Célida, en otro brete

Célida, en otro brete

Armando Vásquez Alegría

CURIOSAMENTE Y LLAMA la atención que haya sido el PRD y no Morena el que haya metido solicitud de juicio político contra Maloro Acosta. Célida López, quiero pensar que se vio lenta o bien el día a día, en buen plan, no le permitió esta acción. Aunque claro, hay otros aspectos como el hecho de que tal vez no hayan encontrado en su contra las pruebas fehacientes que permitan establecer un parámetro legal para remitir la denuncia ante las autoridades respectivas.
De hecho, el mismo Miguel Ángel Armenta, titular del PRD en Sonora y quien solicitó el juicio político, también mostró extrañeza. Eso sí, justificó su actuar en tiempo y forma de tal manera que se apoyó en un informe de la Auditoria Superior de la Federación con fecha del 18 de octubre y ante mi duda de si únicamente los funcionarios eran factibles de tal acción, me mostró el apartado de la ley que establece que un año después de salir de sus funciones puede el funcionario ser copartícipe de este tipo de juicio y Maloro renunció en enero.
Pero Célida no se a hecho nada y tampoco se ha apoyado en ese documento para interponer denuncias, cosa rara.
El hecho es que el pasado 8 de noviembre se solicitó a la Cámara de Diputados esta acción y en fast track lo pasó a la Comisión de Puntos Constitucionales para su análisis y posterior decisión.
La pena en caso dado es la inhabilitación para ejercer un cargo que bien puede ir desde un año hasta 20. Dependiendo de circunstancias en tiempo y forma, como dicen los abogados.
Sin embargo, para que el asunto de juicio político pueda ser factible, se requiere la defensa en este caso de Maloro que puede ser por dos vías. Un escrutinio riguroso al manejo de sus finanzas por un lado,  para lo cual se requerirá que Célida López haya hecho su chamba anti malorista adecuadamente y no nada más con conjeturas o lo que ella crea, sino con pruebas, y por el otro,  se tienen que analizar todas las observaciones tanto federales como de los órganos fiscales estatales, en este caso el ISAF.
El detalle es que si el ISAF señaló poquito Antes, el tres de octubre del 2018 que no había observaciones que perseguir pues estaban todas solventadas por parte del ayuntamiento de Hermosillo, pues por fechas se puede observar una cierta discrepancia. Sin embargo, las cuentas públicas fueron observadas y Maloro salió  bien librado, de tal manera que los diputados deberán analizar uno y otro caso. Eso habla de buen tiempo, meses, para resolver la situación de juicio político de Maloro.
Acá entre nos, e insisto, lo mejor que le pudo haber pasado al ex alcalde es la presentación de esta acción para ya dejar en claro su situación pues lo más fácil para Célida es echarle la culpa de todas sus ineptitudes o bien, su falta de soluciones a todas las problemáticas que enfrenta el ayuntamiento capitalino.
Célida ha hablado de malos manejos, una y otra vez, pero no ha podido comprobarlo. Le llegó la hora de que lo pruebe toda vez que por ejemplo al mencionar de un déficit de 800 millones de pesos, la respuesta a su decir fue que tal adeudo viene de administraciones atrás y se ha estado manejando con una ingeniería financiera adecuada.
De hecho el tema de la administración de Maloro en el caso de la cuenta pública de 2017 el mismo auditor mayor del ISAF dijo en entrevista con Luis Alberto Medina que de más de 480 millones de pesos de obra pública solo se observaron 2 millones de pesos y quedó sin solventar como uno, es decir, menos del 0.004%… así que finalmente no hay mucho que buscarle, la quiebra financiera vino desde López Caballero, pero claro entre padrecistas no se van a tocar a como la veo.
Pero no solamente eso, la cuenta pública fue solventada y es pública. Eso sí, Maloro debe defenderse y ya, dejar en claro su actuación y regresar a Hermosillo a defenderse y contestar golpe con golpe. Es sano, es necesario para él y para los miles de hermosillenses que confiaron en su persona.
El hecho que no se puede hacer un juicio político sin antes agotarse las instancias administrativa lo cual amerita según los mecanismos turnar a contraloría municipal para seguimiento y ahí notificar a los involucrados para atender y responder las supuestas inconsistencias o faltas con el fin de establecer la demanda de juicio político en el Congreso del Estado.
Si no se agotan estas instancias, sin notificar a quienes se consideran supuestamente culpables y si no se les otorga el derecho de defensa, entonces estarán los diputados incurriendo en un acto ilegal pues no es posible condenar a nadie si no presenta una defensa. Eso es lógico y natural.
El hecho es que aun a nadie de la administración municipal pasada se le ha notificado sobre un hecho que amerite una corresponsabilidad ilegal. Por eso le digo, lo mejor que le pudo haber pasado a Maloro es la acusación vía juicio legal que le colocará en una posición clara del ejercicio de su gobierno.
EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.
Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.
Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden

Comentarios

menu
menu