Despertó el tigre… religioso

Despertó el tigre… religioso

Armando Vásquez Alegría

 

ME LLAMÓ LA atención el punto número nueve del Mensaje al Pueblo de Dios de los Obispos en México conforme a lo surgido en Cuautitlán Izcalli, Edo. De México el pasado 14 de noviembre por parte de la 108 asamblea de parte de todos los obispos del país allí reunidos y que dice:

“Que el beato Anacleto González Flores, patrono de los laicos, nos impulse a orar por el país y a trabajar por la paz. Que Santa María de Guadalupe, Madre del verdadero Dios por quien se vive, con su ternura materna, nos enseñe a caminar hacia la unidad, como pueblo mexicano”. https://bit.ly/2DGJxLj

Anacleto González Flores, para quienes no sepan quien fue dicho personaje, fue un mártir cristero que fue torturado, ahí sí, por predicar su religión católica. Si le interesa su biografía la puede leer aquí https://bit.ly/2DH5ZE4

Fue declarado este año como beato y patrono de los laicos, es decir, usted y yo que no pertenecemos a la estructura clerical. Según Wiki, nació un 13 de julio de 1888 en Tepatitlán, Jalisco y lo mataron un primero de abril de 1927. Fue beatificado en 2005.

Los otros ocho puntos del manifestó surgido  de la asamblea de obispos, tratan diferentes puntos  lo que llamaron el Proyecto Global de Pastoral 2031-33 https://n9.cl/r4asp cuyo vórtice gira alrededor de la Virgen de Guadalupe me imagino que fue así para que no se vayan a apoderar de la imagen de la morena.

Buscarán pues un mejor futuro centrados en la paz, en el bienestar de la familia en todos los órdenes así como en la vida humana.

Critican la escalada de violencia, de pobreza cada vez mayor, el fortalecimiento de los valores, la revalorización de las fuerzas del orden, el oponerse a la manipulación social, política y religiosa, criticando que  “los sistemas económicos, sociales y políticos que han tiranizado la libertad de la persona y de los organismos sociales no han sido capaces de asegurar la justicia que prometían” (Charitas in Veritate, 34).

Y haciendo un llamado a los católicos a sanear la vida social. No hay paz sin verdadero desarrollo y sin justicia. El mensaje del Evangelio es de verdadera libertad, fraternidad, solidaridad y reconciliación. ¡No dejemos que el mal venza! ¡Venzamos el mal a fuerza de bien! ¡Trabajemos todos juntos y organizados por la paz y la vida!

Sin embargo la Iglesia Católica, sin hacer el llamado despertó al tigre religioso.

De entrada, el próximo doce de diciembre, cuando se celebra la Guadalupana, hasta donde sé, se espera el doble de visitantes, de dos millones tradicionales a cuatro y pico.

Aquello será un maremágnum impresionante pues se unirán los jalisquillos que celebran a la Virgen de Zapopan el 18 de diciembre –y que junta a un millón 800 mil creyentes como mínimo–, los de Guanajuato, así como los de Michoacán y sus alrededores que en conjunto son millares de seguidores y ahora con el asunto de Anacleto González Flores y el llamado de la iglesia a buscar la consideración católica ante los devenires que están ocurriendo, pues aquello será un mar de gente.

De alguna manera los católicos se sienten dolidos ante los ataques contra la familia y ello amerita que, ojalá no haya muertitos en dicha celebración pues hay enojo y con seguridad no permitirán que los llamados anarquistas o aquellos que se dicen afectados en sus intereses, se pongan a rayar templos o a manejar movimientos feministas alegando que la Virgen tenía derecho a disentir de su posición porque va a arder troya.

Nadie conoce bien a un católico enojado en muchedumbre y más vale que ni le rasquen al tigre pues conocido es que el movimiento cristero nació de un coraje y de una necesidad de defensa, algo que en mundo solamente han vivido y viven los irlandeses.

En ningún país de América Latina, de Europa o cualquier otro continente ha surgido una lucha armada de tal magnitud más que en México, donde la autoridad federal pretendió acabar con la celebración de las misas e imposición de sacramentos y se llegó al enfrentamiento bélico.

Es cierto que en los países de índole comunistoide se acabó con la religión católica considerada enemiga del pueblo, pero las estrategias surgidas se fueron a lo subterráneo como ocurrió en Polonia donde Lech Walesa y el posterior Papa Carol Wojtyla acabaron con esa tiranía. Ni hablemos de la caída del muro de Berlín en 1988 que vino a configurar el mapa mundial.

O bien, lo que acaba de ocurrir con el Papa Pancho quien logró doblegar en Argentina la aprobación del aborto, aunque hoy el nuevo presidente pretende implantarlo pero ya hay un movimiento interno en dicho país que busca, así sea por la violencia, evitarlo. Y vaya que los argentinos son bravos, pero los mexicanos no se quedan, ni se quedarán, atrás.

Hay una inercia que va más allá de cuestiones ideológicas políticas y que requerirá más que el cambio de leyes atentatorias contra el modelo de familia que conocemos, que la 4T no ha dimensionado y que no quiere creer que exista, como es el ataque al catolicismo. Ahí si, van a chocar con pared. Y el choque será duro. Es cosa de esperar unos días.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Comentarios

menu
menu