Germán Valdés, 45 años sin ‘Tin Tan’

Germán Valdés, 45 años sin ‘Tin Tan’

Aquel día se le detuvo el corazón a Germán Valdés Tin Tan, sumiendo en el luto a la gran familia artística de México. Era el 29 de junio de 1973 cuando nuestro país perdió a uno de sus mejores actores cómicos.No más risas, sólo llanto. Se fue dejando una estela de versatilidad en los escenarios, y recuerdos, anécdotas, una historia de triunfo en el cine, el teatro y los centros nocturnos.

El pueblo se estremeció con la funesta noticia: cáncer de páncreas, diagnosticó el médico. La gente se arremolinó en el panteón Jardín para despedirlo entre dolor y… vítores. No más Pachuco, sólo la imagen, la obra, la gracia, el talento y la memoria.

Fue hace 45 años, que hoy se cumplen.

Su nombre era más largo que la cuaresma: Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo, pero el gran comediante había optado por reducirlo a Tin Tan, simplemente, como el péndulo del reloj o el badajo golpeando el hierro en el campanario. Y así se proyectó desde 1943 cuando hacía temporada en el teatro Esperanza Iris de la Ciudad de México, cobrando 40 pesos diarios, alternando con Agustín Lara y la sensual María Victoria, conocida como La dama del pujidito.

Germán formaba parte de una familia de actores. Sus hermanos Manuel El Loco Valdés y Ramón Valdés, el Don Ramón de la vecindad del Chavo,alcanzaron el estrellato, no así Antonio, El Ratón, quien no consiguió el status popular de sus congéneres.

Había nacido el 19 de septiembre de 1915 en Ciudad Juárez, Chihuahua, hijo de un agente del resguardo aduanal y tuvo su primer contacto en el medio artístico en la radiodifusora XEJ, de Veracruz, a donde había sido enviado su padre. Sin embargo, su vida en la frontera con Estados Unidos lo inspiró a crear su personaje del Pachuco para llevarlo al escenario.

También cantante, a Tin Tan se le recuerda por su grabación de la canción Bonita, un tema del compositor Luis Arcaraz que el cómico interpretó en la cinta Músico, poeta y loco, alternando con Meche Barba. De modo que Germán Genaro Cipriano también grabó discos y actuó en centros nocturnos como el pomadoso El Patio, en la capital de la República.

Pero a todas luces es en el celuloide donde el actor realiza la faceta más importante de su carrera, al participar en más de un centenar de películas comenzando con una breve participación en Hotel de verano (René Cardona, 1943). Su vasta trayectoria fílmica lo colocan entre las grandes estrellas de la Época de Oro del Cine Mexicano, logrando consolidarse con la cinta Calabacitas tiernas, del director Gilberto Martínez Solares.

Por aquellos tiempos Germán Valdés Tin Tan y Mario Moreno Cantinflas compartían el título de los actores cómicos mejor pagados. Imposible soslayar la pareja que solía formar con su “carnal” Marcelo y la voz que prestó a Balú en el doblaje del filme El libro de la selva.

Otra de sus películas memorables es El rey del barrio, en la que interpreta a un joven ferrocarrilero empecinado en defender a su vecina Carmelita, en una especie de Robin Hood que roba a los ricos para darle a los pobres.

DIEZ DE SUS PELÍCULAS

1945. El hijo desobediente
1946. Hay muertos que no hacen ruido
1950. Simbad el mareado
1951. El bello durmiente
1955. Lo que le pasó a Sansón
1958. Dos fantasmas y una muchacha
1960. El violetero
1966. Detectives o ladrones
1970. Caín, Abel y el otro
1973. El capitán Mantarraya

TRES ESPOSAS, SEIS HIJOS

Se casó en tres ocasiones: con Magdalena Martínez (de 1937 a 1948) procreó a Francisco Germán; con Micaela Vargas (de 1948 a 1955) fue padre de Javier, Olga y Genaro, y finalmente con Rosalía Julián (de 1956 a 1973), integrante del trío musical Las hermanas Julián, con quien procreó a Rosalía y Carlos.

DOS ESTATUAS

A Germán Valdés Tin Tan se le rinde homenaje perenne con dos estatuas de tamaño natural que se encuentran ubicadas una en la Zona Rosa de la Ciudad de México y otra en su natal Ciudad Juárez, ésta, donde el Pachuco está sentado en el pretil de una fuente.

Comentarios

menu
menu