GPE SE BURLA UNA VEZ MÁS DE SONORENSES

GPE SE BURLA UNA VEZ MÁS DE SONORENSES
SSSSSSSS… Una de las causas directas de la inaplazable  aplicación de lo que señala la Ley  38 del ISSSTESON en los trabajadores y empleados sindicalizados y de confianza de la Universidad de Sonora respecto al tema de pensiones y jubilaciones, es la falta de recursos del propio Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado de Sonora causado por el desfalco que se perpetró en su contra bajo la dirección de Teresa Lizárraga en el sexenio de Guillermo Padrés.

 

Por supuesto que no es la única época, ni la única directiva, ni el único sexenio en el que han sido  expoliados los recursos financieros del ISSSTESON; pero en el padrecismo fue cuando se dio el más reciente saqueo, con mucho el de más alto impacto y, por encima de todo ello, a varios integrantes de esa administración estatal se les abrieron sendos expedientes penales por  diversos delitos, muchos de los cuales aún no culminan.
El tema entre la UNISON y el ISSSTESON, hoy por hoy tiene toda la atención de la comunidad sonorense; sin duda es escabroso y su solución no satisfará a todas las partes involucradas, entiéndase principalmente a los más de 55 mil afiliados de todas las entidades incorporadas a este sistema de seguridad social, que religiosamente aportan al mes el 27 por ciento de sus sueldos, mientras que los de la Universidad de Sonora, que no suman 5 mil, apenas lo hacen con el 8 por ciento.
Pero aquí el punto no es ese, sino una boda de relumbrón que se llevó a cabo el pasado fin de semana, en la que uno de los novios es hijo del ex gobernador Guillermo Padrés.
En varios espacios se ha consignado con clara intención las relaciones familiares de los novios, lo cual resulta chocante y de muy mal gusto, pues buscan  afectar a quien absolutamente nada tiene que ver en ese asunto tan personalísimo e íntimo de cada pareja.
Y aquí surge una cuestión.
¿Había necesidad de que estando el ambiente político como tal  entre la Universidad de Sonora y el ISSSTESON, el padre del novio, el ex gobernador Guillermo Padrés, decidiera que la recepción de la boda tuviese lugar en un predio de su propiedad, que había sido “asegurado” por las autoridades y luego  devuelto, cuando todos los sonorenses sabemos que NUNCA hubiese podido adquirirlo el ex mandatario estatal, libre bajo caución, con el dinero de su salario?
Esa propiedad suya, precisamente, ubicada en San Pedro El Saucito, fue una de las más exhibidas a nivel nacional e internacional como un bien adquirido por el ex gobernador con malas artes y en el que tenía caballos pura sangre, algunos valuados en un millón de dólares cada uno.
Si esa propiedad es un insulto para los sonorenses, ¿Había necesidad de que Guillermo Padrés se ensañara con los sonorenses, restregándoles en su cara que a él las leyes, la Fiscalía Anticorrupción y lo que a Usted se le antoje, le hacen los mandados?
Se sabe que él tiene dinero suficiente para haber hecho, o pedido a quien haya sido el organizador, que  ese ágape se llevara a cabo en cualquier otro lugar; podía gastar uno, dos o los millones que sea (hasta de dólares) en cualesquier otro lado, NO en un sitio emblemático de su mal gobierno.
Nos trae a la memoria que mientras la Unison y el ISSSTESON se debaten en el campo de lo jurídico, porque sencillamente la cobija “no alcanza para todos y los trabajadores universitarios tienen que pagar o se les desafilia del instituto, porque así están las cosas de difíciles en este tiempo, el ex gobernador Padrés se regocije haciendo la boda de uno de sus hijos en esa finca de lujo que como dijimos es una de las pruebas más palpables de la corrupción que hubo en suj sexenio, en el que se cometió el desfalco m´pas escandaloso del ISSSTESON, por lo que hoy ese instituto está agarrado con alfileres..
Eso es estar seguro de que en este país la impunidad para los políticos es la reina de todas desgracias de los mexicanos.
 
