BANQUEROS ARRIESGAN VIDA DE SUS CLIENTES

BANQUEROS ARRIESGAN VIDA DE SUS CLIENTES

SSSSSSSS… Un asalto bancario más se registró en nuestra ciudad ayer por la mañana; pero en esta ocasión la nota periodística no se refirió solamente al acumulado de este tipo de eventos en lo que va del mes (o del año), a lo que son tan proclives en enfatizar algunos medios de comunicación para recalcar que las cosas no andan bien en cuestión de seguridad pública.  Esta vez el alboroto se armó porque el ladrón de bancos al ver frustrado su propósito, tomó como rehenes a dos mujeres, algo inusitado e inusual en nuestro medio, en el que por lo regular los ladrones de bancos pegan y se van tranquilamente “con rumbo desconocido”.

Hay opiniones en el sentido de que los elementos policiacos no hicieron bien las cosas; otras por el contrario señalan que sí, pero que se puso en riesgo a personas inocentes, todo porque nuestra policía no está capacitada para entablar una negociación con los delincuentes, mientras se arma un plan para abortar la acción criminal y una serie de consideraciones más, ninguna con el propósito de la crítica constructiva.
Por las experiencias que conocemos de estos casos, debemos dejar en claro que se arriesga la vida de inocentes desde que un desgraciado maleante se anima a robar en un comercio, en una casa, o en la calle se le ocurre asaltar a algún transeúnte. O en un banco.
El saldo esta vez, por fortuna sólo fue malo para el delincuente quien cayó abatido por los disparos de los agentes que habían desplegado un operativo conjunto entre elementos de las policías municipales y estatales.
Si nuestros esforzados policías están o no capacitados para este tipo de situaciones; es decir, para entablar negociaciones con los delincuentes, son las autoridades las que deben tener plena conciencia de ello y tomar cartas en el asunto, pues una vez rota la barrera del millón de habitantes en Hermosillo, tanto ciudadanía como las autoridades debemos estar preparados para vivir una mayor cantidad de riesgos en todos los sentidos, en especial uno de ellos, la inseguridad, que  la padecen absolutamente todas las ciudades del mundo.
Pero sobre el incidente ocurrido ayer, no hay que olvidar que los primerísimos en poner en riesgo la vida e integridad de personas inocentes en un banco son los banqueros, los cuales desde siempre, salvo contadas excepciones, se resisten a contratar guardias de seguridad especializados que en algún momento puedan inhibir la actuación de los asaltantes de esos lugares que concentran una gran cantidad de clientes a todas horas.
Soslayar en los medios de comunicación esa cruenta realidad es lambisconearle a los hombres de abultadas carteras, que por ahorrarse unos malditos pesos, se muestran  indiferentes ante los peligros que representa para sus clientes que no haya siquiera un elemento de seguridad privada que inspire -en lugar de risa-, cuando menos  un cierto grado de precaución en quienes se les hace fácil agarrar una pistola, un arma blanca, o en el más inocuo de los casos una notita con la cual cometer un atraco.
Tiene toda la razón, pues, Adolfo García Morales,  Secretario de Seguridad Pública en la entidad, quien señaló que “mientras los bancos no pongan guardias de seguridad que salvaguarden sus instituciones, se repetirán los asaltos” (y las situaciones de riesgo para sus clientes).
Y Usted sabe que eso mismo sucede en los grandes almacenes donde tampoco cuentan con elementos de seguridad, pese a que allí se manejan grandes valores.
No es posible, de hecho es inaceptable que los pocos policías que tienen en su nómina los ayuntamientos y la propia SSP se destinen a salvaguardar los dineros de los banqueros.
Así que llamémosles a las cosas por su nombre. Si la orden es de Cero Tolerancia para quienes blandiendo un machete o cualquier  arma blanca o de fuego ataquen o pongan en riesgo la vida de un policía o de cualquier persona, así tampoco debe haber miramientos para quienes se metan a un banco a robarlo, poniendo en riesgo la vida de TODOS los presentes.
Las problemáticas de las grandes ciudades no se resuelven con blandeces y Hermosillo, desde 1965 dejó de ser “un pueblito bonito y sencillo”.
SSSSSSSS… La Comisión de Transporte del Congreso del Estado aprobó el dictamen de la nueva Ley de Transporte de Sonora propuesta por el Ejecutivo Estatal, con la abstención de los diputados del  PAN, cuyo posicionamiento se dará a conocer el próximo jueves en sesión de pleno.
Esta nueva legislación, como ya se explicó, entregará a los municipios la responsabilidad de vigilar el servicio de transporte urbano, así como los taxis colectivos; prevé eliminar la Dirección General del Transporte (DGT); el Fondo para la Modernización del Transporte (FEMOT) y el Consejo Ciudadano del Transporte (CCT), al tiempo que crea la Comisiones Municipales del Transporte y la Comisión Estatal del Transporte.
La nueva ley conserva para el Ejecutivo la facultad de otorgar la concesiones del transporte urbano, a través de la citada Comisión Estatal de Transporte, la cual se encargará también de manejar el transporte de carga y todas las demás modalidades de este servicio.
Además, mantiene durante el periodo presupuestal del 2018 y del 2019, los subsidios a estudiantes, personas de la tercera edad y personas con discapacidad, entre otras medidas.
Pero Célida López, la alcaldesa  electa de Hermosillo, brincó de su asiento y de inmediato mandó decir que esa ley que municipaliza el transporte urbano no la convencía porque no se había discutido con la ciudadanía  y porque los ayuntamientos sólo reciben obligaciones de pago de subsidios y tarifa, pero no se les otorgan facultades como la decisión de otorgar o cancelar las concesiones vigentes o futuras, la cual quedó en manos del Gobierno del Estado.
Apenas el viernes anterior, la próxima Presidenta Municipal de Hermosillo había mostrado su beneplácito por el anuncio que hiciera el Director del Transporte en el Estado, Carlos Morales Buelna, ya que retomaba la propuesta que Morena y ella misma realizaron para que el servicio colectivo pasara a manos del Ayuntamiento.
Así que agarre su asiento porque esto se va a poner bueno, y ojalá no se le pase el tiempo a Célida enfrascándose en ese tema y descuidamdo los aspectos torales como es la entrega-recepción y formular su plan de trabajo 2018-2021 basándose en todas las propuestas que les llevó a los hermosillenses, por las que cayeron rendidos a sus pies durante la campaña.
En este asunto de la municipalización del transporte público, los alcaldes deberán mostrar sus habilidades para meter en cintura a los concesionarios, si es cierto que les importan los usuarios de este servicio.
Nomás recuerden que si consultan a los usuarios, responderán de la manera más sencilla del mundo, que se dejen de tonteras; que sobran las inútiles consultas con organizaciones civiles, pues de lo que se trata es de que les mejoren la calidad del servicio, tal como ya se lo expusieron los capitalinos.
Ya verán que no es lo mismo andar organizando marchas y plantones que resolver problemas concretos.
 
