DEJA LIBRE A GPE AMNISTÍA PARA DELINCUENTES

DEJA LIBRE A GPE AMNISTÍA PARA DELINCUENTES

SSSSSSSS… La noticia política para Sonora quizá en lo que va del año es que antier sábado fue puesto en libertad Guillermo Padrés, para seguir los procesos que aún existen en su contra fuera de la cárcel. De  ninguna manera fue inesperada, sino todo lo contrario, pues se había venido manejando desde hacía varios meses.  Muy anunciada y manoseada la noticia de su salida, pero no por ello menos impactante por la afrenta  que significa para todos los sonorenses aquí sí “bien nacidos” que rechazaron de manera rotunda la manera de interpretar la justicia por ese circuito de jueces federales con los que la defensa de Padrés fue tejiendo poco a poco la puesta en libertad de su cliente, preso desde noviembre de 2016.

Al oficializarse la noticia, a través de sus redes sociales, la Gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano, externó su rechazo a la liberación de Guillermo Padrés. “Desde el primer día como Gobernadora expresé enérgicamente mi postura contra quienes traicionaron la confianza de los sonorenses y la sostengo. Hoy, un Juez Federal tomó una decisión con la que no estamos de acuerdo. Mi sentir siempre estará del lado de los sonorenses”.
Ella y su gobierno ya cumplieron al pretender que se hiciera justicia y se sancionara conforme a la Ley a quien traicionó la confianza de los sonorenses. Y si se torció la justicia para favorecer al ex gobernador, sólo pudo ocurrir en los altos niveles federales, rematados con el gracioso perdón para los delincuentes que ya puso en marcha Andrés Manuel López Obrador.
Pese a esto, miles y miles de sonorenses, al igual que la Mandataria, no aceptan ni entienden  –y jamás comprenderán-  cómo es posible que salga  libre alguien que tan enorme descalabro financiero le causó a Sonora durante su gestión. La única explicación es que ello se debe a esa amnistía que el nuevo Gobierno Federal habrá de otorgar a los delincuentes.
No se puede entender de otra manera porque Padrés Elías permitió el enriquecimiento escandaloso de sus colaboradores, amigos cercanos y de sus familiares, -señalados todos ellos y muchos aún bajo investigación-, acusados en instancias como la Fiscalía  Anticorrupción.
Su inmensa riqueza acumulada en sólo seis años es la evidencia más contundente de su culpabilidad, pues jamás la hubiesen logrado sólo dependiendo de su salario como funcionario púbico.
En el caso del ex mandatario, un solo botón demuestra:  Llegó a comprarse varios ranchos; pero uno de ellos podría haber sido el sueño más anhelado de cualquier ganadero de Texas, el ubicado aquí en San Pedro-El Saucito, en la zona rural de Hermosillo, valuado en cientos de millones de pesos.
Y eso no era lo más caro, sino los caballos pura sangre que allí criaba la familia Padrés Dagnino con corceles de un valor cercano al millón de dólares cada uno.
Su liberación, aunque sea un derecho constitucional  obtenerla, representa cómo son torcidas nuestras leyes para beneficiar  a los ladrones, a los criminales,   pues en ningún país el robo al erario por funcionarios está considerado como una nimiedad, como tampoco  la evasión fiscal o el lavado de dinero pecados menores.
Que Padrés salga de la cárcel aunque sea para seguir en libertad el o los procesos en su contra, constituye un agravio, un insulto a la comunidad sonorense; es la lastimosa cristalización de la tan publicitada amnistía que el nuevo Gobierno Federal anunció para los delincuentes.
Mire usted: Cada vez que se anunciaba la posible liberación de  Guillermo Padrés, se desataba una polémica en torno a si debía o no salir en virtud de que eran y son tan evidentes las pruebas en su contra, que la comunidad manifestaba de inmediato su rechazo a esa posibilidad.