SSSSSSSS… Por cierto, mañana martes Enrique Velázquez Contreras, Rector de la Máxima Casa de Estudios de Sonora, sostendrá una reunión con el Director General del ISSSTESON, Pedro Angel Contreras López, con la valiosa mediación del Secretario General de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella, para analizar con propósitos firmes y  dejando a un lado los jueguitos mentales de los líderes del STEUS y STAUS, que a juicio de varios analistas, éstos no tienen vela en este entierro.
A menos de que se tratara de enjuiciar a las pésimas dirigencias  sindicales que a la postre han llevado a casi 5 mil empleados a un callejón sin salida, pues a partir de ya, y como plazo los próximos 60 días (ya son menos) o pagan el 27 por ciento como lo hacen todos los trabajadores al servicio del estado y de los municipios, -a excepción de ellos, o se “aclichingan” y se van con todo y chivas al IMSS o al ISSSTE, a ver si el trato es el mismo.
O bien, contratan una empresa privada, que no les va a tolerar ninguna de las triquiñuelas a las que están acostumbrados muchos trabajadores de la Unison, como incapacidades “balines”, tráfico de medicamentos y otras lindezas.
El Rector Velásquez es un cuadro serio, responsable y que sabrá aportar a la solución de este problema;    Contreras López también, por lo que entre ambos y con la figura de mediador del “Potrillo” Pompa Corella puede que haya una solución salomónica a este impasse.
Pero desde luego que ésta servirá de punto de partida irrevocable para que en el futuro no vuelvan a a interferir en la vida de los universitarios, esas mafias adueñadas de las dirigencias del STAUS y del STEUS, que buena falta hace ya una sacudida a esos árboles y dejen de jugar a la revolución intra-muros.
Por lo pronto y para abrir boca, se requieren para este año 50 millones de pesos adicionales para cubrir a los universitarios aspirantes a pensionados que necesitan ya irse a sus casas. De dónde los van a obtener, esa es la gran pregunta.
Tiene muchos vericuetos legales, jurídicos; pero sobre todo políticos este asunto y no descarte usted que esos acelerados sindicalistas quieran aprovechar para echarle a perder la currícula al Rector entorpeciendo los avances en las conversaciones entre la Unison y el ISSSTESON.
O bien, darle un dolor de cabeza al Gobierno del Estado, pidiéndole apoyo a los “líderes” de la CIT, Napoleón Gómez Urrutia o el Senador Pedro Haces, de la CATEM.
Ojalá que no; pero nadie puede garantizar que no suceda así.
Aún si escogieran esa vía, los sindicalistas universitarios están condenados a aceptar los términos que señala la Ley 38 del  ISSSTESON sobre pensiones y jubilaciones, tema sobre el que ya existe jurisprudencia. Se les acabó el corrido.
 