SSSSSSSS… Ayer lunes rindió protesta Iván Eduardo Andrade Rembau como nuevo miembro del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción. Concluye así en tiempo y forma, y en apego a la estricta legalidad el proceso convocado por la Comisión Seleccionadora formada para este propósito por la 61 Legislatura.
Destacó la intachable faena llevada a cabo por los comisionados, a los que no les hicieron nada las fallidas intenciones por deslegitimizar este proceso de quienes se valen de los gafetes de MoReNa o se escudan en membretes de organizaciones presuntamente ciudadanas, que nos tienen hasta el gorro a los sonorenses, habida cuenta que salvo honrosísimas excepciones, quienes las encabezan son por lo general unos verdaderos vivillos y vivillas.
Así que punto final también a este asunto por rumbos del Congreso.
 
SSSSSSSS… A escasos ocho días de transcurrida la elección, una treintena de militantes y antiguos directivos panistas publicaron la carta “Refundar el PAN, responsabilidad urgente”, en la que señalaron que ni Ricardo Anaya Cortés, fallido candidato presidencial de la Coalición PAN-PRD-MC, ni el sonorense Damián Zepeda, líder nacional del blanquiazul desde el año pasado, tienen “legitimidad colectiva para seguir conduciendo al partido”.
Por esa razón, y no por otra, sino porque ya le advirtieron a ese parecito de bribones que se adueñaron del PAN, que lo dejen en manos de quienes lo quieren reconstruir, es que el hermosillense más encumbrado de Acción Nacional en el país anunció que dejará la dirigencia de ese partido al asumir el cargo de Senador e 1 de septiembre próximo.
Y aunque tengan mano Zepeda y Anaya para nombrar a quienes elegirán al nuevo dirigente del PAN, como presumen ambos, no se los dejarán llegar. No les personarán haber pulverizado la unidad al interior de ese partido, causal número uno de los peores resultados en las votaciones desde Vicente Fox, Calderón e incluso Josefina Vásquez Mota obtuvo más sufragios al perder hace seis años con Peña Nieto, que el propio Ricardo.
Pero dejar de ser el dirigente nacional del PAN no lo descarta como aspirante a la gubernatura de Sonora en el ya próximo 2021.
No tiene otro el blanquiazul local para esa contienda política, en la cual ya estamos inmersos por completo.

Comentarios

menu
menu