Comunicación sin comunicadores

Comunicación sin comunicadores

Armando Vásquez Alegría

QUIENES LE ENTIENDEN a esto de la comunicación gubernamental la difuminan en dos vertientes: vertical y horizontal.
La primera es cuando surge información de un principal y se propaga por los diferentes medios de comunicación y la segunda, es aquella que se conforma entre los pares de una organización que, de contar con el funcionamiento adecuado sirve para evitar el mayor número de errores posibles, es decir, que no se contradiga lo que dice un ala, conforme a lo que establece la otra.
Aquí le está fallando al nuevo gabinete pues mientras un Alfonso Durazo establece prudencia, en la Cámara de Diputados, sus similares de Morena en el caso de Sonora, hablan de intervención de la fuerza federal en el Estado violentando cualquier tipo de autonomía. Federalizan las cosas a su manera.
Ahora bien y con el asunto de la votación sobre el nuevo aeropuerto, por un lado señalan que los mil 500 millones de pesos del costo saldrá de las aportaciones de los legisladores federales, quienes, en voz de Porfirio Muñoz Ledo y otros más, negaron esta afirmación.
De hecho se han dejado abiertas algunas dudas en torno a este ejercicio realizado por un particular, pues luego del primero de diciembre serán autoridad, de tal forma que el resultado jurídicamente no tiene sustento razón por la cual si quieren evitar la construcción del nuevo aeropuerto, el nuevo gobierno federal enfrentará demandas por el orden de los ciento diez mil mdp siendo que lo que requieren son 80 mmdp. Les saldrá pues más caro el caldo que las albóndigas.
Ahora bien, este tipo de señalamientos, así como la calificación del PAN que tachó de payasada esta consulta, no han sido respondidos por quienes llevan a cabo esta acción, es decir, les falla la comunicación vertical.
No es un secreto que el nuevo orden que se piensa imponer conlleva una fuerte dosis de control hacia todos los medios de comunicación y periodistas empezando por el hecho de cerrar la llave a todos aquellos considerados ajenos al nuevo proyecto político. Lo mismo que ocurrió en todos aquellos países socialistoides.
Pero hay una diferencia: no tenían a un lado a Estados Unidos y tampoco contaban con la fortaleza propia que dan los empresarios pro derecha que son la mayoría en México y por supuesto es muy difícil pensar en una persecución religiosa como ocurrió en los primeros países socialistas con sus famosas purgas y claro está, hay unas Fuerzas Armadas institucionales al país por más que digan que serán disciplinadas a AMLO.
Pero regresemos al tema de la comunicación. Para los nuevos gobernantes la atención a medios informativos no es una prioridad, de hecho, ni son necesarios. Total, se tiene a las redes sociales que son más económicas y fáciles de manipular.
Este pensamiento que pulula en estos gobernantes conlleva a que solicitarán las renuncias de todos los comunicadores de las distintas áreas de gobierno empezando por el federal. En el caso de Sonora existen 45 dependencias y a estas alturas ya deben o están por renunciar pues son plazas de confianza. Aunque claro está, van a solicitar el finiquito conforme a la ley, pero de que se van a quedar sin chamba…
¿Qué va a hacer tanto colega que vive de esto si no cuenta con empresa propia que le sostenga?… no sé. Y mire usted, ahí donde nos ve como comunicadores, la verdad es que la desunión campea en este gremio. Es la verdad.
Por otra parte, en los ayuntamientos se observará un recorte presupuestal en este rubro justificando su actuar por aquello de los ahorros propios que solicita André Manué. Eso sí, dejarán aquellos medios que, insisto, jalaron bien en su momento o bien, que consideren las autoridades como necesarios, tal y como lo hizo en su momento Javier Gándara que se quedó con unos dos o tres y al resto nos dio cran.
Pero hay un Dios y hubo la oportunidad de decírselo a Javier de frente cuando su barco se hundía con Padrés como piloto y debe de haber entendido que el funcionario pasa, pero el periodista se queda. Lo disfruté, sin duda.
Ahora con Célida López tengo reportes de que personalmente está decidiendo qué medio de comunicación se verá cobijado por el presupuesto municipal y cual no. Es lo normal. Lo que me llama la atención es que en el evento que tuvo este martes con la gobernadora, no emitió boletín informativo.
No se me hace tan raro toda vez que no han caído a mi bandeja de Hotmail correos del Ayuntamiento. Me llegan más de otros municipios y eso que se supone que estoy en la lista de medios a quienes hacen llegar la información y como no es así me indica que hay un problema en el área de comunicación que no se ha solucionado pues ya pasó un mes desde que entró Célida y su equipo en funciones. A ver más adelante.
EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.
Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.
Facebook: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden
Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Comentarios

menu
menu