El festival del Mar Bermejo se hizo con tensión, pero sin violencia

El festival del Mar Bermejo se hizo con tensión, pero sin violencia

Primera caída

La violencia de las últimas semanas, la presión social, el riesgo y acecho de criminales, motivó que autoridades municipales reflexionaran sobre la celebración del tradicional festival del Mar Bermejo, hasta el grado de pensar en suspenderlo. Afortunadamente, el gobierno local decidió continuar con el programa, anunció un operativo coordinado con Marina y la respuesta de los guaymenses no se hizo esperar, al registrarse llenos totales en una parte de los eventos artísticos, lo que significa que las familias de Guaymas y su interés por apoyar actividades recreativas se impone a la agenda de violencia que parece no tener fin.

En general el saldo fue de cero incidentes graves y éxito en el cierre de la plaza, lo que obliga a autoridades municipales a pensar en multiplicar las acciones sobre arte y cultura, además de deporte, como una forma de contrarrestar hechos criminales, para avanzar hacia el camino de la paz, lo que no se ha logrado ni con fuerzas federales dispuestas en la región.

Segunda caída

Tras el éxito del festival del Mar Bermejo, en Empalme se hizo otro evento pero de carácter popular, un baile que cada año aglutina a miles de personas y este año no fue la excepción, con un resultado similar al de Guaymas, claro, un poco más de riesgo por la venta de cerveza pero, al final del baile, apenas hubo detenidos por riñas y conducción punible. El alcalde Francisco Genesta ordenó aumentar el número de policías auxiliares y realizar un operativo en la zona del evento, lo que generó que el ambiente fuera de fiesta, sin salirse del control de la autoridad.

Cierto, hubo un evento violento por la noche, pero fue en zona aparte del baile y se atendió con apoyo de las autoridades estatales y federales, sin descuidar el baile, lo que representa un logro para el municipio, aunque no se han podido evitar, ni siquiera contener los hechos violentos. El caso es que, por el resultado del baile, el gobierno local ha pedido apoyo con recursos para celebrar a lo grande el festival Hilario Sánchez, que se ha convertido en una tradición a lo largo de años. Ojalá mejore la calidad del programa porque queda claro que cuando se abren espacios para la sana recreación, las familias responden bien y la inseguridad se revierte un poco.

Tercera caída

El mes entrante, el Hospital General de Guaymas se verá sujeto a la auditoría para revalidar la acreditación del gobierno federal y, como nunca, se sabe le batallarán para salir adelante. El doctor Benítez poco va al nosocomio y como director, esa ausencia generó desorden en todas las áreas, desde atención hospitalaria, urgencias y ni qué decir de lo administrativo. Falta personal, equipo, medicamento, no están cubiertas todas las plazas y eso es factor para que se pierda la acreditación como estuvo a punto de pasar el año anterior.

Aun así, de la Secretaría de Salud no toman medidas en el área de dirección porque el personal siempre sale adelante, a pesar de las carencias, solo que en esta ocasión, sí deben ponerle atención porque el déficit es mucho y los trabajadores no pueden hacer milagros, se ocupa un buen director que tome las riendas del hospital siempre y no únicamente unas horas a la semana.

El Tirabuzón

El regidor Rafael Cacheux fue citado para declarar en la contraloría de Empalme, hoy por la mañana. Aunque no sabe exactamente por qué, se presume que la diligencia está relacionada con un viaje a Guadalajara que no estaba presupuestado y generó gastos.

La Quebradora

En la próxima sesión de Cabildo en Empalme, se estima pudiera aprobarse el convenio para que la región Guaymas y el municipio rielero se consoliden como zona conurbada para acceder a recursos del fondo metropolitano. En el caso de Guaymas, el Cabildo ya hizo lo propio en la sesión pasada y solo se espera agotar ese trámite para empezar a impulsar obras de beneficios para ambas localidades.

Comentarios

menu
menu