Ingobernabilidad… ¿lo que viene?

Ingobernabilidad… ¿lo que viene?

Armando Vásquez Alegría

 

DIRECTO DE NUEVO LEÓN viene este 24 de febrero un tipo de manifestación con un mínimo de duración de 20 días con miras a que AMLO presente su renuncia. La organización que dirige esto es el Congreso Nacional Ciudadano cuyo aparente dirigente es Gilberto Lozano, aunque todos podemos suponer que detrás de su actuación se encuentra el poder económico de Monterrey.

En su página https://bit.ly/2vf1LCA se establece que son más de dos millones 725 mil afiliados. Justifica este paro nacional en experiencias similares ocurridas en diferentes países donde han logrado las respectivas renuncias de los presidentes nacionales en turno.

En Puerto Rico fueron 15 días de paro https://nyti.ms/2S6fJQv; en Guatemala 9, https://bbc.in/2H2gjIx; en Bolivia 21, https://bit.ly/2S4w5c6 y en Egipto 19, https://bit.ly/388zigv…

Los antecedentes indican que sí funcionan este tipo de manifestaciones. ¿Estará el país preparado para este paro?… ya lo veremos.

Vale la pena señalar que se han presentado una serie de movimientos sociales muy sui generis en Nuevo León. Por ejemplo, en una ocasión se manifestaron en contra de ciertas disposiciones de iniciativa legal en el Congreso legislativo neolonés.

¿Qué hicieron?: la gente se empezó a meter al recinto y lo atiburraron de tal manera que los diputados ni siquiera lograron salir de sus cubículos pues estaban bloqueadas de tantas personas que estuvieron dentro, ¿ilegal?, no, pues no es ilegal entrar a dicho lugar. ¿A poco no está buena la estrategia?

Hay también otra realizada por una sola persona. Se trata de Francisco Guzmán Vásquez, un ex trabajador de Sabritas quien se instaló y tapó una carretera de Oaxaca y hubo quienes se le unieron y taparon otro punto impidiendo el flujo vehicular de Juchitán. https://bit.ly/3779Uq9 Una sola persona desquició a una ciudad. ¿Increíble, no?

Y no nos vayamos muy lejos. Aquí en la Costa de Hermosillo bastó para que se acostaran varias personas en la carretera y con ello detuvo el transitar, con los costos debidos.

¿A dónde vamos con este tipo de ejemplos?

A explicar la importancia de una de las características principales de la administración pública: la gobernabilidad o la falta de esta, como punto de interés que afecta el desarrollo del país.

Bajo estos contextos vale la pena subrayar lo que ocurre en estos momentos en la UNAM.

Un grupo de encapuchados tratan de desestabilizarla. Se están manejando procesos violentos como herramientas de acción y están tomando diferentes escuelas en lo que, con toda seguridad deviene en un paro total de la máxima casa de estudios de este país que tiene casi 380 mil integrantes; más de 315 mil alumnos, más de 36 mil académicos y el resto, trabajadores administrativos, de base y de confianza, cerca de 30 mil de ellos.

De manera natural el estudiante joven es explosivo, de allí que su manipulación es relativamente fácil y más si andan con la adrenalina que provoca una capucha que lo convierte en anónimo.

Hay cinco universidades en huelga en el país en estos momentos que afectan a casi 60 mil alumnos y que por cierto tienen este año de gobierno de AMLO https://bit.ly/2OzoKzs

No pierda de vista estimado lector un “algo” que sirve de “coincidencia”: el uso de capuchas que se ha convertido en un símbolo utilizado en 1993 por quienes integraban el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, luego en este sexenio los llamados anarquistas que causaron destrozos en las diferentes manifestaciones ocurridas meses atrás y ahora son los virulentos de la UNAM. ¿Casualidad?, no creo.

Hay una raíz muy propia. ¿Y sabe qué?, no tienen oposición.

Los movimientos universitarios ocurridos en los setentas no son los mismos de los que se están generando en esta nueva etapa. Los de hoy son más virulentos pues a estos encapuchados, fuera de su ideología roja, le acompaña un fenómeno social que mata todo: la desilusión. Decepción.  Esa que asesina el sentido de la esperanza.

En la UNAM ya no hay porros, así como en la Unison se acabaron los micos, pues todos se casaron, crecieron y se perdieron en las sombras que tiene la sociedad en uno de sus cajones del olvido. Esto causa una falta de equilibrio pues se utilizaba la estrategia en aquellos años de emplear y contrarrestar la violencia con violencia pues no había de otra, toda vez que un joven con ideología no entiende razones, ni las polémicas de un debate y mucho menos el diálogo como herramienta de crecimiento bajo el pensamiento de ganar-ganar.

Hoy los tiempos son otros.

Los grupos de derecha, como el mencionado al principio, como los de izquierda, señalados renglones adelante, buscan crear desestabilización, ingobernabilidad que, justificada o no, conlleva a la creación de una corriente nacional que de alguna manera sembrarán un foco de infección que no se conoce su resultado final, aunque dependiendo de su importancia se puede visualizar.

Lo que no veo son operadores de parte del nuevo gobierno que logren aplacar estos futuros movimientos, por lo cual y lo que más preocupa, es que empiece o estos movimientos sean el principio de un reacción importante por parte del gobierno que repercuta a su vez en una represión tal que nos va a indicar el inicio de una etapa tiránica a lo que tanto miedo tenemos los mexicanos.

Espero equivocarme.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Comentarios

menu
menu