillo vuelve a romper el silencio en el que se había mantenido desde marzo cuando habló para las cámaras de ABC News.

La actriz confiesa que tiene “pánico de volver a México” debido a la situación legal en la que se encuentra. Del Castillo presentó un amparo para evitar ser detenida después de que la Fiscalía mexicana revelara que la estaban investigando por sus vínculos con El Chapo tras el encuentro que sostuvo en octubre con él y el actor Sean Penn.

La protagonista de La Reina del Sur dejó ver que sigue en pie el proyecto de llevar la vida del capo al cine. “Fue él quien me dijo que me quería dar los derechos de su vida, me parece un personaje muy interesante”, dijo.

Kate Del Castillo ha dado a conocer su versión de aquel encuentro de octubre en numerosas ocasiones. Después de que en enero el Gobierno mexicano recapturara al Chapo y de que la revista Rolling Stone publicara la reunión, narrada por Sean Penn, la intérprete de Teresa Mendoza rompió el silencio en marzo en la revista The New Yorker en la que ponía en duda algunas de las afirmaciones de Penn en la publicación estadounidense.

La protagonista de La Reina del sur contó al periodista Robert Draper que cuando la Fiscal dijo que estaban investigando los nexos de Guzmán con actores, actrices y productores se quería morir y denunció ser víctima de una cacería de brujas por parte del Gobierno mexicano. En el mismo mes volvió a contar su historia en el semanario mexicano Proceso en el que daba una versión edulcorada y romántica del encuentro y, finalmente, en ABC News, a quienes confesó que aprovechó la atracción que sentía el narco por ella para acercarse a él.

Joaquín El Chapo Guzmán se encuentra en proceso de extradición hacia Estados Unidos desde el penal de Ciudad Juárez, al norte de México. El capo fue trasladado en mayo a esa prisión tras pasar cinco meses en El Altiplano, la cárcel de la que se fugó por un túnel el 11 de julio de 2015, y en donde las autoridades encontraron una fisura en la seguridad. Al interior del penal de Juárez hay ahora 75 agentes dedicados exclusivamente a su custodia.

Comentarios

menu
menu