Hechos violentos sacuden Hermosillo

Hechos violentos sacuden Hermosillo

SSSSSSSS… Muy lamentable la pérdida de un efectivo de la Policía Estatal Investigadora ocurrida ayer por la mañana en un tiroteo entre miembros del crimen organizado y fuerzas del orden, al sur de Hermosillo. Este suceso captó la atención de los capitalinos, pese a que no es ya un espectáculo inusual para nosotros, por desgracia.  Los hechos ocurrieron más o menos así, según lo explicó en conferencia de prensa el propio Procurador General de Justicia, Rodolfo Montes de Oca:

Un menor de edad infractor era trasladado a un juzgado federal en una patrulla de la PEI escoltado por dos agentes de esa corporación, y al detenerse para comprar agua en una tienda de la cadena comercial Oxxo, fueron atacados por un comando fuertemente armado compuesto por nueve personas, las cuales huyeron del lugar de los hechos a fuerza de carrera, dejando abandonados en el lugar dos vehículos en los que se encontraron armas largas.

Los delincuentes fueron perseguidos por refuerzos policiacos, entre ellos el agente de la PEI, José Alonso Urquijo Samaniego, de 26 años de edad y con sólo tres meses de antigüedad en la corporación, quien fue herido de bala en la parte izquierda de su abdomen, lo que a la postre le causó la muerte.

Los atacantes fueron perseguidos por tierra y aire, logrando las fuerzas policiacas dar muerte a tres de ellos, que no han sido identificados aún, sin dar con el paradero del resto de los criminales.

Hay mucha especulación en torno al verdadero motivo por el que un comando especializado en ejecuciones al estilo de la mafia ultimara al menor de edad, quien en meses pasados fue detenido en Navojoa, junto con una pareja de adultos mayores por haber participado en una balacera.

El menor fue remitido al ITAMA de Hermosillo y sus cómplices de aquel entonces, puestos a disposición de un ministerio público federal, por el delito de acopio de armas, entre otros.

Aunque para muchos es alarmante el índice de violencia que se registra en la entidad y gustan de llevar estadísticas, llama la atención que para éstos, no hace mucho tiempo pasaba casi desapercibido el número de muertes relacionadas con el crimen organizado.

Sobre lo ocurrido ayer, algunos detalles quedaron de relieve.

Uno es que no son las fuerzas estatales las que deben encargarse del traslado de reos del orden federal, práctica muy generalizada y sobre lo que Montes de Oca dijo que “se iba a reflexionar seriamente”, seguramente para establecer responsabilidades futuras.

Otra es que el traslado de un reo, sea cual fuere su peligrosidad, debe siempre ser operación realizada con el mayor de los sigilos, para saber en un momento dado en dónde se rompe la cadena de seguridad; pero que, p or lo visto, nuestras policías están muy lejos todavía de ser corporaciones de alto perfil. Por esa falla, de seguro se suscitaron los hechos de sangre de ayer.

Una más, la más importante: Es por demás lamentable la pérdida de uno sólo de los agentes del orden, pues son ellos quienes con limitaciones de lo más diverso, exponen sus vidas para mantener un estado de cosas aceptable cuando menos, en cuanto a tranquilidad y seguridad pública se refiere.

Y en cuanto a la presencia del crimen organizado en las ciudades de Sonora, eso no se puede negar y controlar su avance es responsabilidad de nuestras autoridades. De  nadie más.

Sería iluso desear que estos hechos de sangre no se repitieran en una ciudad de casi 900 mil habitantes, como es el caso de Hermosillo, que sufre carencias y rezagos de todo tipo, derivadas de la apatía de las administraciones panistas de los últimos 18 años, entre las que sobresale el crecimiento desmedido de los índices de criminalidad.

SSSSSSSS.. Y hablando precisamente del tema de seguridad y tranquilidad en nuestra ciudad, ayer se instaló y se le tomó la protesta de ley al primer Comité Ciudadano de Seguridad Pública del Municipio de Hermosillo integrado por personajes relevantes de nuestra sociedad, empresarios la mayoría de ellos.

Pues bien, este comité es el primero en estar conformado exclusivamente por cuadros de la sociedad civil; es decir, ninguno de ellos es funcionario de nivel alguno de gobierno.

Con anterioridad había existido esta figura; pero con la  salvedad de que el 50 por ciento eran personas de la sociedad civil y la otra mitad eran funcionarios.  En el trienio pasado, al mismísimo Comité de Participación Social lo convirtieron en el de Seguridad y tan tan.

Nada serio, pues; sólo para salir del paso.

Por ello, lo que ahora se espera de estos concejales –algunos de ellos de corazón azul- es que le entren al tema de la seguridad en mangas de camisa; que opinen, que sean observadores, que propongan medidas que refuercen las acciones que desde la Presidencia Municipal, Manuel Ignacio “Maloro” Acosta y su equipo están haciendo para devolverle a los hermosillenses su tranquilidad perdida.

Ojalá que tomen en serio este nuevo rol pues, la mayoría de ellos, por ser personajes relevantes, son algo así como “el ajonjolí de todos los moles” y forman parte de este patronato y de aquél otro y de uno más por allá; pero aquí de lo que se trata es de meterle materia gris al asunto de la inseguridad y no se queden en calidad de “cortalistones” de eventos sociales.

En su intervención, ayer, el “Maloro” fue muy directo, al señalar que falta mucho por hacer; pero que en el Palacio Municipal nadie está con los brazos cruzados y que por ese camino, siempre se logran resultados.

Bueno, no usó esas palabras, pero para el caso es lo mismo.

SSSSSSSS… David Secundino Galván Cázares fue le primero en presentar su carta de intención ante el Comité Organizador de la Elección del próximo Presidente del CDE del Partido Acción Nacional en Sonora.

Hoy lo hará Ernesto Munro Palacio y mañana presentarán su intención algunos otros y otras militantes panistas, desde luego, liderazgos de su partido.

Galván Cázares trae un discurso sencillo, sin rebuscamientos, fresco, desde luego lleno de optimismo por la victoria del PAN del pasado 5 de junio; pero, sobre todo, conciliador, pues dice que presentará una propuesta para que todos aquellos aspirantes a dirigir el comité directivo estatal que se registren, sean tomados en ceunta a la hora de integrar la nueva directiva.

Dice que va por el fortalecimiento de un PAN cercano a la gente, quizá consciente del daño que le provocó Guillermo Padrés y su gobierno a Acción Nacional; que su partido buscará desde la oposición, el bienestar de los sonorenses y que confía plenamente en recuperar la Presidencia de la República en el 2018.

Se oyen muy bien sus palabras pues, claro, está en plena campaña. Huelga decir que estaremos muy atentos por si le sacan trapitos al sol los otros aspirantes.

Comentarios

menu
menu