Entre leer cuentos y morir en la calle

Entre leer cuentos y morir en la calle

+ Entre leer cuentos y morir en la calle; frustración entre policías y sus familias; regidores no quisieron a un militar y ahora, un policía está a cargo de la Policía; Montes de Oca y “El centavo” ¿corruptos? Líder del STIRTT en Guaymas asumiría la CTM; Castillo vs “Siri”, en exhibición

GUAYMAS, Son.- La alcaldesa Sara Valle Dessens se confió, cosa normal en inicio de trienio, cuando aún hay tiempo de demostrar que se puede hacer la tarea.

Su agenda a la vista era social y de ideología personal –celebra el 2 de octubre y hace cafés con amigas y compañeras –, y recibió crítica acre por leer cuentos en Hermosillo en horas de trabajo en la complicada herencia de su pésimo antecesor. Precisamente cuando la metralla criminal ultimaba a varios agentes de la Policía Municipal.

Insisto, comienza apenas. Pero debe buscar mejor asesoría. Su hoy ex jefe policiaco, abogado que hace poco subía fotos desde Rusia mirando el futbol, traía en su rostro la angustia de su equivocación.

Cómo explicar que la vida de los agentes caídos estaba en manos lejanas a lo policíaco. Peor, que criterios criminales desvíen dinero que era para comprar equipo y capacitar gente a fin de reducir riegos en eventos ese del jueves que, se especula, eran crónica de un ataque anunciado.

Por eso hicieron bien regidores en cuestionar la forma de suplir al hoy desertor –¿amenazado?– Daniel Morales Pardini. Casi imponían a un militar de alta graduación de la Armada de México, con experiencia en inteligencia naval y en el Estado Mayor Presidencial.

Pero la alcaldesa aceptó que no por serlo, es solución a lo que vive Guaymas y encausó la selección a mayor análisis. Malo que la mejor asesoría llega del rival, regidores de oposición; la Secretaría del Ayuntamiento no hace operación política –tiene el mismo asesor de Lorenzo de Cima– ni los regidores oficialistas aportan a la causa.

Demostraron, para vergüenza general, que solo van a levantar la mano o a exhibir ignorancia.

Celebro la lección dada por los empresarios Ernesto Uribe y Sergio García, y el maestro José Luis Portillo. Les hablaron de leyes, de respeto a la representación, de ética, lección que nunca podrían pagar los ediles petistas/morenistas porque fue de alta escuela y ojalá la aprovechen, sobre todo el “Burlón” Lomelí, quien miraba socarrón cómo se imponían los acuerdos pactados en lo oscurito –a él le pagan con 8 puestos–, por  eso le vale el Cabildo. E Iván Acevedo quien exigió nombrar jefe policiaco porque urgía y emplazó a Uribe a votarlo, o hacerse responsable de lo que pase en el ínterin.

Lo aplastó Uribe con un “lee la ley… allí dice quién es responsable de qué”. Hizo igual con el maestro Estanislao Pineda, quien debe ajustar su mira porque su lucha social iniciada en Tlatelolco en 1968, podría desviarse al estar hoy al otro lado del mostrador. El enseñador casi ordenó –por segunda vez– al regidor sin partido que solo levante la mano para aprobar o no.

Sergio García les dijo que mayoría gana y pueden usar el mayoriteo, pero si lo hacen, sería violar la ley y hacer eso, es volverse delincuente.

Lamentablemente es criterio tradicional. El alcalde compra mayoría y resuelve a conveniencia. Por eso el regidor tiene mala fama. Hasta ahora, supongo. A ver. Por fortuna, la señora Valle tomó el pincel de la democracia y pidió tiempo para analizar mejor las cosas.

Pagó el pato el capitán de Navío Rodolfo Fríaz Zavaleta, quien esperaba en la oficina adjunta para protestar como nuevo Comisario. Creo que no quiso pasar nuevo cernidor y se alejó. Se optó por un encargado de despacho, como ha sido desde hace años.

