El día en el que Cabildo perdió la clase

El día en el que Cabildo perdió la clase

Primera caída

Para rebasar límites de orden, respeto y civilidad, regidores del bloque afín a la alcaldesa Sara Valle Dessens protagonizaron penosa escena en la sesión de Cabildo, al arremeter contra detractores con puro golpe bajo, ni un argumento válido. Juana Montes, Ángeles Serna y Antonio Pintor demostraron su bajo nivel de lucha al subirse al ring solo para insultar al grupo que cada sesión protesta por temas diversos y que fueron victimizados por la embestida de los ediles que gritaron, vociferaron y denostaron, hasta hubo amenaza de retirar a manifestantes con la fuerza pública.

Los protestantes guardaron la compostura, porque sabían que los ataques eran acto de provocación para forzar su salida, pero aguantaron en silencio, lo que provocó tremendo ridículo de regidores en su papel de rudos. Cierto, el grupo opositor a Sara ha dicho y hecho cosas peores, que en su momento se cuestionaron, pero abusar del poder para insultar a quien en el momento no se puede defender es un acto cobarde, que los regidores intentaron corregir después en una conferencia de prensa donde dijeron su verdad sobre las anuencias. Pero ya era demasiado tarde, porque en la sesión sacaron el cobre y en lugar de verse como luchadores triple A, quedaron como rijosos de barrio.

Segunda caída

Más tardó en firmarse el grupo de sobrevigilancia en la zona oriente que en meterse en líos. Ayer, familiares de dos jóvenes denunciaron a los agentes de ese grupo especial por una detención poco clara, que generó denuncias penales y en asuntos internos. El señalamiento es algo que ya se había vivido en la anterior administración y terminó en tragedia, por eso en esta ocasión, los familiares de los jóvenes que desapareciendo después de una supuesta detención, fueron atendidos directamente por el regidor presidente de la comisión de seguridad y la secretaria del Ayuntamiento.

La denuncia se va a investigar en las instancias que corresponde, toca a la alcaldesa evaluar la eficacia de la estrategia de sobrevigilancia en la zona oriente, escuchar las peticiones de cambios de algunos agentes y procurar ser cauta en una zona donde solamente puede intervenir con éxito la milicia. La corporación de Guaymas ha tenido múltiples problemas, ataques, por lo que debe ser firme el esfuerzo por cerrar filas y procurar trabajo incuestionable por la seguridad.

Tercera caída

El que se llevó la sesión, aparte de los ediles groseros, es el regidor Iván Rodríguez que, breve y conciso, exhibió irregularidades en la cobradera de los retenes, al comparar números de tránsito con los del juzgado calificador.

Según el edil, tránsito detiene a cien y el juzgado registra cobros de unos 20 nomás, con una diferencia de 80 que nadie sabe dónde queda, por eso el regidor levantó los puños para pedir informes detallado, con la guardia puesta sobre la coordinación de jueces calificadores. Por lo pronto, la comisión de seguridad se prepara para volver a requerir al coordinador de jueces Antonio Pérez para preguntarle por los carros fantasma y las cuentas mochas.

El Tirabuzón

Empalme vive crisis de violencia con seis agresiones armadas en menos de tres días, justo cuando el operativo Tetabiate de la secretaría de seguridad pública está dispuesto en el municipio. De los hechos, no ha dicho nada el alcalde Francisco Genesta aunque se sabe que desde el martes le exigió trabajo al comisario Emanuel Noriega.

La Quebradora

La próxima semana, autoridades hacendarias tendrán reunión con alcaldesa y comisario Silvestre Armenta para acordar tiempos y formas del operativo de revisión vehicular para Guaymas. Como en la capital, van por carros chocolate de alta gama y con reporte de robo, solamente.

Comentarios

menu
menu