Exageración echó a perder campaña del PAN

Exageración echó a perder campaña del PAN

EL DETALLE DE LAS campañas masivas se presenta cuando agredes el razonamiento. Hay dos libros estimado lector que son de cabecera, escritos por allá en 1888 y 1894 por el francés Gustav Lebon. Ambos los he recomendado, uno de ellos se llama “Psicología de las masas” y el otro, ” Las leyes psicológicas de la evolución de los pueblos”. Aún aplican en nuestro tiempo.

Por si gusta leerlos aquí está el link de uno y del otro encontré ensayos, por allí debe de andar, pero lo leí con sumo interés por los conceptos que maneja y que embonan, insisto, en todo tiempo del siglo 19 para acá.

https://es.slideshare.net/mahummuhu/gustave-le-bon-psicologa-de-las-masas

Toda campaña, de cualquier tipo, tiene un principio, desarrollo, un fin y una transmutación a una de las vertientes del origen de esa misma campaña, la que más fuerza obtuvo, y así puede continuar por una etapa de tiempo determinado.

Obviamente debe definirse un público al cual debe lanzarse la red. Ese mercado, sea cual sea, Lebon le denomina masa y estudió su comportamiento.

En el capítulo tercero maneja el tema de Los conductores de masas y sus medios de persuasión. Como medios de acción de los conductores estudia la afirmación, repetición y contagio.

En la página 25 del libro de las masas, establece:

“No necesito agregar que en las masas la tendencia a la exageración se presenta solamente en el caso de los sentimientos y no se presenta en absoluto en cuestiones de inteligencia. Ya he demostrado que, por el simple hecho de formar parte de una masa, el nivel intelectual de un individuo desciende inmediata y considerablemente.

“Dada la exageración de sus sentimientos, una masa se impresiona solamente por sentimientos excesivos. Un orador que quiera movilizar a una masa deberá hacer un uso abusivo de afirmaciones violentas. El exagerar, el afirmar, el recurrir a repeticiones y el nunca intentar demostrar cosa alguna por medio de razonamientos, son los métodos de argumentación bien conocidos por los oradores de actos públicos”.

En el caso actual, las redes sociales, los públicos de las radios, los lectores de periódicos o todos aquellos que tienen acceso a un medio de comunicación, se convierten en masa en quienes la sensibilización, lo emocional, se sobrepone a lo racional, a la inteligencia.

Por esa razón, ahora que el PAN empezó a exagerar con imágenes de gente macheteada y con audios de una mujer llorando y señalando lo mal que está Hermosillo en materia de seguridad, en automático se ofendió el razonamiento de la gente. Y como dice Lebon en el libro de las “Leyes Psicológicas de los Pueblos”, la exageración conlleva un grado de decepción por un lado y por el otro, un atentado al razonamiento que las personas no perdonan.

Establece Lebon a su vez en cuanto a las masas, que está bien la exageración, pero limitada, es decir, si exageras de más, ofendes a quienes te escuchan porque los tratas como seres inferiores, más ligados a la pendejez que a la brillantez, por supuesto.

Y allí fue donde atacó el PRI desnudando la campaña. Y no hay nada peor para una campaña que la desnuden.

Quienes manejan la campaña azul denostando contra la inseguridad en torno a Hermosillo cometieron tres errores certeros.

Primero, está bien criticar pero debieron de haber puesto un objetivo y pidieron la renuncia de Maloro Acosta cuando todos sabemos que requiere un juicio político, etcétera. Debieron de haber pedido cambio de jefe de policía, más cercano a la gente y a quien culpar por la falta de resultados.

Segundo, no midieron la intromisión del PAN estatal, pues lo justo es que esa campaña la debió manejar el municipal pues en caso contrario debieron referirse a la inseguridad en el Estado pero enfocaron sus baterías en Maloro convirtiéndolo en víctima motivado por las exageraciones y prueba de ello son sus manifestaciones que causan repudio pues son poca gente y más cuando afectan a terceros sobre todo al tapar vialidades.

Tercero, ya tenían en la mano un mártir, que lamentablemente fue el enfermero del Isssteson, pero se perdieron en la generalidad desenfocando sus objetivos. Ya es tarde para retomar el tema pues se verían como oportunistas y eso no gusta a la gente.

¿Qué lograron?

Causar zozobra. Dejaron en la mente de los hermosillenses la percepción de que a la vuelta de la esquina nos vamos a encontrar con un machetero que nos van a tasajear. Esto le pega a Hermosillo como ciudad atractiva para inversiones, más empleos y por ende, reducción de la criminalidad.

También dejaron en claro que la policía no acude en los tiempos debidos ante la petición de auxilio, lo cual no es nuevo pues todos sabemos que las dos anteriores administraciones panistas dejaron un municipio endeudado, sin patrullas y sin policías, de hecho, en palabras del secretario Jorge Suilo, faltan poco más de 500 nuevos agentes para poder llegar a lo básico de la cobertura en el municipio y ni se diga del resto de patrullas que faltan.

Ese detalle permite a los malandros libertad de actuación a sabiendas de que la posibilidad de ser atrapados in fraganti será un factor a su favor.

Entonces, estimado lector, una inversión hecha por los panistas con sus trolles, movilizaciones y manejos mediáticos errados, coloca en la mente de los ciudadanos que, de acuerdo, hay inseguridad, ¿pero qué están haciendo los panistas para apoyar a los hermosillenses en lugar de criticar y criticar sobre hechos que no tienen lugar a dudas y que ya conocemos?

Por eso he insistido en que equivocaron la estrategia y la ciudadanía sabe cobrar afrentas. ¿Voy bien o me regreso?

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

Comentarios

menu
menu