Dolores del Río contra los comunicadores

Dolores del Río contra los comunicadores

Armando Vásquez Alegría

EL PASADO 21 de noviembre, en la reunión de la primera y segunda comisión de Hacienda, María Dolores del Río habló de una iniciativa con proyecto de Ley de Austeridad y Ahorro del Estado de Sonora y sus Municipios y exigió su implementación. Aquí se puede ver esa reunión: https://www.youtube.com/watch?v=M9DpLtn1Nx4 y exigió que se tratara su propuesta. Se le puede escuchar  entre el 28 y 30 minutos.
La iniciativa de ley, que ya leí, se localiza a su vez en este link: http://www.congresoson.gob.mx/Servicios/Gaceta?id=998
En el capítulo tercero relacionado con los gastos en servicios generales, en materiales y suministros y de las adquisiciones, artículo 13, establece:
“Los gastos en publicidad y comunicación de los sujetos obligados, por concepto de tiempos en radio y televisión, pautas en Internet y redes sociales, así como los espacios en prensa escrita y cualquier otra erogación equivalente, no podrán rebasar el cero punto dos por ciento de su presupuesto autorizado para el ejercicio fiscal correspondiente, con excepción de la difusión en materia de programas de protección civil, salud y seguridad pública.
En el caso del Poder Ejecutivo del Estado el porcentaje señalado en el párrafo anterior se aplicará al conjunto de la Administración Pública Centralizada”.
Claro, hay otros puntos más abajo en los cuales menciona otro tipo de ahorros que pueden implementarse y están pormenorizados.
El cuerpo de esa iniciativa de ley que versa sobre los ahorros de costos, cuyas herramientas para lograr ese objetivo, ya están contempladas en su mayoría en los procesos propios de gobierno, pero me llamó la atención el hecho puntilloso de que siendo comunicóloga quiera reducir ampliamente ese tipo de apoyos presupuestales a los medios de comunicación que de alguna manera sirve de ingreso a un gran número de empresas editoriales grandes, medianas y chicas lo cual se refleja en miles de familias en el Estado.
Lo que nunca dice Lola en su iniciativa de ley de manera clara, tajante y contundente, es que los diputados a su vez ingresen a esa dinámica que propone, tan es así que no expresa puntualmente en su iniciativa, como lo hizo con Comunicación y otros rubros, en ninguna de sus aseveraciones señala que quienes están como diputados en el Congreso del Estado dejen de percibir las grandes sumas de dinero que reciben.
En su próxima quincena recibirán 250 mil pesos, entre el bono, quincena y otros apoyos establecidos en la ley, de tal manera que es muy fácil fustigar los posibles ingresos a la prensa y no los suyos. No ve la viga en su ojo, pues.
Pero analicemos un poco más su propuesta.
De entrada, ¿cómo justifica ese 0.2 por ciento del presupuesto a lo que es el ramo de comunicación?
Debe saber la diputada que desde el momento en que interpone una cifra, tiene que justificarla y presentar la base de cálculo para definir el por qué ese porcentaje en específico. Nunca viene en su iniciativa esa proyección. No está justificada, pues. Pudo haber sido más, o bien, menos, pero no lo dice su propuesta.
Luego, cuando Lola es incisiva en el aspecto de presupuestación, olvida la trascendencia social que tiene el gobierno al manejar de manera oficial y comunicacional todos los programas, actividades y proyectos que a su vez conformarán una cultura que, quiérase o no, impacta en el devenir propio del ciudadano.
Quiero pensar que la propuesta de Lola se escuda en el hecho de que busca  limitar que el gobierno copte con sus contratos de servicios la idea de sujeción de las líneas editoriales de los medios de comunicación, es decir, tenerlos de su lado para que no critiquen negativamente el trabajo del gobernante en turno desde un punto de vista político para que gane elecciones en base al arrastre de una percepción positiva generada ante la población, pero esta hipótesis se cae por el simple hecho de que la gente, en el caso de Sonora, ganó Morena, entonces su idea se cae por sí sola.
Lo que no entiende Lola es un concepto que se llama: promoción de la participación ciudadana, de allí la necesidad de la difusión de las obras de gobierno que debe ser visible pues conlleva cumplir con un objetivo social de la culturización del pueblo que, por ejemplo, hace cientos de años, en la era del absolutismo, para difundir, educar y culturizar a la sociedad los gobiernos lo hacían a través de estatuas y monumentos.
Llegando a tiempos actual, los medios de comunicación son una herramienta que requiere el gobierno para, insisto, fomentar la participación ciudadana. El hecho es que las redes sociales a las que tanta importancia se le dan, no sirven para este objetivo por el hecho de que no hay un ser humano detrás del mensaje responsable, físico y visible que sea corresponsable de lo que difunde. No lo hay.
Estamos hablando de la necesidad de la generación de confianza entre gobierno y ciudadano para que la armonización permita un desarrollo estructurado entre ambos factores y el requerimiento de medios, por eso se llaman medios, de comunicación para difundir obras a las cuales la ciudadanía se puede oponer… y si no las conocen, pues nunca van a tener la oportunidad de establecer criterios propios de acuerdo o desacuerdo ¿Habrá visto esto Lola del Río?… no creo.
EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.
Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.
Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden

Comentarios

menu
menu