Empieza temporada de inhabilitaciones en Empalme

Empieza temporada de inhabilitaciones en Empalme

Primera caída

Más sonriente que cuando fue el señor de los dineros, Manuel Orduño volvió ayer al palacio municipal para hacer efectiva notificación sobre inhabilitación en servicio público por diez años. Al tesorero en tiempos de Carlos Enrique Gómez Cota lo citó la contraloría actual para informarle resolución de 2017, a partir de un proceso realizado al cien por ciento por José Luis Dumas, aunque el abajo firmante es Francisco Palacios, por irregularidades del pasado trienio. La diligencia le da la oportunidad de defensa e impugnación al contador y pone a prueba la capacidad del actual fiscal interno porque, a pesar de no ser un proceso realizado en los últimos meses, Palacios asumió la responsabilidad de una resolución dictada cuando el no llegaba a esa oficina.

El caso es que con Orduño empieza la pasarela de ex funcionarios que recibirán alguna sanción de la contraloría, desde regidores que no cumplieron con declaración patrimonial, hasta ex servidores públicos que son señalados de desfalco millonario. Con tiempos similares, en la contraloría de Guaymas deben estar trabajando sobre lo mismo las unidades investigadoras que, con jefe o sin jefe, llevan procesos que involucran a por lo menos ocho ex funcionarios que tendrían que recibir resolución en las próximas semanas.

Segunda caída

La población de derechohabientes del Isssteson en Empalme pudiera quedarse sin servicio con la intención de reducir costos en las oficinas centrales del Instituto. Son profes, sus familias, burócratas estatales y municipales, más los jubilados y pensionados los que están en riesgo por la advertencia de cierre del módulo de atención médica ubicado en el centro, donde se cree no hay pacientes que atender, cuando la realidad es que el personal ha limitado por años las consultas para diez personas, lo que para los directivos del Isssteson, son muy pocas como para justificar el gasto de oficina.

Se sabe que ya hubo acercamiento con representantes del SNTE para darles las malas nuevas y lo mismo se hará en palacio municipal y oficinas estatales, con lo que cientos de derechohabientes tendían que desplazarse hasta la clínica de Guaymas, espacio que apenas cubre necesidades del padrón local. Ante el riesgo para trabajadores y pensionados, les toca a líderes sindicales, a los jefes del palacio, unir fuerzas y gestionar la permanencia y, sobre todo, mejora del servicio médico estatal en ese pequeño módulo que, ahora resulta, sale muy caro.

Tercera caída

Hoy, la lucha frente a frente será en el Cabildo y no por los puntos del orden del día, sino porque no faltará un regidor que señale el contrato de una empresa particular para instalación de nomenclatura. En una esquina, la parte oficial establece la necesidad de promover orden urbano con la colaboración de particulares que patrocinan los señalamientos a colocarse en calles. En la otra esquina, algunos ediles cuestionan que el contrato no pasó por el pleno edilicio y que las medidas van en contra de reglamento, lo que puede corregirse.

El caso es que se espera una buena función, pero al parecer habrá ausencia de ediles porque muchos se fueron de vacaciones en esta temporada en la que se vienen sesiones fuertes como la del nuevo contralor y otros cambios en la estructura de gobierno, movimientos que se están dejando para que se pierdan con las distracciones del período de asueto.

El Tirabuzón

El palacio municipal de Empalme estrena cámaras de videovigilancia en puntos estratégicos para controlar acceso. Por seguridad, el monitoreo es constante y se busca evitar sorpresas en oficinas municipales.

La Quebradora

De igual forma, la alcaldesa Sara Valle Dessens terminó por aceptar custodia policiaca en su entorno, a pesar de su resistencia a tener escolta personal. Contra el deseo de la presidenta, el asesinato de Daniel Morales Pardini cambió perspectivas en los dos municipios y obliga a autoridades a cuidarse más y a proteger tanto a colaboradores como ciudadanos.

Comentarios

menu
menu