Desalinizadora, urge

Desalinizadora, urge

Primera caída

Siempre se dijo, el proyecto de la desalinizadora es urgente para la región pero tendrá que estar acompañado de fuerte inversión en infraestructura hidrosanitaria en los municipios beneficiados para que el volumen en verdad se refleje en mejor servicio. Eso se ha comprobado este verano, con constantes fallas en líneas de conducción, colapso de pozos, válvulas poco funcionales y múltiples problemas de abasto que afectan el suministro de por si racionado en Guaymas. El personal de la CEA ha hecho lo que ha podido con lo que ha tenido pero ya la situación se vuelve insostenible si todo el equipo ha cumplido su vida útil y se requiere de millones de pesos para más o menos rehabilitar las principales líneas.

Tan solo esta semana, se dispararon los reportes en el 073 y 072, de falta de agua en el sur, centro y oriente. Por ser tema de presupuesto, bien haría la CEA Sonora en presentar un planteamiento realista ante legisladores para corregir fallas y prepararse para el aumento de niveles que se registrarán en mayo de 2020, con el inicio de operaciones de la desalinizadora. Mientras buscan de dónde hacerse de recursos, esta semana se tiene previsto atender algunos sectores con pipas para responder a la demanda que aumenta en el duro verano.

Segunda caída

En lo que se decide formalizar nombramiento de Luis Lugo Durón o, de plano, subir a otro más valiente al ring, el subdirector de seguridad pública, Porfirio Ortega busca acomodo para cuando se venga la renovación de mandos. Al ex comandante operativo le urge dejar la silla de jefe para ocupar un puesto más tranquilo por eso ha pedido integrarse a la coordinación de programas preventivos, donde está vacante el espacio dejado por Pascual Valdivia, quien se retiró por Isssteson en fecha reciente.

Para Ortega, la unidad es ideal porque no atiende llamados, no hace patrullaje y se dedica a promover el Dare en escuelas, algo más tranquilo que la unidad de violencia intrafamiliar, en la que estuvo cinco años. Al parecer, el subdirector no quiere saber nada de calle, el problema es que el equipo Dare ha cuidado mantenerse al margen de conflictos y tiene una agenda blanca, a pesar de la situación difícil para la corporación en general y no ven con buen ánimo la suma de Ortega, igual como pasó con José Antero Castillo Altamirano que después de ser comisario, duró un día en la unidad de violencia y consiguió que la mitad pudiera cambio, para luego incapacitarse de forma indefinida, porque esos grupos son de agentes con un perfil pacifista, que evitan enfrentamientos y de dedican a la niñez.

Ortega puede pedir un cargo de oficina como el Simba o la unidad de análisis a la que, seguramente, volverá el actual comandancia operativo Obed Medina. Total que en lo que los actuales jefes ya tienen planes de cambios, nomás no les llega relevo y se tendrán que aguantar hasta que se resuelva el complicado caso de la comisaría de seguridad pública, en la que muchos quieren estar, menos el que debe llegar.

Tercera caída

En los próximos días, la Tesorería de Guaymas abonará a la cuenta pendiente con el sindicato del Ayuntamiento, el equivalente a apoyo para educación, del saldo heredado de la anterior administración. Hasta ahora, la responsable de las finanzas, Célida Botello, ha cumplido con la programación de pagos acordada y, aunque la deuda todavía es grande, se ha reducido con la intención de estar al corriente el año entrante, lo que le permitirá al gobierno ser un patrón con más firmeza porque está muy difícil intentar negociar cuando se deben millones de pesos en prestaciones y conquistas que, exageradas o injustas, son legales de acuerdo a la relación contractual de la Comuna y el sindicato.

Lo único que no se concilia es el destino de los 42 trabajadores de nuevo registro en el SUTSAG, lo que se está dirimiendo en tribunales y así va a seguir, sin riesgo de paros y protestas, como al principio, lo que le quita un peso de encima a la alcaldesa Sara Valle Dessens porque, al menos con los sindicalizados, no tendrá broncas.

El Tirabuzón

Con poca difusión y recursos, este viernes concluye el tradicional campamento Verano en la Biblioteca Municipal, en su edición 2019. A pesar de la falta de apoyo, el personal de biblioteca y ludoteca recibieron la primer semana a poco más de 20 niños para cerrar con unos diez que hicieron buen uso de su tiempo en vacaciones.

La Quebradora

En todos los juzgados entraron también en periodo vacacional de verano, para mantener a personal de guardia para casos muy urgentes. La vida regresará al poder judicial el dos de agosto, tanto en el edificio de la nueve como el de San Germán.

Comentarios

menu
menu