Que le negaran los jueces la libertad provisional una y otra vez al ex gobernador era una especie de  voto de confianza que le daban miles y miles de sonorenses al sistema de justicia mexicano. Pero, ya no hay duda: La amnistía a los delincuentes es una realidad en Sonora y Guillermo Padrés es testimonio viviente de ello.
¿Cuándo se hubiera imaginado Guillermo Padrés en 2006, a tres años de llegar al Gobierno del Estado, y cuando aún se manejaba con un modestísimo perfil,  que sólo 9 años después iba a tener dinero suficiente para pagar fianzas de más de 100 millones de pesos y haber gastado millonadas en su defensa legal?
Pues los tuvo. Todos esos millones de pesos y muchos más, los suficientes hasta para comprar para sus amigos posiciones políticas en MORENA y asegurar su permanencia en el firmamento político de Sonora, ahora con cargos en la administración pública federal.
Políticos lopezobradoristas sonorenses  de siempre, externan su descontento por haber sido desplazados al interior mismo del Movimiento de Regeneración Nacional, para franquear el paso a la caterva de padrecistas quienes se manejan con influencia innegable en estos momentos..
Quizá por eso, al salir de la cárcel, en su primer mensaje a los sonorenses, además de agradecer a sus familiares y amigos haber estado a su lado, lanzó una advertencia muy al estilo de los que andan sobraditos de dinero –“me queda un poco de ocotillo”– e influencias, desde luego:  “¡Ya estoy libre, cabrones, agárrense hijos de la chingada!”.
Para los sonorenses, Padrés no debe estar andar libre, así que resulta intrascendente que se nos aclare que “aún no es inocente”; que se debe presentar cada quincena en el juzgado federal que le corresponda; que haya exhibido una garantía económica de más de 100 millones de pesos, que se le prohíba salir sin autorización del país y, la colocación de localizador electrónico.
La exigencia de los sonorenses, además de que el ex gobernador debe estar refundido en la cárcel, es que  a él y a los suyos les obligue la Ley a que regresen lo que se llevaron afectando con ello al ISSSTESON, a la SEC,  a la propia Secretaría de Salud, lo que se debió aplicar en carreteras estatales, en procuración de justicia y seguridad y en general en todos los renglones prioritarios.
Por eso, cuando se de una vueltecita Guillermo Padrés  por la capital de Sonora, será bueno conocer su opinión sobre el desfalco cometido por su gente al ISSSTESON, por citar tan sólo un ejemplo, tema del que hasta el Presidente Andrés Manuel López Obrador ya opinó en sentido favorable a la Gobernadora Claudia Pavlovich.
Por otro lado, es un tanto ilusorio esperar se logre que Guillermo Padrés enfrente las  acusaciones del fuero común por los delitos de privación ilegal de la libertad, abuso de autoridad y tortura, denunciado por Gisela Peraza Villa, empleada doméstica acusada por la familia Padrés Dagnino de un robo ocurrido en Casa de Gobierno en Sonora.
Esa es la nueva realidad que viviremos en Sonora y en el país.
 
SSSSSSSS… Sobre este último asunto, la propia Gisela  Peraza Villa ofrecerá este lunes a eso de las 13:00 horas una conferencia de prensa para emitir un posicionamiento en torno a la salida de la cárcel del ex gobernador Padrés,  habida cuenta de que ella teme por su seguridad  y la de su familia.
Con más razón luego de la frase de “¡Agárrense, hijos de la chingada!”.
El encuentro con medios de comunicación será en las oficinas del extinto abogado, cuyo hizo se hará cargo de la defensa de la ex ama de llaves de la Casa de Gobierno, en tiempos de Guillermo Padrés como gobernador del estado.
 
SSSSSSSS… El invitado de la Mesa Cancún d este miércoles 6 de febrero será Mario Welfo Álvarez Beltrán, Director General del Instituto Sonorense de Cultura, quien expondrá un resumen del Festival Alfonso Ortiz Tirado 2019, así como las tareas y los  retos a los que se enfrenta la cultura en Sonora en tiempos de recortes presupuestales federales.
Veremos y le contaremos.

Comentarios

menu
menu