EN VEZ DE A LA CUARTA TRANSFORMACIÓN, ES A LA “CUARTA PREGUNTA” ADONDE NOS LLEVAN

EN VEZ DE A LA CUARTA TRANSFORMACIÓN, ES A LA “CUARTA PREGUNTA” ADONDE NOS LLEVAN

SSSSSSSS… Pues bien, este 2020 es un año que la mayoría de los especialistas en economía prevén sea de pronósticos reservados, al haber registrado nuestro país una tasa de crecimiento cero, hasta el reporte de octubre pasado; aunado lo anterior a índices crecientes de desempleo, una crónica y acentuada falta de inversión pública; inflación a la que están orillando por un lado el aumento sin medir las consecuencias del salario mínimo y por otra, que los precios de mercancías y servicios  aumentan día a día inexorablemente ante el supuesto de que la población recibe dinero fresco del Gobierno Federal de los Programas del Bienestar.

Ya veremos en los próximos meses que otro de los serios problemas de la SHCP será el de controlar el fenómeno inflacionario, pues se han sentado las bases de una hiperinflación, que nos hará recordar a Luis Echeverría y José López Portillo.

Lo medular de la preocupación de los expertos e es que los cálculos de la SHCP para proyectar todo el Paquete Económico de la Federación 2020 fueron sobre la base de que a partir del 1 de enero  pasado, la plataforma de extracción de PEMEX alcanzaría 1.970 millones de barriles diarios de petróleo y el crecimiento del PIB sería de 2.0 promedio, lo que no solamente está en calidad de vacilada, sino imposible; pues la ruta y destino de la economía de México es primero recuperarse de un seguro cierre de crecimiento con signo negativo y después remontar a los índices presupuestos.

Mientras, impávidos, la clase empresarial y los mexicanos que no se chupan el dedo, los que no se permiten el lujo de que los hagan pendejos siguen escuchando a diario –sin chistar- el discurso oficial de que “vamos bien, vamos muy  bien”, que el mexicano ya vive “feliz, feliz, feliz”; que en el 2024 no habrá reelección porque el Presidente López Obrador “es maderista” y engatusando a los pobres indígenas que hay que estar muy atentos y no bajar la guardia contra la corrupción.

Ahora  el primer mandatario se siente el Cuarto Rey Mago, un  síndrome ya muy perfilado en él.

En fin, los de diario son temas que nos revelan que ante un panorama adverso no solo a nivel nacional, sino ahora complicándose con las acciones militares de Estados Unidos contra Irán, llevándose de paso a Irak, quienes gobiernan en nuestro país parecen estar en alguna dimensión distinta a la que en realidad vivimos los mexicanos, a  excepción de esos 32 millones de connacionales que votaron por MORENA, de los que cada vez, de manera irremisible, van quedando menos.

Lentamente; pero con tantos desatinos va conformándose una votación distinta en el 2021 a la que obtuvieron en el 2018. Al tiempo. Y solos se están echando la soga al cuello, pues ni modo que digan que tienen la culpa a los empresarios, porque esos están a la expectativa, esperando de un momento a otro para sacar sus capitales del país, ante la cada vez más abierta ofensiva fiscal, porque no hay ni habrá dinero suficiente para los programas sociales y el deterioro de la economía ante el aumento del riesgo país como cereza en el pastel.

En síntesis, al paso que llevan MORENA y el Gobierno Federal, lo que en realidad están haciendo es llevar a México NO a una Cuarta Transformación, como dicen sus pregoneros, sino “a la Cuarta Pregunta”, expresión muy mexicana que significaría andar como país, por el callejón de la amargura, sin dinero para proyectos  realmente importantes, gastando todo en comprar anticipadamente los votos que necesitan en el 2021 para tener el control total y absoluto de los Tres Poderes, sin necesidad de recurrir a las actuales alianzas.

Ojalá nos equivoquemos de largo a largo; nada quisiéramos más;  pero eso es lo que ven los que saben. Así pinta el panorama para nuestro país en este 2020.

SSSSSSSS… Buena chamba le espera a la Gobernadora Claudia Pavlovich en el penúltimo enero de su gestión, obligada a  sacarle el mayor de los provechos a su Paquete Presupuestal 2020, aprobado con terciopelo y gamuza en el Congreso del Estado la víspera de la Navidad; más allá de que los diputados de MORENA llamados según esto a impedir que el documento se pasara la aduana, quisieron que pareciera una pretendida “chamaqueada” que se les habrían pegado, lo que pocos creyeron en realidad.

Y no es tan importante en realidad cómo se cabildeó este paquete presupuestal; es decir, qué hubo de pasar para que así sucedieran las cosas. Lo fundamental es que se aprobó, haya habido o no reasignaciones de recursos, eso es lo de menos.

Se logró y de esa manera, Sonora no quedó atada a poses –porque no son otra cosa- de una austeridad mal entendida, -le llaman republicana- porque la pretensión inicial era la de desarticular la estructura de gobierno en nuestro estado, exactamente de la misma forma en que lo está haciendo López Obrador a nivel nacional.

Y si hubo alguna otra circunstancia que facilitó que el PPE pasara con todas las de la Ley el filtro que se supone impondría MORENA con actitudes irracionales, ya lo sabremos a su debido tiempo.

Por lo pronto, y es lo  plausible y de reconocérsele a quienes hicieron el trabajo, se salvan de irse a la basura varios proyectos estratégicos y determinantes para los sonorenses, de los que señalaremos sólo el Hospital General de Especialidades el cual, por cierto, se terminará con parte del préstamo por 1,300 millones de pesos que autorizaron los integrantes de la 62 Legislatura.

Porque si a López Obrador no le importó tirar a la basura cientos de miles de millones de pesos al eliminar el proyecto del NAIM, por cumplirse un capricho ¿cree Usted que el HGE de Hermosillo le podría interesar en algo?

Ya veremos con detenimiento cómo López Obrador, además de estar creando nuevos impuestos y elevando algunos de los existentes, todavía está obligando a los gobernadores a exprimir a los mexicanos y a sacar dinero de debajo de las piedras.

Por lo demás, fiel a su consigna de que “Trabajo llama a Trabajo”, la mandataria estatal siguió de frente con sus actividades por algunos puntos de la entidad y aquí en la capital; y no queremos ni imaginarnos con las pilas que volverá a sus actividades cotidianas.

Qué bueno, pues hay muchos asuntos pendientes y extremadamente urgentes, como la reconstrucción de caminos y  puentes que se llevaron las lluvias del pasado noviembre y prepararse para las inclemencias de esta temporada invernal que apenas tiene dos semanas de haber iniciado y promete ser implacable en su afectación a los sectores vulnerables.

Nada a lo que Claudia Pavlovich no esté acostumbrada a enfrentar desde que tomó las riendas de Sonora e incluso antes, como activista, dirigente partidista y senadora.

Comentarios

menu
menu