Ahora dirige a la Policía un policía. Conoce a la gente de Guaymas, donde vive. El comandante Silvestre Alfredo Armenta Ramírez había sido nombrado subjefe de Policía y Tránsito hace unos días por su capacidad y su trayectoria de décadas en la corporación.

Morales Pardini puede relajarse y dejar esa preocupante expresión de su rostro. Será contralor, nada qué ver con lo policíaco y la verdad, no debió aceptar, pues se evidencia chambista.

Y a una semana del ataque homicida que nos privó de 5 policías, hay cero resultados –al menos oficiales—en la investigación ofrecida por la autoridad, pese a que el delegado de la PGR, Darío Figueroa, dijo que los asesinos estaban como criminales del Sur de Sonora.

Sería lamentable que la autoridad tema, o tenga menos fuerza, que esos criminales. O peor, que sea cercano a ellos, en una época en la cual lo menos que necesitamos son autoridades sin autoridad.

Por otra parte, es bueno que investiguen al interior de la Policía Municipal, desde “las amistades” que se forjan en el trato con la delincuencia, hasta el uso del dinero oficial, siempre en la sospecha y por lo cual hay demandas penales contra sus administradores hoy archivadas.

Me pregunto si podrá el nuevo contralor reactivará el proceso para saber por qué no llegan uniformes, armas, equipo, a los agentes y éstos tienen que comprarlos por su cuenta. Allí empieza la corrupción y ¿sabe qué? Tiene nombre y apellidos que ahora son cómplices de tragedias como la masacre del jueves rojo.

Los guaymenses saben ya lo que ocurre y se sienten indefensos, por eso se vuelven más exigentes y por eso la administración actual tiene un mayor grado de dificultad que los irresponsables antecesores.

TIROS RÁPIDOS

1.- En lo estatal, el desorden en la seguridad pública y procesos judiciales subsiguientes, cercenó testas del fiscal Rodolfo Montes de Oca Mena y del secretario de Seguridad, el “Centavo” García Morales. Y ya están en la lupa de la Contraloría. Así cómo, pues.

Para suplir al primero hay una convocatoria con varios apuntados. Uno de ellos, Héctor Hernández García, ex dirigente del PVEM y ex candidato verde a alcalde de Guaymas que no llegó muy lejos; luego fue Contralor de Otto Claussen.

Para suplir al “grillo” García, hace ruido fuerte la figura de Juan miguel Arias Soto. Su base es una sólida experiencia y desempeño reconocido en áreas de la seguridad pública en distintas instancias. Creo que será él y la gobernadora Claudia Pavlovich demostrará que son perfiles, no nombres, lo que le interesa para superar una etapa difícil en esa materia. Como debe ser.

2.- Se mueve la CTM guaymense y pronto el líder estatal Javier Villarreal firmará la convocatoria para escoger dirigencia.

La fuerza obrera mira con mucho respeto a Ricardo González Palacios y le gustaría ver al líder del STIRTT como nuevo secretario general. La segunda opción es Octavio Fajardo, pantalonudo transportista que ya fijó su mira.

3.- José Luis Castillo, quien está cerca de ser designado comisionado del Deporte en Sonora, estuvo con la alcaldesa Sara Valle Dessens, quien le invitó a tomar un café en su oficina y aunque el ex campeón mundial tiene todavía el punch de su oficio que le llevó a las alturas, a la munícipe le gusta el béisbol y lo bateó bien.

Castillo, quien en septiembre dejó de ser diputado local, se ofertó para hacer gestiones que su figura alcanza y favorecer a los deportistas guaymenses como lo hace con los de Empalme y otros puntos de Sonora.

Y, si, le dijo el campeón a la alcaldesa que acepta una pelea de exhibición con el “Siri” Orlando Salido, hoy diputado local por Cajeme y como él, figura mundial de los encordados.

Es que le sale natural a Castillo eso de querer ayudar a los demás. Origen es destino.

Comentarios

menu
menu