Hay que hablar bien del camello… siempre

Hay que hablar bien del camello… siempre

Armando Vásquez Alegría

¿PORQUÉ es peligroso que un presidente electo, como es el caso de México o bien, una alcaldesa como ocurre en Hermosillo señalen que recibieron un país o un municipio en ceros pesos, en quiebra total?
Hay dos vertientes para comprender esto.
La más simplona es que se están poniendo los guaraches para que, si no funcionan sus decisiones como gobierno, culpar a los anteriores funcionarios, o bien, justificar acciones prontas como la ampliación de la privatización de la recolección de basura para justificar fallas en ese ramo. Y tan críticos que eran con ese tema quienes ahora gobiernan Hermosillo, pero en fin.
Y si, son ejemplos muy dispares, pero valen la pena tenerlos en cuenta por lo siguiente:
En el caso de Hermosillo se demostró que no quedó en ceros la cuenta, sino con el suficiente capital para sostenerse por un rato, mientras llega el nuevo presupuesto. Con las entradas y salidas de la recaudación no sufrirán para el pago de nómina. Incluso, el pago a proveedores entra en el ramo de lo manejable.
El detalle es que si la alcaldesa Célida López insiste en que encontró un municipio quebrado, está enviando un mensaje mediante el cual paralizará los necesarios créditos que requiere para funcionar por parte de los proveedores actuales, amén de que limita la participación de proveedores futuros.
Ningún empresario, con dos dedos de frente, va a querer prestar sus servicios al Ayuntamiento y sus efectos los veremos pronto al dejar de proporcionarlos sobre todo en talleres pues con ese tipo de declaraciones es tanto como decirles que quien sabe cuándo les paguen y sean ellos, los empresarios, quienes cierren la llave de sus crédito, o bien, serán sus recursos sobre los que descansará el funcionamiento del Ayuntamiento ¿me explico?
En el caso del presidente electo, sus declaraciones sobre que recibió un México en bancarrota el caso es peor, de allí que salieron empresarios y autoridades de la Secretaría de Hacienda a desmentirlo y ahora AMLO ya no toca el tema, ¿por qué?
Hay un  indicador mundial que se llama “Índice de Riesgo País”, mediante el cual se miden y comparan las capacidades político, socio y económico de toda nación y se le coloca una calificación la cual proviene de calificadoras internacionales como JP Morgan Chase que es la más importante, pero hay otras más.
Si dicho índice señala que México está en bancarrota como pregonaba AMLO, sus declaraciones hacen que los proveedores financieros nacionales e internacionales, volteen a estudiar la situación en México sobre todo por el temor de que no les paguen los intereses de la deuda externa o interna o bien, que se declare una moratoria al pago.
De hecho AMLO lo debió entender pues, repito, ya no toca el tema. En vía de mientras sus declaraciones provocaron que se le pusiera la lupa a todo lo que pregona y a las decisiones que se toman en el Congreso de la Unión. El mundo financiero está pendiente de todo y aunque saben que AMLO está equivocado en sus aseveraciones, ello sirve para justificar cualquier incremento al pago de los intereses de la deuda alargando y ampliando con ello los intereses que actualmente se cobran poniendo como base tales declaraciones.
Y tienen razón.
Si usted es prestamista y le dicen que no hay dinero, pues de inmediato sube intereses y pide firmas de reconvención de deuda pues se maneja en dólares y el hecho de que México este en bancarrota significa que su tesoro o reserva valuada en verdes, simplemente no existe y no habrá la posibilidad de pago de los intereses de corto plazo.
Esto lo debemos sazonar con la noticia publicada en Reforma este martes, en portada, que dice: “Dejan funcionarios Banxico” y en la cual explican la existencia de dos factores importantes.
Uno visible que señala que esos funcionarios, que son los conocedores del funcionamiento financiero del país (algunos con más de 30 años en el cargo) se están jubilando pretextando que con su acción pueden acceder a un sistema jubilatorio de más pesos, pues conocido es que a partir de diciembre ganarán menos que el Presidente.
Y dos, su desbandada tiene otro mensaje oculto pero perfectamente captado por los financieros internacionales que son con quienes ellos tratan, en el sentido de que están abandonando el barco y se espera una devaluación del peso frente al dólar que traerá por consecuencia que aumente la posibilidad de que batallen más para cobrar la deuda. El incremento pues del “Índice Riesgo País”.
De allí lo peligroso de lo que se dice y más cuando no se aclara el punto, como no ha ocurrido hasta el momento.
Por eso, lo mejor es que sus palabras traigan calma, no zozobra, ni mitotes escandalosos pues ya no están en campaña y el reconocimiento ya lo tienen. No requieren llenar su egoteca de aplausos y salutaciones… ¿Para qué?
Así pues, es necesario que se tranquilicen, dejar que pase el tiburón y ponerse a gobernar para todos, como lo mandata la ley.
Por otra parte y vale la pena señalarlo, adelantados a este tipo de desequilibrios financieros desde abril, el Gobierno del Estado a través de su Secretaría de Hacienda se puso las pilas y lograron refinanciar los créditos que tenían por 20 mil y pico de millones de pesos, de tal manera que todos los adeudos habidos se unificaron en dos cuentas con el fin de reducir el pago de los intereses, hecho que se logró y sirvió de base para que la calificadora Fitch Rating señalara lo siguiente:
 Fitch evalúa la economía como fuerte ya que apoya directamente la recaudación de ingresos propios. La base económica del Estado influye positivamente en la recaudación de ingresos en Sonora. Los ingresos han crecido de forma importante (12% en 2017 y 7% a junio de 2018) por acciones de fiscalización que han aumentado la base de contribuyentes sin incrementar las tasas de impuestos. https://www.fitchratings.com/site/pr/10044362
Por esta razón, el índice riesgo como estado se redujo y se ampliaron los criterios en caso de que un endeudamiento sea necesario, lo cual es parte de otro tema. El hecho, es que fue un logro ya reconocido y que nos lleva a pensar que si quieres vender el camello, debes hablar del camello, siempre. ¿Está claro?
EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.
Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.
Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden

Comentarios

menu
menu