Desatada violencia en Guaymas

Desatada violencia en Guaymas

Primera caída

A pesar de la instalación de mesas de trabajo de la coordinación estatal por la paz y la seguridad, Guaymas vivió violenta jornada desde el fin de semana. El domingo, el reporte de balacera en Villas de Miramar fue desestimado por la policía, también negaron las detonaciones de arma de fuego reportadas en Misión del Sol, la mañana del lunes, pero horas después ya no se pudo ocultar la desaparición forzada de al menos tres personas en diferentes puntos de la ciudad, que movilizó a corporaciones policiacas.

Los hechos demuestran que la verdadera lucha del gobierno federal y los locales es contra la delincuencia. Cierto que con Andrés Manuel López Obrador en el poder, se nota más coordinación entre gobiernos, con reuniones diarias de representantes de la Semar, PF, Protección Civil, Amic, Fiscalía, Policía Municipal y que las corporaciones federales tienen la consigna de dar resultados, lo que no ocurrirá de un día para otro, pero además de continuar con el control de distribución de combustible y el combate a los huachicoleros, la autoridad debe regresar a las calles para recuperar la tranquilidad perdida.

Segunda caída

Santiago Luna tiene muchas cuentas que rendir en cuanto a aplicación de recursos porque en servicios y en seguridad no ha cumplido. Los contribuyentes de Guaymas hicieron su parte este mes, con pago de prediales para registrar recaudación récord aun así, en áreas como Servicios Públicos todo es austeridad. Es incomprensible que con cajas de ingresos abarrotadas, largas filas para pagar, retenes cobrando, en la Dirección de Servicios Públicos trabajen por donaciones de gente que aporta lámparas porque las requisiciones de material se atoran en la Tesorería donde no autorizan compras ni de focos para abatir rezago, heredado sí, pero con un presupuesto nuevo que debe ejercerse de acuerdo a la necesidad.

Este mes, a Santiago se le acabaron los argumentos, no puede decir que no hay dinero porque en recaudación el Ayuntamiento está bien. Tampoco puede decir que hay otras prioridades porque no ha pagado aguinaldos completos, tampoco ha otorgado combustible suficiente para vehículos de seguridad, refacciones y gastos que no pueden esperar. Y como la alcaldesa no pide cuentas al cuñado, funcionarios siguen con las mismas necesidades, resolviendo rezago con donaciones de civiles. La pregunta es a dónde se va el recurso que ha aportado la ciudadanía? La respuesta la debe tener el tesorero.

Tercera caída

Y la última de la Tesorería es el emplazamiento a titulares de dependencias para municipales para ser autosuficientes en tres meses. La consigna es positiva, en áreas como DIF con acceso a donaciones, el Instituto de Festividades porque pueden organizar eventos y salen muy caros para un Ayuntamiento en crisis. Pero hay otras dependencias como el Instituto Municipal de Cultura y Arte, el Instituto Indigenista, el de Pesca, que no son recaudadoras y que si bien pueden buscar fondos federales para programas específicos, van a depender de la Tesorería para el gasto corriente.

El plazo fue muy claro y contundente, tanto que en el IMCA están pensando en vender agua y otros productos para cumplir con la meta, cuando se sabe que esa área promueve la cultura y arte en la comunidad y que las cuotas en talleres son simbólicas. Todo por seguir una estrategia voraz de captación que no va a funcionar. Paradójicamente, los sueldos de funcionarios parientes y cercanos, se dispararon este año.

El Tirabuzón

Y de plano Santiago se resiste a bajarse del ring y en la función de este año 2019, amenaza con ser el gran protagonista rudo y cómo no, si se ha propuesto sacar dinero donde no lo hay. Otro caso es la Biblioteca José María Morelos y Pavón, cuya sede es el edificio contiguo a la Dirección de Ingresos. La Tesorería proyecta moverla a la oficina del Unepavif o, incluso en aquella Casa Hogar de Otto Claussen, ambos locales en lo más escondido del norte de la ciudad, atrás de la comandancia.

No solo eso, en el escritorio de la Sub tesorería obra la propuesta para cerrar tres bibliotecas en el valle, para liquidar a personal con más de 27 años de servicio. Todo eso se valora para ahorrar, pero no se asemeja al plan de austeridad impulsado por Andrés Manuel López Obrador y Morena, al contrario. En lo que se decide si concretan tal ocurrencia, ya el regidor José Luis Portillo Liera se pronunció en contra de los proyectos en contra de la educación. Total que Luna no da una.

La Quebradora

Todo parece indicar que el desistimiento del juicio de Bansi debe pasar por Cabildo y así será. El problema ahora es que cuando eso ocurra, el regidor Lorenzo de Cima y otros presentarán amparo que frenará la decisión que dedicaría en financiamiento para pagar aguinaldos. Un yerro más de los genios de finanzas.

La Hurracarrana

Abraham Larios Velázquez rindió protesta como titular de la API pero no dará la Cara hasta el viernes. El funcionario federal primero revisará lo que hay y lo que falta para rendir informe público, al cierre de la semana, cuando recibirá a medios.

Comentarios

menu
menu