SSSSSSSS… En redes sociales circuló ayer un video que retrata fielmente el espíritu de los hermosillenses: Por enésima ocasión, el canal paralelo al bulevar Progreso, en el norte de la capital de Sonora, se pudo observar que corría un río repleto de basura y de desperdicios de toda índole.
Las imágenes son vergonzosas y no tienen la más mínima justificación “ciudadana”, ni siquiera la tan popularmente socorrida en todas las épocas, de que “está de lo peor la recolección de basura”.
Alegar eso sería sencillamente, desvergüenza, desfachatez y cinismo de quien se atreva a hacerlo.
Por desgracia, así de indolentes nos hemos comportado desde siempre los hermosillenses, ya sea en el manejo de los desperdicios de nuestros hogares o negocios; con cuidado del frente de nuestras casas, el pedazo de banqueta y calle que supone debemos vigilar que se encuentren aceptablemente limpias y despejadas. Para abrir boca.
Así podemos ir enumerando un sinfín de penosos detalles que nos caracterizan a los capitalinos y que en conjunto contribuyen a que Hermosillo sea desde hace décadas una ciudad sucia, greñuda, llena de chatarra,  por citar tan sólo unos cuantos ejemplos.
Para nuestra propia desgracia, esa conducta de porquería ha sido la parte complementaria de autoridades municipales laxas que al menos por dos razones, jamás se han atrevido a aplicar con severidad los reglamentos –que existen; pero son letra muerta- que prohíben y sancionan estas conductas “ciudadanas” tan arraigadas en la población de todos los estratos sociales.
Una de ellas es que por falta de presupuesto, por sus desmedidas ambiciones, o simplemente por indolencia, a muchos alcaldes no les ha importado ir rezagados respecto a cumplir con su tarea de prestar a cabalidad los servicios básicos a una comunidad.
Ya desde la recolección de basura, el alumbrado público, un buen abastecimiento de agua potable y un adecuado alcantarillado, la pavimentación y bacheo, la fluidez en las vialidades, aseo de áreas verdes, parques y jardines,  limpieza de panteones; hasta la vigilancia policiaca para evitar se altere el normal desarrollo de las actividades cotidianas de los hermosillenses.
Heredaron verdaderos campos de guerra y muy  campantes continuaron sus vidas.
Y la otra es que la gran mayoría de los presidentes municipales han gobernado tomado en cuenta primordialmente las estrategias electorales de su partido, donde sólo se piensa en los siguientes comicios; o bien –es lo más probable- sus personalísimas aspiraciones políticas,  de lo que se desprende que a la gente al “ciudadano” no se le toca ni con el pétalo de una rosa, para mantener en alto el bono democrático a la hora de la hora.
Y ahí están a la vista los resultados: Un círculo vicioso al que aún le quedan varias décadas de vigencia.
Somos una comunidad veleidosa, caprichosa, irresponsable, merecedora, “contreras”, que en muchas ocasiones –el término correcto es NUNCA-  no ha sabido distinguir lo que su propia ciudad necesita con urgencia y cualquier acción de gobierno que atente contra su arraigado estilo de vida, de inmediato  es rechazada.
Dicen algunos –muy pocos- vecinos de esta ciudad, nacidos aquí y que jamás han salido a vivir a otra parte, que los hermosillenses siempre se han opuesto tajantemente al progreso.  Y quizá tengan razón.
La historia consigna que “casi se acababa el mundo” cuando se anunció la construcción del bulevar que después llevaría el nombre de “Abelardo L. Rodríguez”, por citar tan sólo un ejemplo de esa etapa considerada como el asomo de esta capital a los tiempos modernos.
Así podemos ir citando ejemplos de los berrinches de los hermosillenses a cada paso inevitable que debía darse para que Hermosillo se adaptara a la modernidad.
Y si nos brincamos hasta cuando en tiempos del gobernador Eduardo Bours se iniciaron las obras del necesarísimo distribuidor vial que vendría a terminar con aquel endemoniado embotellamiento que se hacía en los cruces de los bulevares Solidaridad y Luis Encinas, hasta hubo un comité “ciudadano” que amenazaba con parar las obras por las molestias y los descalabros que le ocasionaban a su actividad comercial esa obra. La historia de siempre.
Por eso, puede que tengan razón algunos –muy pocos- viejos vecinos de esta ciudad, al decir que en Hermosillo el progreso se ha logrado en contra de los deseos y las aspiraciones de los propios capitalinos.
En la reunión que sostuvieron ex alcaldes de Hermosillo la semana pasada, seguro no se atrevieron a decir eso, porque más de dos traen aspiraciones políticas, y ello nos remite a pensar que a los hermosillenses nos sigue costando mucho adecuarnos a la modernidad. Y más tardaremos si nos siguen echando mentiras los políticos.
Sobre ese tema de lo que hicieron los ex alcaldes de Hermosillo, auspiciado por El Colegio de Sonora ¿Recuerda Usted aquel material llamado “slurry” con el que se le dio un tratamiento de urgencia a una gran cantidad de vialidades de esta ciudad que presentaban décadas de atraso en pavimentación y bacheo?
Y cómo olvidar que en uno de esos trienios 2000-2015  se “bacheó” con tierra, porque “¿para qué gastar en asfalto si la lluvia de lo llevaría de nueva cuenta?
Nos han llegado algunas historias que quizá los hermosillenses ya olvidaron. Bueno, no todos. Ya se las iremos contando.
 
SSSSSSSS… El invitado de la Mesa Cancún d este miércoles 15 de mayo es el Diputado por el PVEM, Luis Mario Rivera Aguilar, Presidente de la Diputación Permanente y cuya llegada a ese importante cargo estuvo aderezada por un zafarrancho protagonizado –para variar- por sus compañeros de MORENA.
Trae muchos apuntes en el tintero, nos dice, este  legislador, quien al mismo tiempo es el dirigente estatal del Partido Verde Ecologista de México, y un viejo amigo de los comunicadores de la Mesa Cancún.
Veremos y le contaremos.

Comentarios

menu
menu