En política nada es gratis

En política nada es gratis

LA DECLARACIÓN del diputado José Ángel Rochín López, el hombre de los cuatro acentos, señalando que su dirigente estatal del partido Morena, Alfonso Durazo Montaño, le pidió que votara a favor de la deuda aprobada en diciembre por cinco mil millones de pesos, sin duda encierra algo más.

Por cierto, esa cantidad aún no llega a las arcas del Estado por las raras trabas que le han puesto en la Secretaría de Hacienda donde un día le piden la justificación del préstamo y al otro que sustente la devolución sostenida en una contabilidad gubernamental con la que tanto se ha batallado por los problemas causados por aquel software dañado en tiempos de Guillermo Padrés.

El hecho es que se ha batallado y en conclusión, este gobierno se ha sostenido gracias a sus ingresos y a su política hacendaria, pero a costa del no pago a proveedores, las medidas reestrictivas y demás estrategias de ahorro y gasto plenamente justificado…ah y por supuesto a la venia del señor presidente Peña Nieto, que si no, el huracán Javier nos quedaría chico por el lagrimal que traeríamos todos.

Por cierto, supe que llegarían esos recursos en los siguientes treinta días y por supuesto, deben ejercerse de inmediato pues ya están encima, además del informe de gobierno, la maquila de los presupuestos de ingresos y egresos del 2017 que a más tardar deben entregarse al Congreso del Estado antes del quince de noviembre a más tardar para que pueda discutirse con el tiempo debido y no dar pie al fast track de mediados de diciembre pues cuando ha sido así, siempre sale parchado y mal hecho pues lo que hace gobierno es incrementarle un 30% a todas las partidas y descobija programas vitales.

Pero regresemos con el affaire entre el diputado de Morena y de Alfonso Durazo.

Alega el legislador que Alfonso le puso una trampa y que el despido de Morena a través de la Comisión Nacional de Honestidad de Justicia tiene su origen en una rencilla personal entre ambos que la menciona Rochín al señalar que su dirigente estatal le pidió la bola cuando fue electo diputado plurinominal y no lo hizo.

En su boletín informativo, el diputado añadió que le pidieron no asumir la diputación, petición que, ante el hartazgo, decidió conceder. Sin embargo, después de reunirse con diversos militantes, recapacitó y tomó protesta del cargo, sin prever que Durazo Montaño tomaría esto como una afrenta personal.

Y dijo textualmente:

“Me dijo textualmente ‘Dale para adelante con la reestructuración de la deuda’ y acepté bajo la condición de que el refinanciamiento fuera acompañado por medidas de austeridad, por lo que me sorprendió leer al día siguiente sus declaraciones en mi contra por mi voto a favor. Tardé en asimilar que todo había sido una trampa de mi Presidente estatal”.

Aclaró que no caerá en la trampa de Alfonso Durazo de asumirse como diputado local independiente, sino que hasta que no resuelva el Tribunal Electoral, seguirá ostentando la representación parlamentaria de Morena en el Congreso del estado.

Hasta aquí lo que ya sabemos. Pero, vamos a añadir algunos ingredientes extras para entender ambas posiciones. Siempre he dicho que en política nada es gratis y que cuando los problemas salen a relucir tienen dos orígenes muy bien trazados: o es por problemas de faldas, que lo veo remoto aunque no imposible, o por ejercicio del poder que a su vez se divide en tres apartados interesantes:

a).- Dinero. (Que por lo general son sumas cuantiosas).

b).- Poder. (Interno en cuanto a la organización o externo).

c).- Reconocimiento. (Donde se entremezclan celos, envidia, rencor, venganza, coraje, decepción, ingratitud, reproches).

Vamos a pensar mal.

Si es por dinero, una pizcacha de esos cinco mil mdp no caen mal a nadie, sobre todo ahora que ya casi entran a las arcas estatales. Si es el aspecto de poder, pues la dirigencia estatal permitirá la búsqueda de una diputación federal plurinominal donde ambos personajes son puntales en ello. Y si es búsqueda de reconocimiento, pues algo se saben los dos porque es sumamente sospechoso que se presente esta situación a unos días de que pide tierras sonorenses el dueño de Moreno, AMLO.

Si metemos esto a la licuadora pues es fácil sacar conclusiones.

Vamos a pensar bien.

En cuanto a dinero, pues no creo que sea el origen del pleito de Alfonso Durazo pues es millonario, (dos terrenos que entre ambos suman poco más de dos mil 600 metros y una casa en un lote de 600 mc en La Jolla y diversas propiedades más es una muestra de ello), aunque claro, dicen que el que más tiene más quiere. Y el diputado considerando que viene de clase pobre, pues la política como servicio es su constante.

Y lo peor es que, como dice el dicho, político pobre, por eso en buen plan desecharíamos la búsqueda de poder por parte del diputado. Y en cuanto a reconocimiento, Alfonso Durazo tampoco lo necesita, posiblemente el diputado un poquito.

Usted estimado lector, saque sus conclusiones.

Un hecho claro es que en política, repito, nada es gratuito y todo se sabe. Así es que compre sus palomitas y espere paciente para ver como emerge la verdad que tarde o temprano la conoceremos.

ANTES DE FINALIZAR la columna poco a poco se ha detenido el asunto del fuero en el Congreso del Estado, como que hay otras prioridades, pero independiente, es un tema que deberá estudiarse, analizarse a fondo antes de caer en la corriente de las iniciativas de moda en otros estado.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

Comentarios

menu
menu