Colisión deja 25 muertos en Italia

BARI, Italia.- Al menos 25 personas murieron y decenas resultaron heridas ayer cuando dos trenes de pasajeros chocaron de frente en elsur de Italia.

Tres vagones quedaron destrozados por la fuerza del impacto, después de que los trenes colisionaron mientras transitaban por el mismo tramo de vía entre las pequeñas localidades de Corato y Andria, región suroriental de Puglia.

Tras una frenética operación de rescate la cifra de muertos aumentó a 25, aunque las autoridades advirtieron que podría subir esa cantidad, ya que algunos de los 50 heridos estaban graves y pidieron donadores de sangre a los hospitales locales.

Las imágenes del desastre, difundidas por los medios locales, dan muestra de su magnitud con las dos locomotoras devastadas y los campos de olivos, que rodean ambos lados de las vías, cubiertos por pedazos de la carrocería y cristales.

Las labores de búsqueda se prolongarán durante toda la noche y en el lugar del desastre se instaló una grúa de grandes dimensiones para poder mover los trenes, incrustados entre sí.

No se informó de inmediato sobre las posibles causas del choque, uno de los peores desastres ferroviarios que sufre Italia en los últimos años, pero el gobierno prometió una completa investigación.

“Lágrimas y dolor por las víctimas y sus familias, pero también mucha indignación. Exigimos claridad sobre lo que ocurrió esta mañana (ayer) en Puglia”, dijo el primer ministro Matteo Renzi en su cuenta de Twitter antes de viajar a la región para reunirse con rescatistas y políticos locales.

“Seguiremos junto a la gente de Puglia en este momento de gran dolor y desesperación”, aseguró Renzi, añadiendo que el ministro de Transporte, Graziano Delrio, informará al Parlamento sobre el accidente.

Los dos trenes tenían cuatro vagones y algunos quedaron totalmente destrozados, mientras que las locomotoras parecían haberse pulverizado.

La cadena Sky Italia TV dijo que uno de los choferes murió y que no se sabía nada aún del otro conductor.

Al lugar de los hechos se desplazaron rápidamente los bomberos, ambulancias, agentes de policía y de la Cruz Roja para proceder al rescate de los subrevivientes.

Entre ellos estaba un niño de seis años que había quedado atrapado entre las láminas de metal de los trenes y que, tras ser tranquilizado, fue trasladado en helicóptero al hospital para ser atendido de sus heridas, informaron los medios.

La línea era usada especialmente por familias, estudiantes y trabajadores cuyos familiares acudieron al lugar de los hechos para comprobar el estado de sus parientes y amigos.

 

Comentarios

menu
menu