2020, el año político…

2020, el año político…

Armando Vásquez Alegría

 

¿QUÉ VIENE para Sonora el próximo año en materia política?

LA ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN del Presidente AMLO cambió en los últimos dos meses. Lo que dijo Roy Campos y que pedía al público que asistimos a su conferencia de que buscáramos no crear  un antagonismo en contra de las propuestas presidenciales, fueron seguidas a su vez por columnistas como el mismo José Santiago Healy en una de sus columnas manejadas en Expreso.

El hecho es que está funcionando pues los ataques aminoraron y los atributos, como ese hecho de del cierre del Tecmed, le han correspondido para cambiar un poco más a su favor  la percepción sobre su forma de manejar la comunicación.

Sabemos que al país no le va bien, que no tendremos crecimiento, que se están chupando los recursos propios para el uso de emergencias, que van a solicitar préstamos –150 mmdp— y que se incrementará la deuda externa, incluso que ha bajado estrepitosamente la recaudación de impuestos en un claro ejemplo de desconfianza. Pero su manejo mediático le ha permitido seguir con apoyo en las encuestas.

Y el 2020 será la antesala al inicio de la toma de decisiones relacionadas, en el caso de Sonora, con los cambios en la gubernatura y el resto de puestos de elección popular.

Si bien es cierto que ninguna elección es igual, también lo es el hecho de que los intereses de un Presidente como es AMLO que ya pidió un año más para que no haya retroceso en su idea de imponer la cuarta transformación, conlleva una premura y es lograr sostener el Congreso de la Unión a su favor, razón por la cual la gran pregunta es: ¿qué tanto le importan las gubernaturas?

Ocurrió con Fox –un fenómeno similar a AMLO–, quien tuvo en contra al legislativo y sus iniciativas avanzaron poco. Fue frenado. De allí la importancia de un Andrés Manuel que prefiere siete diputados federales sonorenses suyos para lograr dar la puntilla en la conformación de su 4T que de no lograrse, y perder el legislativo, pudiera darse retroceso a sus aspiraciones de cambio total del sistema.

De allí su apuro, pues sabe muy bien que de perder la próxima legislatura corre el riesgo de que se de marcha atrás a todo lo que ha logrado hasta el momento, lo mismo que ha ocurrido con los presidentes que le antecedieron.

Por este detalle magno me pregunto ¿realmente su gallo para Sonora será Alfonso Durazo que poco a poco sigue incrementando su carga negativa en la secretaría de seguridad?

Es más, ¿logrará que los siete diputados federales de Morena triunfen?

Es una fisura que vale la pena tomar en cuenta y tenerla allí al momento de los análisis políticos, sobre todo cuando tenemos en plan B (en caso de que no sea Alfonso Durazo) a tres precandidatas como son Célida López, Lilly Téllez y Ana Gabriela Guevara, ésta última apoyada por un Marcelo Ebrad que la jugará por la grande en el 2024.

Mientras esto ocurre pues ya vimos que en el caso del MC hay un pleito abierto entre Ricardo Bours y Lola del Río en el cual el primero le pide que se una a su campaña por la gubernatura y la segunda le dice que sería un excelente alcalde de Obregón. El hecho es que los pleitos ni ganados son buenos.

Por otra parte en Morena traen tantos pleitos internos y desorganizados que no veo la forma cómo vayan a buscar la unidad para lograr conformar un frente unido ante lo que se avecina. Sobre todo por el protagonismo de alcaldes y diputados que se sienten merecedores de ser candidatos o legisladores pluris. Los encontronazos están a la orden del día.

Si nos vamos al PRI, todos los mensajes van por el lado de un Ernesto Gándara quien de alguna manera realiza una estrategia de tierra que, aunque mediáticamente no corresponde su esfuerzo a la transmisión de sus mensajes, le coloca en una posición de ir conformando equipos de trabajo en cada lugar que pisa.

Ha querido meterse en estos terrenos la senadora Sylvana Beltrones pero aun no le alcanza para que figure lo suficiente, requiere de una estrategia más acertiva y de mayor empuje para lograr ser tomada en cuenta para la grande. Será cosa de unos meses más para poder darnos una idea si es factible o no su posibilidad de ser candidata por la gubernatura.

Con respecto al PAN, si bien es cierto que los esfuerzos de un Antonio Astiazarán son loables, también lo es el hecho de que los panistas quieren de candidato a alguien de su partido, razón por la cual la presencia de Ernesto Munro López, –alcalde que ganó en reelección Puerto Peñasco–, haya logrado una aceptación afortunada y masificada, amén de que su señor padre dirige dicho partido en estos momentos.

La presencia de un Javier Gándara vía encuestas es un hecho loable, pero ya ha dicho que apoyaría a su primo Ernesto lo que ha dado en pensar en una alianza PRIAN, que en honor a la verdad no creo que se vaya a dar.

EN FIN, por hoy es todo, tomamos las vacaciones de fin de año y estaremos activos de nueva cuenta hasta principios de año. Que tenga el mejor de los años, cuídese mucho, nos vemos más delante si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

Comentarios

menu
menu