Demandan democracia plena en Hong Kong

Hong Kong, Hong Kong (01 julio 2016).- Decenas de miles de residentes de Hong Kong salieron este viernes a las calles de la ciudad para una protesta anual a favor de la democracia.

Como cada año, la ciudad volvió a teñirse de rojo, entre banderas chinas y hongkonesas, a favor del Gobierno central y en contra.

El poder de convocatoria, con estimaciones de los organizadores en las 110 mil personas, resultó discreto a tenor del aforo vivido en los años anteriores.

Para algunos, el 1 julio está señalado en la onomástica hongkonesa como el aniversario de la devolución de Hong Kong a China, que hoy celebró su 19 aniversario, mientras que para otros, se trata de un día de protesta contra un Gobierno central autoritario y un Gobierno local débil que no sabe anteponer los intereses de sus ciudadanos frente a los deseos de Beijing.

Desde Victoria Park, los manifestantes marcharon en medio del calor a lo largo de una ruta por calles custodiadas por policías y terminó frente a la sede del Gobierno de la ciudad.

La protesta demandó la renuncia del impopular gobernante de Hong Kong Leung Chun-Ying y que el Gobierno chino otorgue al territorio semiautónomo democracia plena.

Sus demandas fueron escuchadas en medio de fuertes tensiones por el caso de un editor de libros que fue detenido en secreto en China.

Muchos de los manifestantes llevaron carteles que demandaban que Hong Kong se independice de China y fotografías del editor, Lam Wing-kee, cuyas revelaciones el mes pasado sobre su detención renovaron temores de que Beijing está apretando su control sobre la ciudad semiautónoma.

Lam fue uno de los cinco editores de la ciudad que desaparecieron durante meses, para aparecer más tarde en China continental, retenidos por la Policía.

Sus desapariciones desataron la preocupación internacional de que Beijing esté erosionando la considerable autonomía hongkonesa y su estado de derecho.

El librero regresó el mes pasado a Hong Kong bajo condición de proporcionar información a las autoridades chinas sobre los compradores de los libros, que tratan de los rumores acerca de la cúpula comunista china, en los que se especializa su compañía.

Sin embargo, desafió a las autoridades chinas y en cambio habló sobre su odisea cuando estuvo detenido en secreto en China continental.

Fue invitado a encabezar la marcha de este año, pero se retiró horas antes por temores sobre su seguridad, explicaron los organizadores.

Albert Ho, un abogado a favor de la democracia que asistió a Lam, dijo que el editor notó que estaba siendo seguido por personas extrañas en los últimos dos días.

“Está cada vez más preocupado por su seguridad personal así que decidió no participar”, señaló Ho, que añadió que se había informado a la Policía.

Comentó que no estaban claras las identidades de las personas que estaban siguiendo a Lam.

Comentarios

menu
menu